Opinión

Buena la vida irónica

La colectiva de fotografía de la galería El Museo en Bogotá es una exposición que merece ser vista

Por:
agosto 23, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

La galería El Museo de Bogotá  presenta una muestra colectiva de fotografía cuyo título es Fotografia Transversal donde se mezclan temas con técnicas. Por un lado en la Sala de Experimentos, aparecen siete comunas de humo —muy parecidas a las presentó Carlos Duque en el museo de Artes Visuales— que resultan interesantes trabajos donde se escribe con el espacio muy negro y el  humo blanco deja su huella flotando. Lo que sí lo diferencia es que Delgado utilizó el piso para subrayar en ese otro espacio de los reflejos.

Santiago Forero, Cell Portrait, 2015

Santiago Forero, Cell Portrait, 2015

Santiago Forero presenta una serie llena de humor. La protagonista es su mano que aparece con el teléfono en distintos lugares donde el artista se toma selfis. La ausencia del personaje real queda solo dimensionada en los diversos lugares donde está. Retrata lugares privados con sus diferentes estilos donde intervienen la nueva tecnología y los nuevos comportamientos sociales del autorretrato que el artista llamó cínicamente Cell-Portrait.

ana 2 a

ana 2b

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ananké Assef tiene en la exposición dos retratos de gran fuerza y con tamaño de las personas. Se trata de dos viejos con un revólver en la mano; queda el suspenso del suicidio acto seguido. Alberto, es su primer personaje que retrata las convicciones de su tiempo. Muy peinado con gomina, saco y chaleco muy recto y encorbatado se encuentra en su oficina con escritorio de la época, los utensilios, tintero, mapas enmarcados, fotos de sus hijos. El hombre de cuerpo entero y en su mundo intelectual va a cometer un acto que tiene decidido según los gestos de su cara. La dama a su lado, puede ser su compañera de vida, se encuentra sentada también con el revólver en la mano. El peligro es inminente. Ella obviamente se encuentra en un comedor, con su cortina tejida a mano, se asoma un mueble donde se vislumbra un cuadro de paisaje y un adorno. La argentina que nació en 1971, es un verdadero acierto.

ana 3

Otro retrato fantástico lo realiza la colombiana Adriana Duque que toma niños y los convierte es santos o príncipes según sus atuendos. Acá ella presenta la serie Aurora donde replica a la niña desde la muñeca que lleva en la mano. Son príncipes severos que miran de frente. Podríamos hablar de que sus fotografías son casi pictóricas que van tomando las cualidades de la moda del tiempo: puede ser un retrato del Renacimiento, Barroco o flamenco.

Simpático y actual son los Homoticones de Juan Pablo Echeverri, donde con el retrato hace las caritas amarillas que maneja los computadores para simplificar desde sentimientos hasta símbolos que aparecen como reducción de palabras en solo acciones.

ana 4

Marcos López argentino que realiza  otra puesta escena mientras retrata las diversas personalidades, el cumpleaños de la rectora del colegio Mater Deus o el trabajo de Nicolás Sanín donde, en una sala oscura, retrata los jugadores de los casinos. Adultos con una condición humana. A la expectativa casi sin esperanza de una doble iluminación que irradian las máquinas. Buena exposición.

-.
0
855
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Desconsideraciones

Desconsideraciones

Cómo el mundo de la imagen tiene otro destino

Cómo el mundo de la imagen tiene otro destino

El horizonte sin Galileo

El horizonte sin Galileo

Realidad encriptada

Realidad encriptada

Entre el mico y la licuadora

Entre el mico y la licuadora

Las escrituras de Gustavo Zalamea

Las escrituras de Gustavo Zalamea

Adrián Gaitán, una generación que ya no come cuento

Adrián Gaitán, una generación que ya no come cuento

La edad sicológica de Ron Mueck

La edad sicológica de Ron Mueck