Opinión

Y además no les da vergüenza

Por:
diciembre 10, 2013
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

 

Una manera de empezar a comprender por qué los partidos políticos tradicionales están tan distantes de la gente, es leer las abundantes entrevistas que se les están haciendo a los viejos líderes de estas agrupaciones políticas. El problema no es la edad: solo mirar a José Mujica, Presidente del Uruguay, el más imaginativo y creativo de todos los presidentes actuales de América Latina, desbarata esa idea de que su limitación es ser de edad avanzada. Su verdadero problema es que muchos de ellos viven en una nube, y lo peor es que es la nube del pasado. Por ello los análisis que se están haciendo sobre la composición del próximo Congreso de la República son bastante superficiales.

Empecemos por el Partido Liberal. Su primacía como la mayor fuerza política nace no de las ideas y propuestas; ni siquiera de un liderazgo reconocido. Pocas veces se ha criticado y burlado tanto de un jefe del partido como ahora. Su fuerza está según todos afirman, en su entrega total al gobierno de Santos la cual le fue excesivamente retribuida con puestos y contratos, ahora denominados "mermelada". Clientelismo de la más pura estirpe es lo que caracterizará la llegada de entre 18 y 22 senadores. Es sencillamente la política en su peor expresión la que les da esa posición que convierte a Arleth Casado, en una de sus grandes líderes cuando no ha hecho nada importante fuera de poner votos de su clientela que no le importa el pasado de su esposo. Como para salvarse tienen unos nombres decentes sin duda, pero amanecerá y veremos su papel vendido al santismo, sin beneficio de inventario.

Y pasemos ahora al Partido Conservador. Es absolutamente claro que la falta de mermelada proveniente del Gobierno Santos la tratan de compensar con todos aquellos herederos de políticas en prisión por casos tan aberrantes como masacres o para-militarismo, robos al erario publico y otros pecados de similar calibre. No importa si vienen de familias de otras corrientes políticas. Lo que importa es que traerán los votos de sus predecesores así estén manchados de sangre y de corrupción. Gerlein en su entrevista en El Nuevo Siglo, ignora semejante estrategia y anuncia que mantendrán los 22 senadores o aún más, porque "las ideas conservadoras siguen vigentes". Además agrega que la tercería tendría posibilidades por el resquebrajamiento de la institucionalidad pero conduciría al país al castro-chavismo.

Lo más grave es no les da vergüenza de representar todo lo que los ciudadanos del común rechazan, critican. En verdad no les importa porque sus clientelas están bien definidas y seguirán  las tejas, el cemento, la plata y las falsas promesas de ascenso social e inclusive de puestos mediocres en el Estado. La gran incógnita es si la población colombiana, mucho más consiente que antes de este  ejercicio perverso de la política que se ha convertido en el mayor freno para lograr una sociedad distinta, va a seguir votando por estos personajes.

Por ello la idea de que el próximo Congreso será bueno pero añejo, es un juicio apresurado porque es más probable que aquellos con "parientes sub judice", como dice Semana, lleguen al Congreso de la República, que los buenos con votos de opinión. Con todas las limitaciones que puede tener el voto en blanco en elecciones parlamentarias, crecen los grupos que lo promueven como expresión de su profunda frustración. Pero lo más grave es que los líderes políticos siguen como si nada hubiese pasado y lo peor de todo: Y NO LES DA VERGÜENZA.

 

[email protected]
www.cecilialopezcree.com
www.cecilialopez.com

 

 

-.
0
110
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Empresarios: pídanle cuentas a sus gremios

Empresarios: pídanle cuentas a sus gremios

Los médicos: ¿sí están haciendo política?

Los médicos: ¿sí están haciendo política?

La elección de Arturo Char: la vergüenza del Senado

La elección de Arturo Char: la vergüenza del Senado

Lo que dicen las cifras de desempleo

Lo que dicen las cifras de desempleo

Una respuesta vergonzosa

Una respuesta vergonzosa

¿Tenemos los líderes que nos merecemos?

¿Tenemos los líderes que nos merecemos?

Cuando se quiebra la institucionalidad

Cuando se quiebra la institucionalidad

Cómo poner buena cara

Cómo poner buena cara