Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

De Chaplin y La La Land

Si no son romanticones, ni soñadores, ni les gustan los musicales no vean “La La Land”. Si quieren un río musical de emociones, baile y canto, ¡no se la pierdan!

Por:
Enero 11, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

 La música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo
Platón.

 

Estoy lejos de ser una crítica del cine porque, entre otras cosas, me fascinan las películas de amor con final rosa, me gustan las de acción con final feliz, adoro las comedias que me alegran el rato, me he visto y gozado por razones de maternidad las infantiles (Up una aventura de altura es mi favorita), no les gasto ni un minuto a las de miedo y desde la universidad no me padezco nada que se parezca y sea de la línea de El acorazado Potemkin… Díganme lo que quieran, pero yo voy a cine a divertirme, no a trascender a través de él.

 

la la land

 

Si los fanáticos del fútbol fungen de directores técnicos en los partidos, voy a hacer lo mismo con La La Land, la película que no solo me ha emocionado más en los últimos tiempos, sino la que parece haber desempolvado con éxito las deterioradas cintas musicales, según cuenta la historia.

Lo primero que debo decirles es que si no son romanticones, ni soñadores, ni les gustan las películas musicales y no van con los finales inesperados, no vean La La Land. Pero si quieren un río musical de emociones, baile y canto, ¡no se la pierdan! Tiene maravillosamente combinadas la historia de la lucha por alcanzar el éxito de un par de artistas de la actuación y el piano que parecían condenados al fracaso, con la música y la actuación. Aunque el final no es lo que hubiera querido en términos de amor, aunque tiene partes lentas, todo –hasta el final- son emotivos.

 

Siento una especial debilidad por los concursos de canto y baile.
No me los pierdo.
No soy de rock, ni de metal; me gusta la música de plancha, la tropical, la colombiana

 

Siento una especial debilidad por los concursos de canto y baile. No me los pierdo. No soy de rock, ni de metal; me gusta la música de plancha, la tropical, la colombiana, Alci Acosta, los boleros, el pop y ni qué decir del Disco… ¡Y toco tiple! No sé si mis particulares gustos musicales sean suficientes para que acepten mi invitación a ver La La Land.

La historia del cine con sonido al que se opuso fervientemente Chaplin desde El cantante de Jazz en 1927, él pensaba que el cine debía ser mudo, en mi caso me deja unas favoritas que les comparto: Cantando bajo la lluvia; La novicia rebelde con Julie Andrews; Mary Poppins con Julie Andrews y Dick Van Dyke; Sing ven y canta, infantil; y mi nueva favorita, La La Land con Ryan Gosling y Emma Stone.

¡Hasta el próximo miércoles!

Publicidad
0
722
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Maria Clara Gracia

En EE. UU. un magnate, en Italia un cómico, ¿en Colombia?

La bandera del cómico: “La revolución es ser honestos en medio de un sistema corrupto”. Hoy en Colombia: La corrupción más descarada que sobrevive con reformas tributarias

“¡Venga que todo lo tengo caliente!”

Les confieso que hacía rato no me decían en una conversación tan corta tanto “mi amor” y “mi vida”

“Las Farc, crimen organizado con uniforme militar”: Misha Glenny

Al final las Farc no eran nada diferente del cartel de Cali, de Ochoa en Medellín o de Pablo Escobar”, dice Glenny

La gente cree cada vez menos en gobiernos, políticos y medios

Crece el escepticismo al compás de escándalos de corrupción por doquier, desequilibrio económico, la tecnología que no alcanzamos, los medios apabullados por las redes sociales…

“Juemadre, mi vida cambió mucho”. Eh, eh, epa Colombia

“Éramos de una clase muy baja, pero ahora estamos en clase media. Tomábamos aguadepanela, al almuerzo eran casi siempre menudencias y no teníamos para comer”, Daneidi Barrera

Todos tienen su pipicito

Lo cierto es que hasta en el sexo hay que tener clase y por los burdos hechos, el Defensor del Pueblo quedó como “playboy” de pizzería

Entre el Icfes, las pruebas Pisa y el asesino de Yuliana

Si el Ministerio de Educación implementara clases de conciencia política, urbanidad, valores (respeto-inclusión) e inglés obligatorios, tal vez este país empezara a salir adelante
Reforma tributaria: no es estructural y es una inocentada a los empresarios

Reforma tributaria: no es estructural y es una inocentada a los empresarios

La reforma tributaria es el compendio entre la inocentada a los empresarios, el conejo a los colombianos y una piñata por los veinte años del “transitorio” cuatro por mil