Yuri Alvear, de bailarina de salsa a campeona de Judo

Con un entrenamiento de casi 5 horas diarias, esta caucana llegó al top mundial del deporte japonés

Por: Edwin Guerrero Nova
Diciembre 16, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Yuri Alvear, de bailarina de salsa a campeona de Judo
Foto. Archivo del Autor

A Yuri Alvear era común verla caminando con sus padres Arnoby y Miriam vendiendo empanadas de casa en casa por las calles de su natal Jamundí para reunir el dinero que necesitaba para ir a las competencias que se hacían de Judo; sin embargo para una competición en Argentina, ni las rifas ni las empanadas le alcanzaron a Yuri para comprar el tiquete de avión, lo que la dejó por fuera de la competencia y se convirtió en uno de los golpes más fuertes que haya tenido en su carrera deportiva.

Se inició en el Judo a los 14 años por su mejor amiga Leidi Alvares, que conoce desde los ocho años y con quien fue a uno de los entrenamientos que daba el profesor del pueblo, Ruperto Guaùña que tras conocerla le descubrió sus capacidades en el Judo y la impulsó para que lo siguiera practicando.

Su amiga Leidi le colaboró a través de su familia con las dificultades económicas por las que pasó; actualmente se siguen hablando pero no como antes debido a los compromisos que actualmente Yuri tiene con el Judo.

Para ir a sus entrenamientos gastaba 40 minutos caminando desde su casa, mientras se aguantaba el fuerte sol que hacía a las tres de la tarde que comenzaba la clase; para comprar su primer uniforme, que le costaba 40.000 pesos, tuvo que realizar la rifa de un pollo; y en ocasiones cuando habían intercambios deportivos en Popayán no tenía los 35.000 pesos que valía el pasaje, por lo cual le tocaba vender empanadas para reunir la plata, ya que su papá que se ganaba la vida en la construcción y su mamá lavando y planchando ropa en casas de familia no podían ayudarle porque lo que ganaban era para cubrir los gastos de la casa en la que vivió con su hermano Harby, que actualmente trabaja en una administradora de alimentos para animales.

Sin embargo, las dificultades económicas terminaron para Yuri en el 2005 al hacer parte de Coldeportes Nacional y del Comité Olímpico en donde empezó a recibir un apoyo económico; por su parte el mismo año en Intervalle le ayudaron con la comida, dormida, estudios y la prepararon con entrenamientos para mejorar su nivel deportivo dentro del Judo.

Cursó su bachillerato en el colegio Liceo Técnico Comercial de Jamundí, en el que se destacó por sus calificaciones, por izar bandera y por ser una de las mejores en la materia de Física; siempre estuvo entre las tres primeras que terminaban y entregaban los ejercicios que les dejaba uno de sus profesores para que ganaran buenos puntos, pero eran tantos que cuando Yuri terminaba sus ejercicios se los daba a sus amigas para que se sacaran una buena nota.

Cuando perdía un examen llegaba a su casa llorando desesperada pero el consuelo de sus padres le subía el ánimo y la hacían seguir adelante sin importar que hubiera perdido.

Antes de entrar al mundo del Judo participó en grupo de salsa en donde realizó varios montajes de baile, ya que su familia dice que era una experta en “azotar baldosa”; y además dicen que Colombia se perdió de una buena exponente de la salsa ante el mundo. Su canción favorita de salsa es “Las caleñas son como las flores” de Fruko y sus Tesos; estuvo en un grupo de canto en su barrio y practicó otros deportes como waterpolo, voleibol, balonmano y atletismo en los cuales demostró su talento hasta que comenzó con el Judo.

Bailar salsa le ayudó a mejorar su coordinación y a reforzar una de sus mayores habilidades en los combates: cambiar rápidamente de izquierda a derecha y de derecha a izquierda cuando se enfrenta a un rival.

Cuando está en Colombia su rutina diaria comienza desde las 7:00 am hasta las 9:00am, luego continúa con los entrenamientos de Judo de 12:30 pm a 3:00 pm completando un total de cuatro horas y media; y cuando está en Japón su rutina cambia de 9:00 am a 11:00 am y en Judo inicia desde las 4:30 pm hasta las 7:30 pm debido a la baja temperatura que hay en este país.

Todos estos entrenamientos los realiza con su principal mentor, el profesor japonés Nori Yuki Ayakawa que realiza con Yuri ocho combates cuando Yuri no tiene con quien enfrentarse y de esta manera le ayuda a no bajar su nivel.

Su labor ha sido así desde que llegó al país en el 2009 traído por la Federación Colombiana de Judo con el objetivo de mejorar este deporte en el país.
Con toda esta preparación, Yuri Alvear ha sido Campeona Mundial de Judo en Róterdam, Holanda y ha ganado la medalla de bronce en los olímpicos de Londres 2012, un hecho histórico para el Judo colombiano, y consiguió su tercer título mundial al batir a la japonesa Karen Nun Ira en Tcheliabinsk, Rusia; para obtener este título, tuvo que derrotar a la luxemburguesa Lynn Mossong en la ronda de dieciseisavos; a la brasileña Barbara Timo, en octavos; a la cubana Onix Cortès en cuartos y para asegurar el título a la holandesa Kim Polling.

Su primer logro internacional fue la medalla de oro en el Campeonato Panamericano de Judo de 2007 en Montreal, Canadá en la categoría de 70 kilogramos.

Además la primera participación en una olimpiada de Yuri, fue cuando tenía 22 años en las Justas de Pekin en el 2008, donde ocupó el séptimo lugar. En el 2010 la tuvieron que operar de cruzado interior en la rodilla izquierda debido a la intensa rutina que trae el Judo.

Para brindar le la amistad a alguien es difícil porque debe ganarse su confianza y la verdad tiene que ser poco a poco que vaya conociendo a la persona y que sepa quién es como para entablar una buena amistad; pues la mayoría de sus compañeros han sido del Judo.

Su creencia en Dios se la debe a su mamá, una mujer fuerte al igual que Yuri y con quien iba a la iglesia de pequeña; Dios siempre está en su vida y en sus palabras, ya que ha sido Dios la persona que le ha puesto en el camino las cosas que tiene hasta ahora como lo afirma ella, por lo cual vive cada día agradecida con él.

Lo único que la hace llorar no es la soledad que vive a veces cuando viaja a entrenar a Japón, ni su pasado, ni los golpes que recibe en sus combates, lo que la hace llorar es perder en alguna competencia de Judo; siempre enfrenta las cosas con carácter y las termina bien como le enseño su padre.

Su peso ha cambiado pues antes competía en la categoría de 57 kilos, luego en la de 63 kilos y actualmente está en los 70 kilogramos, pero para esto ha tenido que ser muy disciplinada con la dieta y el entrenamiento para mantener el peso, es por eso que come mucha fruta, ensalada, verduras, pollo; no come fritos y los fines de semana se da una escapada para comerse uno que otro heladito y algunos gustos que se puede dar.

Cuando va a un restaurante come muchas cosas, pero el plato que no puede faltarle cuando regresa a Colombia es un bistec de carne o de hígado, un sancocho de gallina o de huesos de cerdo que su mama le prepara muy deliciosos dice Yuri.

Normalmente la campeona mundial de Judo viste muy sport con camisetas, pantalonetas y sudaderas, aunque cuando va a salir de compras con sus amigas y tiene la posibilidad compra lo mejor y cuando el dinero no le alcanza y le gusta algo barato lo compra, todo depende de la situación económica en la que se encuentre.
En su armario no pueden faltar zapatillas, tenis para correr, sudaderas, camisetas, licras; sin embargo la empresa Mikey House que la patrocina le dio ropa de invierno y los uniformes de Judo que cuestan unos 260 dólares; además los uniformes que le dan son a medida y esos valen unos 500 dólares.

Pero ¿qué hace ganar a Yuri en los campeonatos de Judo?, pues en este deporte los puntajes se ganan cuando hacen Yuko, Wazari e Ipon; el Yuko: es cuando lanzan al oponente y este cae de lado, lo cual se convierte en un punto a favor que aparece en el tablero; Wazari: es cuando la persona cae en la mitad de la espalda y si el movimiento es muy lento aparecerá en el tablero otro punto; y un Ipon: es cuando el contrincante cae con toda su espalda tras haberse realizado una llave y esto es un punto que vale 100 y deja como ganador a quien lo haga.

Yuri Alver ya llenó de gloria a su familia, a su pueblo de Jamundí y a toda Colombia con el oro que ganó en los Juegos Centro Americanos y del Caribe que se hicieron en México en el mes de noviembre y con lo cual cerró con broche de oro este año; pero lo que más quiere es ganarse la medalla de oro en los Olímpicos de Rio 2016 y continuar haciendo historia para el Judo colombiano.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
2356

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
James, Nairo y Mariana no van a cambiar el país

James, Nairo y Mariana no van a cambiar el país

Nota Ciudadana
Patriotismo de 5 pesos

Patriotismo de 5 pesos

Rigoberto Urán el palabroso

Rigoberto Urán el palabroso

Madrina y ahijada política juntas en los Olímpicos

Madrina y ahijada política juntas en los Olímpicos