Opinión

Amigos indeseables y necesarios

¿Hasta qué punto el político está obligado a decir claramente quién le aupa y quién no?

Por:
agosto 15, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Tal vez fue Ernesto Samper Pizano la primera persona que con directa y generosa ayuda monetaria de la mafia del cartel de Cali llegó a ser presidente de Colombia. Y con el cuento del elefante y agua pasó por aquí cate que no la vi y sentenciando que todo fue a mis espaldas, pues la justicia pasó sin ver semejante indelicadeza (por decir lo menos)  y el tipo no pasó ni tres segundos tras las rejas. Es más, diría que nunca se ha puesto un traje a rayas.

Y hoy en día es flamante presidente de una cosa que llaman Unasur.

Oí alguna vez de cierto presidente liberal que recibió en campaña una fuerte suma de dinero de parte de Escobar, en billeticos frescos.

Y eso que no hablamos de las decenas de gobernadores y alcaldes y senadores mezclados con las mafias y que pasan de agache ante cualquier investigación. No es un mal colombiano, lo es también de un número contado de países en donde mafia y política se cruzan las manos y los bolsillos.

La relación de Berlusconi y el alcalde de Roma Giani Alemanno con las mafias fue por mucho tiempo un lugar común que a nada llegaba aparte de asombrar a la gente cada día más. Por años se habló de las relaciones pecaminosas del Vaticano con dineros de dudosa reputación. Hasta clases políticas supuestamente diáfanas como la australiana cayeron en su momento por su tenebrosa relación con la mafia italiana Ndrangheta. O el escándalo que se armó con lo que llamaron la cloaca del banco HSBC en la muy limpia Suiza con mafiosos y políticos mexicanos. ¿Y qué de México o Rusia?

O los casos tenebrosamente extremos de China. Recuerdo la ejecución del millonario Liu Han con una inyección letal por liderar una organización mafiosa con la provechosa conexión con el entonces jefe de seguridad interna y miembro del buró político del Partido Comunista.

Parece que en política siempre existe el deseo de los malos para meterse bajo las enaguas del político y así poder sanar sus heridas. Y ambos felices.

Y el asunto es, ¿hasta qué punto el político está obligado para con todos y decir claramente quién le aupa y quién no?

Pensaba en todo lo anterior y se me vino a la cabeza la campaña por la Alcaldía de Bogotá en donde se sabe quiénes son los tres candidatos que encabezan las encuestas, Peñalosa, Pardo y López. De los dos primeros no sabemos nada acerca de su relación con lo más sucio de la política nacional, solo hablan y hablan de sus planes de gobierno pero hay un inquieto silencio frente a quién les avala, quién está con ellos, qué tanto político sucio anda en el mismo partido que supuestamente le da sus votos.

Los candidatos hacen parte de movimientos con mucho miembro feo y corrupto y cuyas patas huelen a cadena. Y, sin embargo, no acusan a nadie ya que, al parecer, todos duermen bajo la misma cobija.

Y López no habla con claridad sobre su paso en la alcaldía de Moreno. Fue su mano derecha y no se le oye un mea culpa.  Carlos Gaviria dijo alguna vez que corrupción e izquierda son incompatibles y solo deseo pensar que Clara López no secunda semejante frase estúpida y mentirosa. Pero su silencio sobre todo este asunto inquieta y aburre.

Y hablando de…

Y hablando de cosas raras, resulta simpática la propuesta del representante Silvio Carrasquilla para que se decrete un día sin redes sociales.

Un día al año sin Twitter e Instagram, menos WhatsApp o Facebook, y así, según las ideas del político que una vez tuvo la genial ocurrencia de regalarle a Obama un burro, la familia se unirá más.

Imagino desde ya los planes del senador Uribe y su bancada para frenar el proyecto de ley. Creo que nadie se imagina un día tranquilo sin los incendiarios tuits de Uribe queriéndonos hacer creer que durante sus largos años de gobierno vivíamos en una bella paz y que ahora, con el presidente blablablá Santos estamos a las puertas del castrochavismo.

-Publicidad-
0
511
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Por suerte casi los mato

Por suerte casi los mato

Celos de hombre (II)

Celos de hombre (II)

Celos de hombre

Celos de hombre

Seis micros agradeciendo a los gringos

Seis micros agradeciendo a los gringos

Feliz 2019 con cinco gotitas

Feliz 2019 con cinco gotitas

¿Sabrá la ciencia la verdad?

¿Sabrá la ciencia la verdad?

Solo dio para tres, como un mal polvo

Solo dio para tres, como un mal polvo

El primero no va contra nadie

El primero no va contra nadie