Víctima de una agencia invisible de mujeres hermosas

La historia de Carlos Valdivia y su maletín que quería cruzar al "otro lado del charco"

Por: Stefany Londoño Flórez
septiembre 02, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Víctima de una agencia invisible de mujeres hermosas

AGENCIA DE MUJERES

Viajan por negocios, otros por placer y algunos simplemente están de paso por estas tierras con olor a café. Y esta última fue la razón por la cual Carlos Valdivia, un peruano con la pasión por la cocina limeña en sus venas y un maletín cargado de sueños, pisó Colombia.

Objetivo: “Llegar al otro lado del charco”, o como algunos lo llaman, “cumplir el sueño americano”, y esta meta se sobrepuso a su familia y a su vida en Perú.
Aquí, bajo el sol ardiente, la lluvia inesperada, el frío intenso o la cálida brisa, él cargaba su maletín; gozaba de ser un publicista recursivo, un hombre que establecía relaciones con una habilidad innata y un poco del parlache de la época. Con todas sus cualidades se disponía diariamente a vender “hasta un hueco”, y en realidad a Carlos nadie lo paraba, él desarmaba y vendía un balín, al mejor precio y en tiempo récord.

Cuando ya sus dedos rozaban tierras gringas, y en un encuentro trazado por el destino, Carlos abordó un bus junto a la mujer de su vida; aunque aún no lo sabía, durante el recorrido de 1 hora y 30 minutos, de Santa Rosa de Osos a Medellín, ignoró al niño llorón del bus, al pateador de la silla y a su ventana derecha, que a cada kilómetro le dibujaba un vasto paisaje... solo por mirarla a ella.

Tratando de ignorar las manos sudorosas y el temblor en las rodillas, haciendo uso de sus habilidades al hablar, él le entregó su tarjeta y le pidió que lo llamara; pero ¿Quién se puede fiar de un hombre hablador, insistente y desconocido?, así que respondiendo a esa pregunta, Amada de Jesús rompió la tarjeta y lo olvidó.

Lástima para nosotros, que no podemos cambiar lo que ya está escrito, dicen algunos, y fortuna para Carlos, quien esperó una llamada que nunca llegó, pero que en un golpe de suerte, vio caminar a esa mujer por una calle del centro, -la cual hoy ni siquiera recuerdan- y sin pensarlo la detuvo durante cinco minutos, para invitarla a salir, como lo hacen los galanes; y ella, en recompensa por su arriesgada hazaña de conquista, lo ha detenido 36 años en esta ciudad de la eterna primavera.

Carlos aún no conoce Estados Unidos, y ojalá pueda llegar algún día en calidad de visitante. Él fue una víctima más de una agencia invisible de mujeres hermosas, que se encargan de retener y de llenar de color la vida de muchos extranjeros, quienes, una vez son objeto de la agencia, radican su corazón en Colombia y extienden sus viajes por un plazo indefinido.

Por: Stefany Londoño Flórez

-.
0
1582
El cuestionado pasado de Alexander Vega que no pesó para terminar de registrador

El cuestionado pasado de Alexander Vega que no pesó para terminar de registrador

El curtido general que se inventó la operación para capturar a Otoniel

El curtido general que se inventó la operación para capturar a Otoniel

La venganza de Otoniel: más de 40 policías asesinados

La venganza de Otoniel: más de 40 policías asesinados

Bolsonaro al banquillo por su gestión de la pandemia

Bolsonaro al banquillo por su gestión de la pandemia

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus