Así soportaron los maestros el ataque del ESMAD

"Muchos de los jóvenes que arremetían contra nosotros, siguiendo órdenes, debieron ser hasta hace poco nuestros alumnos" dice la carta. Resisten, sin dejarse provocar

Por:
junio 11, 2017
Así soportaron los maestros el ataque del ESMAD
Incluso el Tino Asprilla criticó hoy la intervención del ESMAD ayer: "Buenos días a todos, menos a esos funcionarios del ESMAD que reprime brutalmente a nuestros maestros." Como una mancha de sombrillas multicolores miles  marcharon por la calle 26 de Bogotá. Los maestros son distintos. Nunca hubo atizos de violencia, y frente a la intervención del ESMAD decidieron ser aún más calmados.

Pero aún así hubo fricción, estrés y violencia. El profesor Andrés Bejarano, del Colegio Arborizadora Alta, recibió un pelotazo de goma en la pierna, y tuvo que ser evacuado en ambulancia.
En medio de la arremetida del ESMAD, uno de los profesores que viajó desde Valledupar a Bogotá, no aguantó más. Estaba todavía cargando la pancarta cuando le dio un infarto y murió en el instante.

Profesor que murió de un paro cardíaco después de intervención del ESMAD

Sin contar con la presión que tenía el gobierno por abrir los puertos en Buenaventura, los maestros saben que tienen que estar más dispuestos a aguantar para que la institucionalidad los escuche. Es lo que han hecho, pero les está saliendo caro: hace 2 días asesinaron a la 3 maestra desde que inició el paro. En Cali, 2 hombres se acercaron por la espalda de la profesora Johana Alarcón y le pegaron 4 tiros. Así se sumaba a la lista de Washington Cerdeño y Juan Artunduaga, asesinados en Córdoba y Huila.
Elga Sánchez, educadora de la Escuela Normal María Montessori, estuvo en la calle 26 y se fue ese mismo viernes para su casa: "mi corazón no ha parado" le escribió a los otros profesores para expresarles su ansiedad después de un duro día. Esta es la carta que les mandó:
Mensaje de una maestra de la Normal María Montessori:
 
Compañeros: escribo estas líneas porque mi corazón no ha parado (es la madrugada del sábado ).
Ayer pasé por todos los climas típicos de mi amada Bogotá (sol, lluvia, frío, bochorno..), pero también por todos los sentimientos y emociones.
Si usted, como yo, se reencontró con amigos y compañeros entrañables con los que ha compartido espacios de lucha y aprendizaje, sintió alegría y consuelo.
Pero si usted fue de los vió por televisión o las redes sociales, desde la comodidad de su casa, lo que estaba pasando, es posible que haya sentido indignación, rabia y dolor; que yo también sentí por tener un gobierno opresor, por ver la forma en que reprimen una protesta justa y pacífica, y por ver cómo los compañeros fueron heridos y maltratados.
Si usted fue de los que estaba en la marcha y por algunas razón tuvo que retirarse cuando empezaron los gases lacrimógenos debió sentir, como yo, miedo porque temió por su integridad, aturdimiento porque no entendía como jóvenes (que muy posiblemente, hasta hace muy poco fueron sus estudiantes) arremeten contra usted por defender las órdenes de un gobierno corrupto y desesperanza porque si el país del "premio Nobel de paz" trata a sus maestros así... qué podemos esperar del resto del mundo.
Ah! Pero si usted fue de los que continúo, como yo, también debió pasar por la risa cuando cambio su maquillaje (en los párpados y el bigote) por crema dental para repeler los gases y terminar viéndose como William Wallace en corazón valiente.
Y si aún así continúo, como yo, debió sentir la satisfacción del deber cumplido y orgullo cuando vió retroceder las tanquetas y al ESMAD que no pudieron contra la fuerza de los argumentos.
Debe tener también una sensación de administración y orgullo por los compañeros de la BATUCADA, que han sido el alma de este paro y han mantenido arriba el espíritu. Estoy convencida, que de no ser por ellos, muchos hubiéramos salido corriendo al sentir los gases, pero al escuchar sus tambores, que no pararon ni por un momento, nos dieron la valentía de resistir.
Por favor compañ[email protected], no se quede con los primeros sentimientos y emociones, siga, manténgase, hagámonos más fuertes y unidos.
Con cariño: Elga Sánchez
Maestra ENSD María Montessori.
-Publicidad-
0
8122
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
18 muertos en Bogotá: el negro historial del Esmad

18 muertos en Bogotá: el negro historial del Esmad