"Yina se me enloqueció": madre de Yina Calderón estalla en llanto. VIDEO

Con un video publicado desde sus redes sociales, Merly Ome, pidió ayuda a sus seguidores para convencer a su hija de no hacerse una maratón de 10 cirugías estéticas

Por:
agosto 10, 2021

Después de haber anunciado que planea convertirse en la próxima 'Barbie colombiana', Yina Calderón confirmó que se someterá a alrededor de diez cirugías en un solo día para cumplir su deseo: se hará una extirpación de costillas flotantes, una rinoplastia, implante de cadera, cambio de implantes mamarios, un procedimiento en su piel, un perfilamiento de su rostro, entre otros procedimientos.

A través de sus historias de Instagram, Merly Ome, madre de Calderón, apareció entre lágrimas para contarle a los usuarios de la red social la preocupación que la invade ante la decisión de su hija. "Quería contarles que estoy un poquito triste porque Yina se me enloqueció. Se le dio por sacarse dos costillas, esa es una operación muy riesgosa, aunque va a estar en manos de buenos médicos. Además, son más cirugías que se va a hacer. Hoy arranca para la ciudad de Medellín", empezó diciendo la mujer.

"Yo quiero que ustedes me ayuden con una velita o una oración por la salud de ella, aunque va a estar en manos de un muy buen médico, o vayan al perfil de ella, escríbanle para que no se haga eso", concluyó.

Le puede interesar:

El actor Bruno Díaz, hastiado de la política y con problemas de plata

-.
0
4100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Ranking de los gerentes que mejor se mueven en la web

Ranking de los gerentes que mejor se mueven en la web

La otra promesa incumplida de Iván Duque con Colombia

La otra promesa incumplida de Iván Duque con Colombia

En redes

"Bancolombia perdió lo único bonito que tenía, su logo"

Contundente estreno de María Jimena Duzán en el Washington Post

Contundente estreno de María Jimena Duzán en el Washington Post