El vaivén partidista de Gustavo Petro

"Este político, más que representar un peligro para la derecha, es un sinónimo de división de la izquierda y oportunismo"

Por: Leonardo Gómez Botero
abril 04, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El vaivén partidista de Gustavo Petro
Foto: AP

¿Se imagina usted a Gustavo Petro apoyando los TLC? ¿O invitando a marchar con Uribe? ¿O haciendo parte del mismo partido político de Enrique Peñalosa? No tiene que imaginárselo, porque son cosas que han pasado y que retratan el carácter hipócrita y oportunista de Gustavo Petro como político. Ya siendo alcalde de Bogotá le conocimos varias de esas ambivalencias ideológicas: mientras despotricaba de Transmilenio les ampliaba los leoninos contratos, sin modificarles una coma, a los Operadores Privados del sistema, principales culpables de que el sistema sea un fracaso; o mientras hablaba de un sistema público de recolección de basuras, la realidad es que solo el 33.1% de la operación iba a Aguas Bogotá (Operador Público) y el 69.9% restante iba a los Operadores Privados, esos que el exalcalde llamaba “mafias de la basura”.

Desde que Gustavo Petro ingresó a la legalidad, luego del proceso de paz con el M-19, ha militado en múltiples colectividades. Comenzó en la Alianza Democrática M-19 (ADM-19), formó junto a Navarro Wolff el Movimiento Vía Alterna, un movimiento derivado de ADM-19. Luego hizo parte del Polo Democrático, donde tuvo su militancia más estable, pero no exenta de ambivalencias. En 2010, luego de no lograr imponer su nombre como presidente de la colectividad y tras el rechazo de ésta al tener acercamientos con Juan Manuel Santos, decide salirse dando portazos y fundar un movimiento donde él fuera dios y padre; así es que nace el Movimiento Progresistas.

En 2011 este movimiento lo lleva a la alcaldía de Bogotá, pero en 2013, esta misma colectividad que había logrado 8 concejales en la capital, decide fusionarse con el Partido Verde, el mismo en el que militaba Enrique Peñalosa. Es así que el Partido Verde y Progresistas pasan a llamarse Alianza Partido Verde y es así que Petro y Peñalosa se convierten en conmilitantes, en "compañeros". Del acuerdo que dio nacimiento a esta coalición hicieron parte incondicionales petristas como los ex secretarios de gobierno de Bogotá Guillermo Asprilla y Antonio Navarro Wolff.

Para las elecciones legislativas de 2014, Navarro Wolff encabezó la lista al senado por la Alianza Verde y salieron elegidos otros petristas de corazón como Angélica Lozano e Inti Asprilla, delfín de Guillermo Asprilla (sí, en la petroizquierda también permean los delfinazgos). Hay que recordar que el candidato presidencial de la Alianza Verde para esas elecciones fue Enrique Peñalosa. Gustavo Petro, quien primero le hizo un guiño a la precandidatura de Peñalosa, después le haría un gran desplante, al decidir que su sector dentro del partido no apoyaría su candidatura, pero no para sumarse a una candidatura de izquierda o independiente, sino para apoyar a Juan Manuel Santos, quien buscaba su reelección, y a su fórmula vicepresidencial, Germán Vargas Lleras. Así, Petro mostraba sus cercanías al Presidente y dejaba otro partido dividido.

Un año después, cuando sus niveles de aceptación tocaban un fondo similar al que tuvo Samuel Moreno previo a su destitución, decide que debe fundar Progresistas segunda versión, con Hollman Morris como cabeza de lista al Concejo, locura a la que muchos de sus escuderos no le apostaron y decidieron permanecer en Alianza Verde, siendo candidatos al Concejo por esta última colectividad los petristas Diana Rodríguez, Yezid García, Maria Fernanda Rojas, Boris Montesdeocca, Roberto Sáenz y Selma Asprilla (otra vez un familiar de Guillermo Asprilla), entre otros. Todos se quemaron. Por su parte, en el Movimiento Progresistas 2, el único que obtuvo la curul fue Hollman Morris. Un claro mensaje de la ciudadanía rechazando los desastrosos 4 años de alcaldía de Gustavo Petro.

De 2010 a 2016 Petro militó en 4 colectividades distintas (PDA, Progresistas 1, Alianza Verde y Progresistas 2) retratando su carácter de político poco confiable, ambivalente, dictatorial e intransigente. Cosas que no son de extrañar de un dirigente que durante su militancia en el Polo buscó acercamientos con Vargas Lleras y Juan Manuel Santos y que calificó a Carlos Gaviria y a Jorge Robledo de guerrilleros por la posición que tuvo el partido de no marchar el 4 de febrero de 2008 junto a las fuerzas del uribismo. O de sus acercamientos con el Partido Demócrata para validar el Tratado de Libre Comercio de Colombia con EE.UU.

Este es un pequeño recorderis de ese político, que más que representar un peligro para la derecha, es un sinónimo de división de la izquierda y oportunismo.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
8741

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Las propuestas de Abelardo de la Espriella que aplauden hasta los petristas

Las propuestas de Abelardo de la Espriella que aplauden hasta los petristas

Duque, Vargas Lleras y De la Calle se quedan sin plata en la recta final

Duque, Vargas Lleras y De la Calle se quedan sin plata en la recta final

"Nicolás Petro duerme como un bebé en la Asamblea del Atlántico"

Nota Ciudadana
¿Gustavo Petro y el comunismo?

¿Gustavo Petro y el comunismo?