Opinión

¡Arriba las manos, esto es una reforma laboral!

Desde el Congreso, y apalancados desde el gobierno, nos van a meter un gol que cancela las primas de este año, las cesantías del próximo, y solo puede atajar la Corte Constitucional

Por:
mayo 11, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Arriba las manos, esto es una reforma laboral!
Lo que parece que no ha entendido el gobierno es que esta crisis es una oportunidad para corregir las injusticias estructurales, no para profundizarlas

Nos van a meter un gol. Lo vienen ambientando desde hace un par de semanas a voz baja en el Congreso, apalancado desde el gobierno, que ya tenía el plan de recortar garantías laborales, (¿recuerdan la propuesta de introducir un salario inferior al mínimo para jóvenes profesionales, y la cotización por horas?). Pues bien, con la pandemia se les apareció la Virgen, e investidos con los poderes extraordinarios del estado de emergencia y respaldados por la creciente cifra de desempleo, han encontrado el momento de impulsar la cancelación de las primas de este año y las cesantías del próximo, en conjunto con otras medidas para el recorte temporal de las garantías laborales. Temporal como el 4x1000, como la seguridad democrática o como todas esas medidas para recortar derechos que se introducen en Colombia para conjurar las crisis y se quedan instaladas definitivamente.

Yo creo que todos entendemos que la situación es compleja, pero con lo que jamás podremos estar de acuerdo, es con que nuestros gobernantes nos atraviesen una reforma que es una afrenta contra las grandes mayorías pobres, y no hagan ni siquiera el esfuerzo de recortar sus escandalosos privilegios. No puede ser que, con estas medidas, literalmente, estén impidiendo que miles de niños y niñas vuelvan a la escuela y se vean obligados a salir a trabajar para contribuir en sus hogares, mientras ellos siguen gastando a manos llenas en propaganda y en salvaguardar sus intereses y los de sus amigos, aprovechándose de la situación para exprimir aún más a los que menos tienen.

Hay realidades que la prensa no está mostrando. Tampoco les interesa. Las ayudas no llegan a muchos, y a los que les llega, no les alcanza. Por lo menos en Bogotá, que es lo que me consta, no hay día en que no tengamos decenas de connatos de protestas en barrios periféricos. Mientras la vicepresidenta los acusa de ser unos “mantenidos”, crecen aceleradamente los niveles de desesperación, empujados por el hambre. Lo que no entiende la gente es cuál es el razonamiento que lleva a nuestra clase política a concluir que son los pobres los que tienen que hacer los sacrificios.

________________________________________________________________________________

¿Por qué no se recortan el salario ustedes, señores congresistas, señores del gobierno? ¿Por qué no renuncian a esos esquemas faraónicos de seguridad que tienen  frente a sus casas?

________________________________________________________________________________

Aquí les va una propuesta. ¿Por qué no se recortan el salario ustedes, señores congresistas, señores del gobierno? ¿Por qué no renuncian a esos esquemas faraónicos de seguridad que tienen parqueados frente a sus casas? ¿Por qué no recortan sus UTL? Y ¿por qué no recortan los abultados presupuestos que manejan en propaganda?

El sacrificio, señores, empieza por el ejemplo. En Alemania, los diputados del Bundestag decidieron, por unanimidad, renunciar al reajuste anual de sus salarios. El gobierno austríaco renunció a un salario de este año, y en Nueva Zelanda, la primera ministra, Jacinda Ardern, se bajó ella misma el 20% del salario, en conjunto con todos los miembros del gobierno y funcionarios públicos en altos cargos por los próximos 6 meses. En Argentina se debaten nuevos impuestos para los sectores más ricos. La lógica es sencilla: hay que distribuir mejor los sacrificios. Todos deben aportar. Empezando por ustedes.

A estas alturas, es posible que solo la Corte Constitucional pueda atajar esa reforma contra los trabajadores. Lo que parece que no ha entendido ni el gobierno (al que se le olvidaron las protestas), ni el Congreso, es que este es un país en transición, una nación que busca desesperadamente dejar atrás su larga sombra de violencia y guerra. Esta crisis es una oportunidad para corregir las injusticias estructurales en la base de esa violencia, no para profundizarlas.

 

 

-Publicidad-
0
27300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
De la tradición de vender niñas

De la tradición de vender niñas

Por qué no tenemos más remedio que volver a salir

Por qué no tenemos más remedio que volver a salir

¿Me divorcio o no me divorcio?: rupturas en los tiempos del coronavirus

¿Me divorcio o no me divorcio?: rupturas en los tiempos del coronavirus

¡No a los comparendos!

¡No a los comparendos!

Una carta (de advertencia) al Congreso

Una carta (de advertencia) al Congreso

¡Presidente, tome ya las medidas críticas estructurales!

¡Presidente, tome ya las medidas críticas estructurales!

Locas

Locas

El derecho de quitarle la vida a otro (en legítima defensa)

El derecho de quitarle la vida a otro (en legítima defensa)