¿Y ahora qué?

"Este momento exige a la sociedad profundizar en el tejido social tan erosionado que ha llevado a parte de su población a legitimar la muerte del otro como bien necesario"

Por: Omar Antonio Diaz Botiva
mayo 04, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Y ahora qué?
Foto: Pixabay

Colombia, este rincón macondiano, donde las crisis son tomadas a la ligera por los actores políticos nacionales y regionales, que ven como una oportunidad de engordar sus billeteras los momentos de crisis, son los mismos que han sumergido al país en una precariedad que simplemente la gran mayoría avizora en el panorama como un hecho nada prometedor y, que acudiendo al espíritu solidario y de empuje característico del colombiano; se invita a la población a través del “aló presidente” nacional, a afrontar esta pandemia con amor a la patria e ir al frente de guerra como buenos soldados a sostener la economía nacional.

En medio de un panorama de crisis biológica (y tal vez bélica), donde el sistema corrupto nacional se legitima en medio de un estado de excepción intensificando el sometimiento a la población que, en una necesaria cuarentena y pese al haber dicho el día anterior que se extiende, el día de hoy habla promoviendo “un aislamiento inteligente”, en una lógica donde la vida equivale al precio que puedas costear por ella y en este sentido, aquellos que no entran en las estadísticas gubernamentales son objeto de negación de la vida, vidas desechables que valen solo por aquello que pueden producir siendo esto una evidencia de las políticas de muerte de aquella minoría dueña de más de la mitad del país.

Precisamente el día hoy se movieron las redes sociales alrededor del probable desvió de los recursos destinados al apoyo de la población más vulnerable del país demostrando la ineficacia de la Registraduría para el registro de la población siendo esto evidente mediante las paginas del gobierno www.ingresosolidario.dnp.gov.co  y www.devolucioniva.dnp.gov.co,  dado que surgieron como beneficiaros varios números de cedula falsos con opción de subsidio, así como los sobrecostos en los mercados dirigidos a las familias con mayor necesidad de nuestro país.

Como sociedad nos estamos enfrentando sin los filtros de los medios de comunicación a la desnudez de la vida, aquella donde la vida no vale más allá de la cantidad de ceros en tu cuenta, vales lo que produces grita el sistema; mientras la sociedad sometida al hiperindividualismo, decide romper con las cadenas y caminar un paso hacia una utopía solidaria, en donde el cuidado mutuo prime sobre los intereses individuales; linda utopía.

La realidad que nos presenta la noticia de hoy frente al manejo de estos recursos pone en evidencia la capacidad de la gubernamentalidad de exponer a su sociedad como sacrificio necesario para el sostenimiento económico de la pequeña parte de la población dueña del país, una política dirigida claramente a validar el exterminio del otro como un “mal necesario” para el mantenimiento de la propia existencia; la clase política nacional vocifera en los medios de comunicación todos los días los mismos mensajes en diferentes palabras validando el accionar de la clase política regional y hablando del camino al “aislamiento inteligente” mientras en las regiones los gobernadores inflan el valor de los productos para sacar la clásica “mordida” al patrimonio público.

Este momento histórico exige a la sociedad profundizar en el reforzamiento del tejido social tan erosionado por nuestro desarrollo histórico nacional que ha llevado a buena parte de la población a legitimar la muerte del otro como bien necesario, y la indignación que se evidenció en las redes sociales frente a esta problemática, pone en evidencia el fallo de los grandes medios que frente a la situación actual y pese a manejar enormes plataformas digitales, gracias al contacto constante de la ciudadanía mediante estas que en medio del estado de excepción se transforman en el único camino de conexión social, pudo legitimar sus derechos como cuerpo social manifiesto en los comentarios y manifestaciones que inundaron las redes siendo noticia aun en los medios oficiales.

Mantenemos nuestra tradicional sociedad camandulera, sumisa y condicionada, pero poco a poco vamos quitándonos la venda de los ojos.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
200

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El irrespeto de un policía a una médica en Bogotá. Video

El irrespeto de un policía a una médica en Bogotá. Video

Nota Ciudadana
Con miedo a salir de la cueva

Con miedo a salir de la cueva

Diario del confinamiento

Diario del confinamiento

En redes
La gaseada de Claudia López a los venezolanos con hambre

La gaseada de Claudia López a los venezolanos con hambre