Opinión

A ustedes, los amigos del presidente Duque

Ustedes tienen la responsabilidad de bajarlo de la nube en la cual parece vivir

Por:
marzo 03, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
A ustedes, los amigos del presidente Duque
Los aúlicos que le endulzan el oído y ocultan la verdad, deberían decirle que enfrente la realidad

El presidente Duque sí tiene amigos, los grandes empresarios que se han visto favorecidos con sus decisiones y que además lo apoyan por el temor de que si le va muy mal Petro llegue a la presidencia. Y la verdad innegable es que al gobierno le está yendo muy pero muy mal porque todos los días le estallan al presidente nuevos problemas graves que no logra resolver. En vez de tratar de tapar el sol con las manos es hora de que precisamente los amigos del presidente empiecen a jugar el papel que realmente les corresponde, y que tiene que ver con su responsabilidad con Colombia.

Todo le está estallando al presidente en su cara. Muy grave la mala relación con Naciones Unidas porque debe recordarse que esta entidad en realidad es un foro de los gobiernos. Las declaraciones del presidente Duque sobre el Informe de los Derechos Humanos en el país y los desaires que recoge Semana con el relator de esa institución dejan muy mal parado al gobierno y a su cabeza. La respuesta no solo fue agresiva sino llena de inexactitudes que demuestran claramente que el primer mandatario se precipitó en su reacción y que además quien lo asesoró no le dio la información correcta. No se puede ignorar olímpicamente que 36 masacres y el número inconcebible de asesinatos tanto de líderes sociales como de exmiembros de las Farc, son realmente una vergüenza nacional. Salir a responder con el número de Pdets que se han realizado muestra un profundo grado de insensibilidad. Se trata de asesinatos que no pueden justificarse y mucho menos compararse con en el número de proyectos que se han llevado a cabo.

La forma como el presidente Duque reaccionó frente a las cifras de desempleo son otro gravísimo ejemplo de su incapacidad para aceptar la realidad, el peor nivel de desempleo en muchos años, y tratar de sacar pecho con una cifra parcial, el leve descenso en las grandes ciudades. Como si fuera poco el gobierno no ha querido aceptar que la situación del mercado laboral colombiano es muy grave porque además, se está reduciendo el número de personas que está buscando empleo. Altísima desocupación y trabajadores desalentados que ya ni siquiera hacen el esfuerzo de tratar de tener una ocupación, es la prueba de un mercado laboral en grave crisis. Muy mal ha caído entones que el Presidente Duque tratara de mostrar una realidad que no existe.

____________________________________________________________________________________________

Al paso que va la tendencia, el presidente Duque puede fácilmente terminar su gestión con la aprobación más baja que presidente alguno haya alcanzado en Colombia

____________________________________________________________________________________________

La popularidad del primer mandatario está en su peor momento: solo el 23 % aprueba su gestión, según la primera encuesta del año. Al paso que va esta tendencia, puede fácilmente terminar con la aprobación más baja que presidente alguno haya alcanzado en Colombia. No hay tiempo que perder para reorientar la forma como está manejando su gestión, para renovar de verdad el equipo que lo rodea; para salir de esos asesores, algunos como Luigi Echeverry que sin ocupar un puesto público y por consiguiente sin asumir ningún costo político, le están haciendo un daño infinito.

Estos son parte de los dramas a los que se suman muchos otros, como por ejemplo lo que está sucediendo con los parques naturales; el proceso de colonización por parte de ganaderos y palmeros que esta destruyendo la riqueza natural del país; el abandono de las áreas donde se está dando una guerra sin la presencia real del Estado. Y para terminar, la crisis institucional empezando por los escándalos en el Ejército y en la Policía, el ICBF, entre otros.

Ustedes, los amigos del presidente Duque, en vez de seguir siendo sus áulicos endulzándole el oído y ocultándole la verdad, son los únicos que tienen la posibilidad de ser escuchados por el alto gobierno. Díganle que ignorando la gravedad de la situación que enfrenta y tratando de salirse por la tangente cada vez que hay un escándalo, solo profundiza la crisis hasta que se vuelva insoluble. Insístanle en que debe enfrentar la realidad con un equipo que en vez de jugar el papel ridículo que está haciendo se dedique a trabajar, que se lea los informes sobre los cuales el presidente Duque tiene que pronunciarse; que deje de decirle mentiras al presidente para evitar que vuelva a caer en posiciones que fácilmente se reconocen como ajenas a la realidad. La credibilidad del gobierno va en picada y eso es desastroso para el país. Ustedes, los amigos del presidente tienen la responsabilidad de bajarlo de la nube en la cual parece vivir. No crean que engañándolo sobre la verdadera situación del país, le están haciendo un favor.  Esta es una respetuosa petición si no quieren que la historia también los juzgue duramente.

 

E-mail [email protected]

www.cecilialopezcree.com

www.cecilialopez.com

-.
0
4400
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Territorios claman ayuda

Territorios claman ayuda

Empresarios: pídanle cuentas a sus gremios

Empresarios: pídanle cuentas a sus gremios

Los médicos: ¿sí están haciendo política?

Los médicos: ¿sí están haciendo política?

La elección de Arturo Char: la vergüenza del Senado

La elección de Arturo Char: la vergüenza del Senado

Lo que dicen las cifras de desempleo

Lo que dicen las cifras de desempleo

Una respuesta vergonzosa

Una respuesta vergonzosa

¿Tenemos los líderes que nos merecemos?

¿Tenemos los líderes que nos merecemos?

Cuando se quiebra la institucionalidad

Cuando se quiebra la institucionalidad