Opinión

A los colombianos no debiera sorprendernos, para nada, la victoria de Biden

En EE. UU. hubo un duelo de talantes, no un duelo de ideologías, Biden fue elegido con las mismas consideraciones con las que Colombia escogió a Duque

Por:
enero 10, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
A los colombianos no debiera sorprendernos, para nada, la victoria de Biden
Ni Trump perdió por derechista ni Biden y sus electores caben en los parámetros con que suelen definirse las izquierdas. Foto: captura de pantalla

Aun cuando recién acaba de cantarse el triunfo de Joe Biden, ya suman toneladas las noticias y las opiniones sobre los motivos que concluyeron con la derrota de  Donald Trump.

Muchos de los opinadores, y el mismo Trump, siguen empeñándose en categorizar la polarización vivida como una contradicción extraordinaria entre la derecha y la izquierda. Sin embargo, no deja de llamar la atención la tal lectura en la medida en que ni Trump perdió por derechista ni Biden y sus electores caben en los parámetros con que suele definirse a las izquierdas.

 Como mínimo, suena ridículo creer que el pueblo norteamericano se volvió izquierdista de la noche a la mañana y que, ahora, pueda pregonarse que los Estados Unidos hayan entrado a formar parte del inventario de  países socialistas de la historia.

________________________________________________________________________________

Ridículo creer que el pueblo norteamericano se volvió izquierdista de la noche a la mañana y que, ahora EE. UU. forme parte del inventario de  países socialistas de la historia

________________________________________________________________________________

Resulta más verosímil pensar que la movilización electoral estuvo motivada por otro tipo de razones.

Ante la dramática despolitización de la política que se padece, a los electores del mundo de hoy no les ha quedado más opción que la de concentrarse en la condición humana de los candidatos. Mirar la conducta personal, observar los lenguajes, fijarse en el grado de respeto o de desfachatez con que son capaces de adelantar sus controversias y el grado de sensibilidad o desprecio con que son capaces de aproximarse al dolor humano, se han convertido en referentes mucho más decisivos a la hora de identificarse con alguno.

Podría decirse que esta contienda fue un duelo de talantes y no un duelo de ideologías.

Tanto así, que queda la sensación de que fue más lo que Trump se dedicó a perder que lo que Biden se dedicó a ganar.

Con Trump perdió un alma grosera; ese tipo de liderazgo que confunde la firmeza con la chabacanería, la franqueza con la ignorancia. La falta de mínimos éticos de Trump llegó a tales extremos que terminó por convertirse en una especie de candidato de la antiestética. Fue mucha más la gente que votó contra Trump porque le parecía de muy mal gusto hacerlo que porque le pareciera de derecha. Casi que votar por Trump se había convertido en un problema que chocaba con la autoestima.

No obstante, a los colombianos no debería sorprendernos ni el fenómeno político ni el resultado electoral. De alguna manera fue lo mismo que vivimos en las elecciones presidenciales pasadas.

Aquí también las mayorías optaron más por un talante humano que por lo que algunos querían hacer ver como la gran contradicción ideológica. Resultó evidente que las elecciones de 2018 estuvieron más determinadas por el instinto de conservación que por las esperanzas en un futuro mejor.

Y con el resultado también ocurrió algo parecido a lo que acaba de suceder en Estados Unidos: la gente eligió a Duque con las mismas consideraciones con las que acaban de elegir a Biden.

Publicado originalmente el 8 de noviembre 2020

 

 

 

-.
0
2900
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Ahora sí me enloquecieron con esto de AstraZeneca

Ahora sí me enloquecieron con esto de AstraZeneca

Sergio Fajardo está siendo víctima de las Fronteras Invisibles

Sergio Fajardo está siendo víctima de las Fronteras Invisibles

Seguir haciendo politiquería con la seguridad es un error suicida

Seguir haciendo politiquería con la seguridad es un error suicida

La grandilocuencia como recurso de la estupidez política

La grandilocuencia como recurso de la estupidez política

México lindo y querido: ¡no me maltrates así! Colombia linda y amada: ¡no me abandones así!

México lindo y querido: ¡no me maltrates así! Colombia linda y amada: ¡no me abandones así!

Qué bueno sería que la ministra de Educación leyera el último libro de Eduardo Pizarro

Qué bueno sería que la ministra de Educación leyera el último libro de Eduardo Pizarro

Seguimos perdiendo la batalla contra el cambio climático y no hemos podido reaccionar

Seguimos perdiendo la batalla contra el cambio climático y no hemos podido reaccionar

Sinceramente no creo que el fiscal Barbosa vaya a cometer ese error

Sinceramente no creo que el fiscal Barbosa vaya a cometer ese error