Contra la pandemia, ¡todos a una!

En tiempo así hay que hacer frente común a la adversidad, buscando soluciones, sin crear nuevos problemas

Por: FABIAN VELEZ PEREZ
mayo 04, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Contra la pandemia, ¡todos a una!
Foto: Pixabay

"No te preguntes qué puede hacer tu país por ti, sino qué puedes hacer tú por tu país" (John Fitzgerald Kennedy) [1]

"Estamos en guerra, en una guerra sanitaria. Es cierto que no luchamos ni contra un Ejército ni contra una nación, pero el enemigo está ahí, invisible y evasivo, y avanza. Esto requiere nuestra movilización general", fueron las palabras del presidente de Francia, Emmanuel Macon [2], al dirigirse a sus conciudadanos, poniéndoles de presente las duras medidas que se pondrían en vigor en su nación, con el fin de evitar la propagación de la pandemia que mantiene en zozobra al orbe.

No es una declaración de poca monta. Los europeos saben bien lo que es una guerra y los sacrificios que implica; hace apenas 30 años término la última guerra europea y las penurias que causó, en nada difieren de las padecidas en las dos guerras mundiales, las guerras napoleónicas o hasta las invasiones bárbaras que llevaron a la caída de Roma.

Saben bien los franceses que para afrontar una guerra, se requieren la unión y el sacrificio de la población. Cada ciudadano tiene su cuota de sacrificio. Y el Estado tiene la responsabilidad de orientar y coordinar esos esfuerzos, para que no sean en vano.

Esa filosofía es la que motiva los movimientos de resistencia que surgen en cada pueblo, nación o país que se ve sometido a un ataque o invasión enemiga.

Pero esa actitud de defensa de lo propio, de lo nuestro, se construye alrededor de un gobierno, de un líder, de un Estado organizado; es apenas lógico.

En 1932, en vísperas del conflicto con el Perú, nuestra nación se encontraba casi que irremediablemente dividida. Era presidente Enrique Olaya Herrera [3], el primer representante del partido liberal después de 44 años de hegemonía conservadora.

A cada pronunciamiento, decisión o manifestación de ese gobierno, le llovían truenos y centellas, que se originaban en el derrotado partido conservador, liderado por Laureano Gómez [4]. La oposición era activa e incesante.

Sin embargo, ante la gravedad de la situación, estando en juego la integridad territorial de la nación, la oposición ceso sus taques y el propio líder del partido viudo del poder, se dirigió al senado, donde dijo: “Paz, paz, paz en lo interior. Guerra, guerra, guerra en la frontera contra el enemigo felón”.

El ejemplo surtió efecto, todo el país arropó a su líder y el gobierno de aquel entonces pudo poner cara a la grave situación, sin pensar en un frente interno.

Hoy, al parecer, nuestro país ha olvidado la historia o no ha entendido la magnitud de la crisis que atravesamos.

Todos los días una insensata, exigua pero escandalosa oposición, se dedica a tratar de minimizar las esfuerzos de la administración, a cuestionar cualquier decisión que se tome, a poner en entredicho cualquier solución que se plantee y a ridiculizar cualquier pronunciamiento del gobierno, convirtiendo una emergencia vital en una trinchera política.

Una oposición que en principio se negó a reconocer la existencia de un problema y tildó las noticias del desastre de “cortinas de humo”, para después exigir medidas fuertes y definitivas contra el avance de la pandemia, a continuación, señalar dichas medidas como pérfidas, y, finalmente, acusar al gobierno de utilizar la pandemia en beneficio de sus intereses.

Sin entrar a analizar el fundamento de tales manifestaciones, es evidente que una parte de la población no ha entendido que el país se enfrenta a una grave crisis, que están en juego muchas vidas, que entorpecer el accionar del gobierno solo consigue que la pandemia avance, y que ponerle palos a la rueda, necesariamente conduce al desastre..

Y aunque aquel líder de la oposición de los años 30 no sea el de mas grata recordación en nuestra historia, es menester reconocer que en ese momento, en ese único momento, mostro una altura y un entendimiento del que carecen muchos opositores actuales.

El precio de la grandeza es la responsabilidad”, tal como dijo Winston Churchill [5]. Una responsabilidad que se inicia por hacer frente común a la adversidad, buscando soluciones, sin crear nuevos problemas. Porque cuando la crisis pase, y ojalá de la mejor manera, ya habrá tiempo de criticar, cuestionar y castigar a aquellos que, pudiendo, no hicieron nada para sobrellevar la dura prueba, o no tuvieron la capacidad de hacerlo.

Mientras tanto, y contra la pandemia, todos a una, como en Fuenteovejuna [6].

[1] John Fitzgerald Kennedy (29 de mayo de 1917, Brookline, Massachusetts; 22 de noviembre de 1963, Dallas, Texas) fue el trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos. Se convirtió en el presidente más joven de su país, después de Theodore Roosevelt. Ejerció desde el 20 de enero de 1961 hasta su asesinato en 1963.

[2] Emmanuel Jean-Michel Frédéric Macron (21 de diciembre de 1977, Amiens) es un político francés, vigesimoquinto presidente de la República Francesa y copríncipe de Andorra. Asesor económico del presidente François Hollande (2012). En 2014​ fue nombrado ministro de Economía, Recuperación Productiva y Asuntos Digitales.

[3] Enrique Olaya Herrera (12 de noviembre de 1880, Guateque; 18 de febrero de 1937, Roma) fue presidente de Colombia del 7 de agosto de 1930 al 7 de agosto de 1934. Pertenecía al Partido Liberal

[4] Laureano Eleuterio Gómez Castro (20 de febrero de 1889, Bogotá; 13 de julio de 1965, Bogotá) fue un periodista, ingeniero y político colombiano, presidente de Colombia en el período de 1950 a 1951, cuando debido a su estado de salud, cedió el poder a Roberto Urdaneta Arbeláez. El 13 de junio de 1953 cuando intentó regresar al cargo, fue depuesto en un golpe de Estado por el general Gustavo Rojas Pinilla.

[5] Winston Leonard Spencer Churchill (30 de noviembre de 1874, palacio de Blenheim; 24 de enero de 1965, Londres) fue un político, estadista, historiador y escritor británico, conocido por su liderazgo del Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial. Es considerado uno de los grandes líderes de tiempos de guerra y fue primer ministro del Reino Unido en dos períodos (1940-45 y 1951-55).

[6] Fuenteovejuna es una obra teatral del Siglo de Oro español del dramaturgo Lope de Vega. Está considerada, con Peribáñez y el Comendador de Ocaña y El mejor alcalde, el rey, uno de los tres dramas "municipales" que constituyen lo mejor de su vasta obra dramática.

-.
0
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Jugar a los dictadores no resuelve la pandemia

Jugar a los dictadores no resuelve la pandemia

La amenazaron de muerte porque llegó de España y tenía tos

La amenazaron de muerte porque llegó de España y tenía tos

Nota Ciudadana
La culpa no es del virus

La culpa no es del virus

11.541 nuevos contagios y 204 fallecidos más por COVID-19 en Colombia

11.541 nuevos contagios y 204 fallecidos más por COVID-19 en Colombia