Vuelven los cultivos de algodón al Valle del Cauca

En las últimas semanas han sacado fotos y videos sobre un cultivo de algodón a orillas de la carretera Panorama en el Valle, algo que no se veía hace tiempo

Por: Fabio Larrahondo Viáfara
septiembre 28, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Vuelven los cultivos de algodón al Valle del Cauca
Foto: Flickr

Al Valle del Cauca han comenzado a surgir cultivos que rompen con el panorama habitual en el agro regional, otrora considerado como la despensa de Colombia y que hace recordar prácticas muy propias de épocas en que la siembra ni las cosechas estaban tan mecanizadas como ahora.

Es así como en las últimas semanas se han podido observar fotos, videos y otros registros sobre un cultivo de algodón a orillas de la Carretera Panorama en el Valle, hecho que habla del regreso de este y otros cultivos que fueron comunes en el Valle, al punto que decenas fuimos “iguazos” durante las vacaciones escolares.

Así nos llamaban, “iguazos”, a quienes íbamos de un lado a otro en busca de cosechas. Le jalábamos a coger soya, maíz, miyo, fríjol y algodón. Estos cultivos abundaban en el departamento, desde gigantescos sembrados hasta pequeñas parcelas.

Y la oportunidad es propicia para contarles un poco de historia personal para adentrarnos en este tema de tan amplio significado para el presente y futuro de nuestro departamento y de Colombia en general, de acuerdo a la propuesta del gobierno del presidente Gustavo Petro Urrego de convertir a Colombia en un baluarte contra la hambruna mundial y un emporio agrícola.

Recordemos que, en su visita a Estados Unidos, Petro Urrego viene hablando de la “soberanía alimentaria”, estrategia que exige a los países establecer metas que les permitan responder inicialmente por la demanda alimenticia interna y luego pensar en exportaciones.

Tiempos de algodón

Ese encuentro con matas flores de bellos colores y motas blancas lo tuve desde muy temprano en sembrados de una fija llamada “Caseteja”, en cercanías del trapiche/hacienda Ríofraile, entre Candelaria y El Cabuyal y San Antonio de los Caballeros.

Allí también fui ayudante de fumigación, tarea que hacían con helicópteros, los mismos que eran más bombas de fumigar que cabina. En los cielos del Valle era común observar esta clase de aeronaves y avionetas que iban y venían cumpliendo con la aspersión tan requerida en este tipo de cultivos.

Para coger algodón nos poníamos medias en las manos para evitar los uñeros y otros rayones, las motas se iban depositando en grandes talegas blancas y la tarea se pagaba por kilos. Las talegas se cuñaban con el pie, a la fuerza. El pago era los sábados en el corte o en la hacienda correspondiente.

Además de “caseteja”, hoy en caña de azúcar, otro de los sembrados famosos en el Valle era “Pilis”, en inmediaciones de la Recta Cali-Palmira y parte de Yumbo. También se contaba con extensos sembrados en jurisdicción de Jamundí, Florida, Pradera y en el centro de este departamento. Acudir a buscar trabajo a estos sitios era ir a la segura.

A quienes cumplíamos la tarea de cosechar o “cogedores de…” nos decían “iguazos” en comparación con aquellas torcazas que se hacen presentes en todo sembrado de gramíneas al momento de la siembra y la cosecha, al punto que los agricultores se ven en apuros para espantarlas.

Las torcazas o “iguazas” se las ingeniaban y le perdían el miedo a los tradicionales espantapájaros, entonces se recurría a recorrer el cultivo tocando tarros o quemando papeletas de pólvora. Aún se hacen presentes en los cultivos, aunque en menores cantidades.

Fácil recordar aquellos momentos en que íbamos en camiones o grupos en bicicleta, también “en las 11” (a pie) y que otros nos gritaban ¡iguazos, iguazos! Y se formaban tremendo intercambio de ofensas que terminaban en risas y bromas.

Las estadísticas dicen que en el Valle del Cauca se llegaron a tener 10.000 hectáreas sembradas de algodón, mientras que en los tiempos recientes se llegaba apenas a 300… y eso que el mercado nacional e internacional son bastantes atractivos.

La reducción se nota en el mundo de la realidad. Por eso es que llama tanto la atención el sembrado vecino a la Carretera Panorama y que tantas veces ha sido fotografiado y grabado por estos tiempos.

Bienvenido, pues el sembrado de algodón que sorprende a muchos transeúntes por estos días, aunque los “iguazos” no volverán porque la cosecha ahora se hace con máquinas “desmotadoras” …

Radiografía a la agricultura

Como es de conocimiento general en el Valle del Cauca la caña de azúcar reina en las tierras agrícolas, al punto de ocupar unas 230.000 hectáreas de las tierras cultivables, a ellas se suman gran parte del norte del vecino departamento del Cauca.

Igualmente, los más recientes estudios indican que en el Valle se destinan 30.000 hectáreas a frutales diversos, especialmente en el norte, donde ya es tradición, incluyendo sembrados de uvas, las mismas que tienen gran acogida en los mercados nacionales y por la industria de los vinos. Allí se incluye la uva Isabela, la misma que también ha pegado muy bien en El Cerrito y Ginebra, más al centro.

La Cámara de Procultivos de la Asociación Nacional de Industriales /Andi, en uno de sus estudios, ha revelado que, en Colombia, en general, hay diez cultivos más promisorios, desde su producción y rendimiento económico, varios de los cuales ya tienen presencia en el Valle.

Los 10 productos que se recomiendan para Colombia son: piña, aguacate, papaya, fresa, tomate, zanahoria, sandía, cacao, mango y palma. En el Valle la palma no ha tenido presencia industrial.

Continuando con la radiografía en nuestro departamento, las estadísticas indican que, en cuanto a la producción nacional, la uva representa el 78%, el banano el 30%, cítricos el 25%, lulo el 16% y el melón el 12%.

Resulta oportuno recordar que en el Valle se cuenta con sembrados de arroz, precisamente en jurisdicción de Jamundí, donde funciona un molino. Este vendría a ser el cultivo más extraño en la región, la misma donde se han abierto paso la piña, en especial en Dagua y Restrepo, sin olvidar el ají, el melón y la papaya.

Los frutales siguen teniendo su fuerte en La Unión, Roldanillo, Bolívar, Toro y otros municipios del norte del departamento, favorecidos por el clima y la calidad de los suelos.

También le puede interesar

¿Qué significa que el Valle del Cauca sea ahora territorio STEM+?

-.
0
500
El poderoso Flower Rojas la mano turbia de Jorge Iván Ospina en el concejo de Cali

El poderoso Flower Rojas la mano turbia de Jorge Iván Ospina en el concejo de Cali

La angustiante espera en Colombia de la esposa de Javier Hernández Bonnet

La angustiante espera en Colombia de la esposa de Javier Hernández Bonnet

Los contratos del cuñado de Claudia López con la alcaldía de Bogotá

Los contratos del cuñado de Claudia López con la alcaldía de Bogotá

El condenado por un saqueo de $47.000 millones que el alcalde de Cali reencauchó

El condenado por un saqueo de $47.000 millones que el alcalde de Cali reencauchó

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus