¡Vamos contra la corrupción, Colombia!

El impacto de este flagelo es mucho más grande de lo que alcanzamos a dimensionar, por eso esta ciudadana hace una reflexión al respecto

Por: Tania Marcela Bayona Linares
noviembre 22, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Vamos contra la corrupción, Colombia!
Foto: Nélson Cárdenas

En el siguiente artículo quiero exponer uno de los factores por los cuales hay protestas sociales, especialmente aquí en Colombia. La corrupción es un ente fundamental que afecta a todo el país y no lo ayuda a progresar. Además, es un acto de vandalismo (se podría decir) ya que solo gana el que lo hace, afectando a su entorno.

Los actos corruptos denigran a todo el país y por los malos pasos de unos pagamos todos. Por estos actos se generaliza y estigmatiza a todo el país, por lo cual Colombia es nombrado como el país más corrupto y narcotraficante del mundo. Hoy quiero enfatizar en este concepto que genera controversia y en la necesidad de buscar maneras de acabar con esta problemática.

Ahora bien, la corrupción es el principal problema político del país, pues es la raíz de donde surgen tantos desacuerdos y mal manejo de dinero. Sin embargo, esta nace a partir de la avaricia de las personas, en especial de los gobernantes del país, ya que la suma máxima de dinero la poseen estos sujetos, quienes la invierten en cosas para su bien personal... por esto mismo el dinero va a dar en malas manos.

En un país como Colombia se ven cada día actos de corrupción. Un gran y claro ejemplo es el de Odebrecht, en donde “la constructora hizo pagos millonarios en calidad de sobornos para poder quedarse con concesiones en Latinoamérica y el mundo” (Semana, 2017). Pero eso no es todo, otro de los actos corruptos que se presentan en el país tienen que ver con la compra de votos, pues, como lo afirma El Tiempo (2019), “641 denuncias corresponden únicamente a la compra de votos".

Hoy en día cada persona que se postula para ser parte fundamental del gobierno consigue su puesto vendiendo votos hasta con la más mínima cosa. Está en nosotros los ciudadanos adquirir o rechazar esa propuesta, pues también debemos pensar que darle pie a ello es darle pie a un acto poco democrático y racional del ser humano, ya que nos estamos dejando llevar por lo que nos venden, mas no por lo que sería una construcción para el país.

Este acto forma una especie de debilidad en el Estado, pues al dejar que el dinero caiga en malas manos o malos actos hace que nosotros los ciudadanos y hasta los mismos corruptos acarreen problemas. Tal vez no sean los mismos problemas, pues los corruptos tendrán dinero para su bien común y nosotros los ciudadanos perdemos oportunidades en cuanto a un pro del país. Como lo enuncia La República (2018): “Se observa por igual la ausencia en el campo y en las barriadas de las ciudades”. El mal manejo del dinero hace que gente trabajadora tenga que renunciar a su labor o que simplemente no tenga las mismas prestaciones de servicios, puesto que la empresa en la que labora no tendrá las mismas entradas para tener un equilibrio y sostenibilidad del personal.

Por otro lado, un factor específico que lleva a la corrupción es incumplir las normas, no solo laborales sino también personales. Opino que un ser humano íntegro y con valores no tendrá necesidad de asumir la corrupción como un acto bueno o un acto que lo lleve a conseguir más rápido sus sueños o metas. Creo que es gente que está acostumbrada a conseguir todo fácil y rápido, y cuando no les sale las cosas rápido o como ellos quieren se someten a sumas de dinero para obtener lo que tanto desean. Es la falta de confianza en sí mismo, pues, el que no confía en sus capacidades y habilidades tendrá que buscar otra persona u entidad para sentirse a gusto y con lo que quiere. “La confianza es un concepto difícil de capturar y definir. En sentido amplio, la confianza puede entenderse como un conjunto de expectativas positivas que tienen los sujetos sobre las intenciones y los comportamientos de otros sujetos u organizaciones” (Güemes, 2017).

Por último, la anticorrupción es algo que se quiere lograr en este país, pero como observamos cada día hasta nosotros mismos somos corruptos a la hora de no pagar un pasaje o colarnos. Esta es una lucha constante para que no haya corrupción. ¿Pero cómo es posible que hasta Gustavo Moreno, exfiscal anticorrupción, esté preso? Existe gente que se postula o es escogida para la anticorrupción y aun así es corrupta o se deja influenciar por la gente que practica estos actos, pues según lo afirma Semana al exfiscal anticorrupción “se le responsabilizaría por un lavado de dinero de aproximadamente 10.000 dólares” (2019).

Este acto del que he venido hablando a lo largo de este escrito ha aumentado en su mayoría cada año, pues se empezó desde pequeñas cosas y hoy en día se ven cosas mayores, donde las personas más indefensas han sido maltratadas. Al hacer un acto “vandálico” como este, el sujeto que lo hace nunca pensará en el bien colectivo. Nosotros los seres humanos le damos más importancia a nosotros mismos y por eso es que este país está así, pues pensar en uno solo y no en lo que pasará con los demás hace que afectemos a nuestro entorno. Sin embargo, bien sabemos que nosotros mismos tenemos razonamiento y diferenciamos lo que está bien y está mal. Aún así hay personas que sabiendo diferenciar cometen actos que perjudican al país.

Creo que si en un país hay gente sincera e inmaculada que tenga confianza en sí misma y consiga lo que quiera de una manera buena y luchando, no habría actos vandálicos, pues si todos nos comportamos de la mejor manera las cosas se lograrán tarde o temprano. Además, ver que hay gente honesta en sus labores promoverá que las nuevas generaciones se provoquen por ser y hacer lo mismo.

La protesta es una buena herramienta para hacerse escuchar, pues así la gente que gobierna el país se da cuenta de que no están solos, sino que hay más gente, que además necesita ser escuchada. No obstante, cuando se torna al vandalismo no se obtendrá lo que se quiere, ya que la guerra no se acaba con más guerra.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
600

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana

"Me acabo de enterar": la frase celebre de los corruptos

¿Lecciones de los recientes escándalos?

Nota Ciudadana
Lo que no tapó el gato

Lo que no tapó el gato

Nota Ciudadana
Caricatura: el verdadero mal ejemplo

Caricatura: el verdadero mal ejemplo