Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Víctor de Currea-Lugo

Víctor de Currea-Lugo

MD, PhD. Profesor Universidad Nacional de Colombia Periodista de El Espectador Autor de "De otras guerras y de otras paces" (Le Monde Diplomatique, 2014) Twitter: @DeCurreaLugo

No en la Mesa de Quito

No en la Mesa de Quito

El problema de la paz con el ELN no está en la Mesa de Quito sino en dos dinámicas que no dependen de ella

“Nos sacó corriendo el progreso”

Sobre la construcción del embalse Hidrosogamoso dicen los afectados y rematan: “Este desplazamiento es peor que el de un grupo armado, nunca podremos volver a la tierra inundada”

El otro muro, el de Palestina

El muro de Israel en Palestina es tan infame como el de Trump, y más: no está construido en territorio que pertenezca a Israel y es parte de un plan de anexión de tierra palestina

ELN: mirando al Catatumbo

Un desolador mensaje llega desde esta región, pero aun así la paz no está perdida

Participación: contra el método

Sobre la mesa Gobierno-ELN se ciernen tres amenazas en la participación; para ella se necesitan ideas flexibles, no códigos de policía, y tantos modelos, cuantos la sociedad necesite

Las vacas y la participación

Dejemos que don Jacinto hable de la vaca, ya sea por principios democráticos o por oportunismo político. Total, hablar de participación no mata, pero el paramilitarismo sí mata.
A propósito de una carta

A propósito de una carta

Las cartas complacientes son para otro momento político pero no para el actual. Tanta algarabía por la carta abierta a la mesa Gobierno-ELN, merece algunas consideraciones

Carta pública a la Mesa Gobierno – ELN

Un centenar de líderes y académicos encabezados por este columnista le piden al gobierno y al ELN que se sienten a negociar

Eran otras épocas: carta a los optimistas

Ojalá el país fuera diferente, que el rito de la paz realmente apuntara a un exorcismo colectivo que nos permitiera superar tanta sangre.

En defensa de la coquetería

Esta sociedad bipolar y moralina no entiende que la coquetería tiene un valor en sí, que no necesita llegar a la caricia para dar placer, ni tampoco es pariente de la infidelidad