“Anglo Gold Ashanti, mentirosa hasta morir”

El exministro Jorge Eduardo Cock, analiza la debacle ambiental para la región si la ANLA, acorralada por la minera en cabeza de un colombiano, aprueba la licencia

Por:
agosto 24, 2021
“Anglo Gold Ashanti, mentirosa hasta morir”

En 2003 la multinacional sudafricana, AngloGold Ashanti, llegó hasta el municipio de Jericó para comprar cinco títulos mineros por 7.594 hectáreas. Aunque nunca le avisaron a la gente de la región lo que estaban buscando, en 2007 la minera reveló que había encontrado un yacimiento de cobre, uno de los más grandes del país.

Desde entonces, el enfrentamiento entre la comunidad y la minera ha sido constante. AngloGold Ashanti, que recientemente nombró a Alberto Calderón como CEO, está hoy a la espera de que la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) le dé vía libre para explotar alrededor de 3.9 millones de toneladas de cobre, 6.13 millones de onzas de oro, 85.1 millones de onzas de plata y 700.800 toneladas de molibdeno, pero no la tiene fácil, pues los daños que produciría su explotación podrían ser fatales para una región que siempre ha tenido vocación agrícola y donde los proyectos productivos se cuentan por decenas.

El exministro de Minas y Energía, Jorge Eduardo Cock, quien estuvo al frente de la cartera entre 1994 y 1995 en el gobierno de Ernesto Samper, analiza y explica qué se propone la minera sudafricana con el proyecto Quebradona y su impacto. Conversación con Juan Manuel Ospina.

JUAN MANUEL OSPINA: Cuando se habla del proyecto Quebradona de la minera AngloGold Ashanti en el suroeste de Antioquia, entre Jericó y Támesis, para extraer cobre y oro estamos de los pesos pesados de la minería mundial y este no le es un tema indiferente. Entonces, ¿qué tipo de minería se está haciendo allí?

JORGE EDUARDO COCK: Tengo mucha inquietud por los daños que haría esa mina si se desarrollara porque habría unos impactos negativos muy fuertes que me han llevado a oponerme a ella. A pesar de los cargos por los que he pasado y de haber trabajado para la minería, he ido tomando conciencia de que esos daños ambientales no se pueden tolerar y hay forma de evitarlos. He estudiado y trabajado el tema a fondo y es la conciencia ambiental la que me ha llevado a trabajar sin ningún interés.

J.M.O.: Se pueden medir los impactos desde muchas perspectivas, pero hay uno que no se puede medir de manera temperada, y es el impacto ambiental sobre todo en la producción de agua. El problema entonces es dónde se va a realizar la minería.

J.E.C.: Quien comprende que hacer minería de cobre a gran escala en lugares desérticos como Chile, Perú o Bolivia tiene daños ambientales y sociales casi cero. En cambio, aquí resulta absolutamente dañina, son irrecuperables e incompensables, para utilizar el término minero. Entonces, hacer minería en la zona agrícola tropical y hacer minería en un desierto no se puede comparar.

Me explico. La minera se mete a explotar el yacimiento por debajo. Para explotar el mineral que está en la roca, tienen que fracturarla de manera subterránea mediante túneles, pero la mera construcción de estos daña una cantidad de acuíferos tremendos. Esa agua pasa a ser lo que se llama en minería “agua ácida” y puede seguirlo siendo por 500 años más. Entonces, al seguir explotando el mineral de esta forma, llega un momento en el que la roca no tiene más soporte y se viene abajo. Es lo que se llama el fenómeno de subsidencia. Según la AngloGold Ashanti, esto dejaría un hoyo de 400 metros de diámetro.

J.M.O.: Entonces, ¿esta es una minería en la que se extrae el mineral de abajo hacia arriba y queda un cráter de qué tamaño?

J.E.C.: La AngloGold Ashanti dice que de 400 metros, pero otros geólogos dicen que de mucho más, de 600 u 800 metros. Queda una tierra inutilizable y además daña más aguas.

J.M.O.: Esta región de alta montaña se caracteriza por ser una fábrica de agua y este proyecto está reventándola.

J.E.C.: Esta gente monta un centro de explotación que está a 300 metros del municipio de Jericó y a 300 metros del municipio de Támesis, entonces todos los perjuicios a las aguas afectan tanto a uno como a otro. Pero lo peor es la pérdida de agua. Según estudios muy serios, no los de AngloGold Ashanti, hay unas cinco quebradas que pasan hoy por el sitio de explotación. Es decir, el agua se iría por ese roto que queda y las quebradas perderían sus cauces. En otras palabras, esa agua se perdió para las comunidades, las fincas cafeteras, ganaderas, de cítricos, aguacates y de todo lo que se siembra.

J.M.O.: Este punto es absolutamente central y está en consideración porque viene una nueva consulta. ¿Cuál es el futuro de este proyecto?

J.E.C.: Quebradona tiene un proceso muy estructurado. La Autoridad Nacional Ambiental (ANLA) no tiene un plazo para analizar el estudio y se debe respetar que este tiene que ser muy profundo y técnico, y considero que así lo está haciendo la ANLA, que es la que tiene que entregar otorgar o negar la licencia. Claro que está presionada por otras áreas del gobierno como el Ministerio de Minas y Energía, por la Agencia Nacional de Minería, por asesores del presidente y por los lobistas que están dedicados a eso. Pero si la ANLA se hace respetar, tiene que decidir que esto no tiene fundamento.

La ley ordena que se haga una audiencia pública, sin embargo, lo que se diga en esa audiencia pública es una mera orientación u oportunidad para que los de la ANLA escuchen las opiniones de las comunidades, pero no salen decisiones vinculantes, nada obligatorio para que la ANLA diga sí o no.

Hace dos años la AngloGold Ashanti entregó su estudio de impacto ambiental y ya presentaron los 174 nuevos requerimientos que les hizo la ANLA. Para que vean con quiénes estamos tratando. La ley también ordena que antes de presentar el estudio de impacto ambiental haya una socialización del proyecto. De eso entregaron folletos, a mí me invitaron y yo estuve en dos presentaciones de esas, y lo que decían ahí es algo totalmente distinto, es apenas como un 10% de lo que en realidad le presentaron a la ANLA en su estudio de impacto ambiental porque va dirigido a los técnicos y no a la gente de la región. Entonces, es mentirosa hasta morir, esa es la AngloGold Ashanti.

J.M.O.: Una última pregunta, Jorge Eduardo. Con su experiencia como ministro de Minas, ¿cree posible que puedan conciliarse los intereses de la Nación, propietaria del subsuelo, y los intereses de las comunidades que están radicadas donde hay esas riquezas para explotar?

J.E.C.: El gobierno debe considerar, primero que todo, un tesoro más grande que es su tierra, que es eterna si se maneja bien. Pero en cambio, si le daña las aguas a su gente, a las comunidades que viven allí, haciendo un daño irreversible, irrecuperable e incompensable, acaba con todo. Esos metales se van al mercado mundial y hasta ahí llegamos. En 25 años la minera termina con el depósito y se va, pero lo único que queda es un hueco y destrucción.

Te puede interesar:

Verde como el oro, el documental que se enfrenta a AngloGold Ashanti

-.
0
7700
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El profesor de idiomas que se le atravesó a la poderosa AngloGold Ashanti

El profesor de idiomas que se le atravesó a la poderosa AngloGold Ashanti

El colombiano Alberto Calderón, cabeza de Ashanti Gold, a frentear el lío de la mina Quebradona

El colombiano Alberto Calderón, cabeza de Ashanti Gold, a frentear el lío de la mina Quebradona

Nota Ciudadana
¿Un perjuicio más de AngloGold Ashanti en Jericó?

¿Un perjuicio más de AngloGold Ashanti en Jericó?

AngloGold Ashanti deberá explicar

AngloGold Ashanti deberá explicar