Andrés Sepúlveda y su final por volverse un hacker uribista

Navegaba mejor que nadie en el mundo digital hasta que puso sus habilidades al servicio de la campaña de Oscar Iván Zuluaga: aún no sale de la cárcel

Por:
octubre 22, 2020
Andrés Sepúlveda y su final por volverse un hacker uribista
Crédito: Cristián Garavito - El Espectador

Andrés Sepúlveda era un desconocido en el mundo público hasta que de un momento a otro pasó a convertirse en una variable de peso en las elecciones de 2012 que llevaron a la reelección de Juan Manuel Santos y la derrota de Óscar Iván Zuluaga.  Fue capturado por la Fiscalía al interceptar ilegalmente información del Proceso de Paz que avanzaba de manera secreta en La Habana, diálogos entre el gobierno Santos y las Farc que en ese momento se  manejaban de manera confidencial, casi que como secretos de estados,  por el alto gobierno. La campaña del opositor Óscar Ivan Zuluaga buscaba información como munición política para lo cual Andrés Sepúlveda se prestó.

Adicto a las computadoras, a sus treinta años había recorrido todo el mundo. Se identificaba con el uribismo pura sangre y se consideraba de extrema derecha, la combinación perfecta en ese escenario político del ex presidente Álvaro Uribe y su candidato presidencial. El camino para sobresalir y convertirse en una figura pública de la virtualidad estaba listo.

Bajo el seudónimo de ‘El Calvo’ se le conocía en redes sociales, difundía contenido suicida y violento. Se jactaba de que el asesinato era un arte que no admitía sutilezas y celebró el día que murió el líder sudafricano, Nelson Mandela; el mundo tenía un comunista menos. Aún sin estudios universitarios, a Sepúlveda le sobraban los trabajos y se le conocía por ser experto en estrategias de comunicaciones para campañas políticas.

El hombre que aseguraba haber trabajado durante nueve años para el gurú de las campañas turbias J.J Rendón a quien conoció en el Partido de la U y apoyó en campañas presidenciales de Nicaragua, Panamá, México y Venezuela, terminó sentenciado a diez años de prisión. Ni su trabajo en redes sociales y seguridad informática para Óscar Iván Zuluaga y anteriormente Juan Manuel Santos sirvió para su defensa. Su mala hora había llegado.

La Procuraduría pide que el hacker Sepúlveda se quede por fuera de la JEP

El hermano de Andrés Sepulveda fue quien le presentó al polémico JJ Rendón

A Sepúlveda no se le permitió escoger  abogado y le tocó someterse a uno de oficio y la presión de la propia Fiscalía, que él mismo ha denunciado, lo condujo a firmar un preacuerdo, del que nunca estuvo convencido, por delitos que hasta hoy asegura no cometió.

El caso tornó ribetes sensacionalistas cuando se divulgó el matrimonio del hacker con la actriz Lina Luna, hija de Myriam de Lourdes y Julio Cesar Luna y media hermana de Carolina Sabino. En medio del show mediático, Luna salió en defensa de la inocencia del padre de su hijo pero las pruebas que presentó la Fiscalía  pesaron ya no solo contra él sino que salpicaron a la recordada actriz de ‘Francisco el Matemático’. Fue obligada a comparecer ante la Fiscalía para esclarecer su participación en el caso de espionaje informático de su esposo.

Lina Luna declaró en la Corte por caso del hacker

La actriz negó que ella o su pareja estuvieran detrás de un plan para entorpecer el Proceso de Paz en La Habana

De un momento a otro, Sepúlveda fue trasladado de la Cárcel La Picota al búnker de la Fiscalía. Su compañero en la celda contigua tenía un arma de fuego que según se descubrió, planeaba descargar contra él cuando la oportunidad se diera. El hacker terminó en confinamiento solitario en un calabazo del antiguo DAS, custodiado las 24 horas al día. En las noches dormía con chaleco antibalas y cada comida era probada antes de serle entregada para evitar un envenenamiento.

La presión mediática junto con el aislamiento del hacker provocó que seis meses después de su captura, Lina Luna diera por terminada la relación tras una discusión en el bunker de la Fiscalía. Decidida a rehacer su vida desapareció del radar y abandonó el país, alejándose para siempre de quien se había convertido en una pesadilla dañando su reputación y la de su familia.

Sepúlveda se enfrentó a la soledad, no pasó mucho tiempo para que su nombre volviera al anonimato y fuera trasladado de regreso a La Picota.  Quiso mantener el bajo de perfil pero de nuevo la suerte no estuvo de su lado. En el gimnasio, una pesa de hierro de 40 kilos le golpeó la cabeza causándole una contusión que no fue atendida oportunamente y terminó con consecuencias que lo afectaron varios meses.

Desesperado, abandonado y con una larga condena por delante resolvió pedir pista en la  Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Envió una carta solicitando ser admitido como tercer civil en esa justicia transicional producto de un acuerdo de paz, que años atrás estaba decidido a desprestigiar y sabotear. Se comprometió a revelar nombres comprometidos en la maquinación informática. Pero no fue aceptado con el argumento de que los delitos por los que había sido condenado no tenían relación alguna con el conflicto armado colombiano.

Aunque la JEP lo rechazó, Sepúlveda decidió quemar su último cartucho pidiendo casa por cárcel. El INPEC dio el visto bueno sobre su buena conducta y una trabajadora social corroboró que tras pasar los últimos seis años en prisión el convicto tenía arraigo familiar y social. Su solicitud fue negada. Sepúlveda tiene cuatro años más tras las rejas, y solo en el 2024 volverá a respirar e intentará retomar el camino en el dinámico mundo digital, truncado por haberse prestado a meterle política a su gran talento informático.

 

Le podría interesar:

El exilio forzado de David, el hijo de Óscar Iván Zuluaga

 

 

-.
0
17900
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Uribe toma las riendas del diálogo con el gobierno Santos: cumbre para buscar el 'Acuerdo Nacional'

Uribe toma las riendas del diálogo con el gobierno Santos: cumbre para buscar el 'Acuerdo Nacional'

Nota Ciudadana
Adoradores de Uribe: antes de que me maten, lean este mensaje

Adoradores de Uribe: antes de que me maten, lean este mensaje

Alicia Arango, ¿la voz de Uribe en la reunión de la JEP?

Alicia Arango, ¿la voz de Uribe en la reunión de la JEP?

La creación del Bloque Metro, un episodio de la guerra que pesa sobre Álvaro Uribe

La creación del Bloque Metro, un episodio de la guerra que pesa sobre Álvaro Uribe