¿Y Sincelejo sí se piensa como una ciudad verde?

Es tiempo de que la capital de Sucre dé un brinco en esta dirección para convertirse así en una ciudad moderna, pensante y, lo más importante, libre

Por: Navin González
marzo 08, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Y Sincelejo sí se piensa como una ciudad verde?
Foto: Wikimedia CC BY-SA 4.0

La comunidad sincelejana es una muestra contundente de la tesis sociológica que la estructura social es líquida, es decir, flexible. Se adapta a cualquier ambiente con la capacidad de normalizar las conductas. En román paladino se traduce a copiar fácilmente cualquier tema que se transforme en verdad, sea con ayuda de los medios de comunicación, redes sociales u otro evento que ejerza poder como el caso del Estado o el libre mercado bajo su ley natural de oferta y demanda, especialmente grandes industrias y bancos. Los medios de comunicación ejercen como poder fáctico, principal instrumento que canaliza el influjo que abre paso a habituar acciones y discursos.

La modernidad trajo consigo otras formas de sedar el pensamiento, por ejemplo, en los canales de televisión encontramos una programación llena de reality shows, frivolidades, fútbol y otros temas, no menos importantes porque el ocio es necesario entre los seres humanos, sino por priorizar frente a unas urgencias como rescatar el pensamiento crítico o el amor por la teoría del conocimiento, una deuda histórica que reclama con ansias el departamento de Sucre y el país.

Estamos en un tránsito donde el capitalismo está presente en el consumo diario, a veces desmedido, atentando hasta arrasar con las finanzas personales. Se debe apostar a una sociedad libre pero asumiendo responsabilidades. Una de ellas el cuidado al medioambiente. Otra, ampliando la cobertura y calidad académica. En la obra el Leviatán, de Thomas Hobbes, se precisa una frase que hace analogía "El hombre es el lobo para el hombre".

Hace años las sociedades europeas, en su mayoría, han dotado su ordenamiento jurídico con políticas públicas de enfoque territorial dirigidas al mejoramiento del medioambiente, por antonomasia, la dignidad humana. Cuestión que hoy en Colombia a penas se debate, con miles de necesidades básicas por falta de gobiernos de corte progresista o visión de desarrollo, donde pocas ciudades llevan un modelo de planeación frente la educación, la administración pública eficaz y el cambio climático. Mucho menos los planes de gobierno; no todo es cemento y muchos mandatarios entienden ese discurso que expresa una triste realidad.

Es tiempo que Sucre, y en especial Sincelejo, tomen un rumbo verde, educado, cívico, productora de emprendimiento e innovación responsable, estableciendo un nuevo paradigma, cambiando el chip, creando cultura ciudadana. Así se dará un gran salto a una ciudad moderna, pensante y, lo más importante, libre.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
3166

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La llave familiar del gobernador de Sucre y el contralor departamental

La llave familiar del gobernador de Sucre y el contralor departamental

El gobernador de Sucre le volvió a incumplir a los niños: el PAE quedó en malas manos

El gobernador de Sucre le volvió a incumplir a los niños: el PAE quedó en malas manos

[Fotos] Santrich se refugia en La Guajira: encuentro con Joaquín Gómez

[Fotos] Santrich se refugia en La Guajira: encuentro con Joaquín Gómez

Las amistades peligrosas de Yahir Acuña en la gobernación de Edgar Martínez

Las amistades peligrosas de Yahir Acuña en la gobernación de Edgar Martínez