"Yuranis carever**": apoteósica chiflada a la Sailor Moon en Barranquilla

El incidente, donde el público abucheó a Yuranis León, ocurrió en el estadio Roberto Meléndez durante un partido de fútbol

Por: Carlos Benavides Rugeles
diciembre 02, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Hace algunos meses el país entero coreaba la Sailor Moon, tema que se volvió viral en redes sociales. La intérprete de dicha canción es la cartagenera Yuranis Leon, quien está casada con el cantante Mr. Black. Contra todas las críticas la canción fue bailada en discotecas de la costa y todo el país. Sin embargo, el pasado fin de semana un incidente en el estadio Roberto Meléndez de Barranquilla durante un encuentro entre Junior y América de Cali, hiciera pensar que la canción fue olvidada. Yuranis León se presentó de forma bastante modesta en una de las esquinas de la cancha y ninguno de los canales que transmitían el partido le dio espacio a la presentación en tv. Además, el público abucheó a la mujer. Aquí el momento:

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
99300

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Sailor Moon, ¿un anime exclusivo para las mujeres?

Sailor Moon, ¿un anime exclusivo para las mujeres?

La champeta y la huelga

La champeta y la huelga

Nota Ciudadana
La cursi perversidad de Sailor Moon

La cursi perversidad de Sailor Moon

Martina La peligrosa y la reivindicación de la champeta

Martina La peligrosa y la reivindicación de la champeta