Woody Allen hace su peor película en diez años

“Magia a la luz de la luna” revela un maestro cansado, sin inspiración

Por:
noviembre 27, 2014
Woody Allen hace su peor película en diez años

Woody Allen es, junto con Martin Scorsese, uno de los dos creadores vivos más importantes que le quedan al cine norteamericano. Al igual que el pequeño asmático de Little Italy se mantiene constante, activo y regalándonos en la última década joyas indiscutibles como Match point, El sueño de Cassandra, Medianoche en París y, por supuesto, Blue Jasmine. Su método de trabajo le ha permitido hacer una película cada año de manera ininterrumpida desde 1981. Él dice que no se agota en lo más mínimo, que en tres meses escribe el guión y va haciendo el casting, en otros tres meses filma, necesita de la misma cantidad de tiempo para hacer el montaje y luego le quedan otros tres meses para mimar a  Soon Yi, salir de gira con su grupo de jazz, pasar las navidades en el Ritz de París o hacer lo que se le dé la gana.

allen 1

Su libertad creativa es incuestionable y es de los pocos directores a los cuales se les respeta a rajatabla sus decisiones. Sus películas suelen ser muy baratas, para los actores trabajar en una Woody Allen’s movie significa la consagración total y una posible candidatura a los Óscar así que estrellas como Leonardo Di Caprio, Cate Blanchet, Alec Baldwin, Julia Roberts o Emma Stone rebajaban considerablemente sus honorarios para poder trabajar con el poeta de Manhattan.

Mantener el nivel creativo a sus 79 años debe constituir un esfuerzo colosal, sobre todo si hace apenas 12 meses estrenó una película tan importante para la historia del cine (y de la sicología) como Blue Jasmine.  Así que imaginamos a nuestro neurótico preferido abandonando de nuevo la cada vez menos placentera Nueva York e irse al sur de Francia donde el paisaje no cambia desde que el Mediterráneo era el mundo y solazarse con una de esas historias de magia que tanto le gustan.  En Scoop, Edipo reprimido y Alice, por ejemplo, los espíritus y el ilusionismo acompañaban las angustias de sus personajes. Así que tal vez porque se alargaron un poco más de tiempo sus vacaciones, recortándole significativamente  las horas de escritura de su guion, o porque imponerse la disciplina de hacer una película al año debe ser una tarea que demanda un esfuerzo físico inusitado, vemos que Magia a la luz de la luna es la obra de un maestro cansado.

_

Hay que admitirlo, en esta nueva vuelta de tuerca de Julieta de los espíritus, en este choque de magos que se envidian y se admiran, vemos que Woody Allen ha caído en la autorreferencia, en la facilidad de refritar gags y situaciones. Por eso todo parece un lugar común: el neurótico pesimista, la chica desvalida, arribista y soñadora, el idiota que con un cuatro va escupiéndole canciones a su objeto amado y por encima de cualquier cosa la intrascendencia. Es que hay escenas en donde no pasa nada, van a darse un baño en el mar, por ejemplo, solo para soltar un chiste sobre Dickens que no es gracioso, van a un baile, se mueven, se miran y no pasa nada. Uno de los principios fundamentales de todo guión cinematográfico es que en cada escena debe suceder un hecho que ayude a desarrollar la trama, que pase algo, si en una escena no hay acción es, parafraseando a Alvin, el novio de Annie Hall, un tiburón muerto.

Si, hasta a Woody Allen puede ser abandonado por esa amante esquiva que es la inspiración. A la pobreza del guion hay que sumarle que no hay química entre Emma Stone y Colin Firth. Los 25 años que lo separan parecen demasiados en la película. El británico, haciendo el papel alleniano por excelencia, luce sobreactuado y sin brillo. No le creemos nada. Los errores de casting, toda una novedad en el universo de Woody Allen, no se detienen allí. Debe ser que la incombustible Juliet Taylor se está quedando ciega, pero no puede ser que el contrapeso de Firth recaiga en ese actor que se está quedando calvo, tiene gafas y se parece tanto al director de la película. La tía Vanessa tampoco es que cautive demasiado. Los actores secundarios no trascienden, toda una novedad dentro de la filmografía del creador de Crímenes y pecados.

allen 2

Sin embargo, su inocencia, la fulgurante fotografía del maestro iraní Darius Khondji y algunos momentos, hacen de Magia a la luz de la luna la mejor opción para un par de enamorados que quieran refugiarse de la lluvia en una sala de cine. Lo que pasa es que se trata de uno de los indispensables, del maestro que siempre entrega a tiempo su Beaujolais, solo que el vino de este año, a diferencia del anterior, no estaba tan deslumbrante.

-.
0
3087
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Los pinitos de Hannibal Lecter

Los pinitos de Hannibal Lecter

Nota Ciudadana
Colombia Magia Salvaje en el famoso festival ambiental de Washington

Colombia Magia Salvaje en el famoso festival ambiental de Washington

Parásitos: Para los ricos los pobres siempre huelen mal

Parásitos: Para los ricos los pobres siempre huelen mal

Nota Ciudadana
El cine para mirarnos

El cine para mirarnos