USNS Comfort, el hospital flotante mas grande quedó a la espera

Ha atendido heridos en la guerra en Irak y en la costas de Nueva York tras el 9/11 y durante el momento más crítico de la pandemia por COVID-19. Esta es su historia

Por:
mayo 27, 2020
USNS Comfort, el hospital flotante mas grande quedó a la espera

Atónitos quedaron los arquitectos de la National Steel and Shipbuilding, la empresa del gobierno gringo para la construcción de ideas militares de los estrategas presidenciales de cada gobierno de turno, cuando Richard Nixon a principios de los años 70 ordenó la construcción de un mega hospital capaz de cruzar los océanos sin problema. Era plena guerra fría, se temía lo peor y el ejercito gringo necesitaba la mejor atención desde las políticas militares de un gobierno enteramente republicano. Con un peso total de 70 mil toneladas, una capacidad hospitalaria de hasta mil pacientes y otros mil funcionarios médicos, parecía una tarea imposible arquitectónicamente hablando.

Fueron 4 años de intenso trabajo para que, el primero de febrero de 1976, el mundo conociera un icono sin precedentes. Nació el USNS Comfort, uno de los barcos más grandes de la fuerza naval americana y el hospital flotante y navegante más grande del mundo. Por sus primeros 12 años se llamó Rose City haciendo referencia a una ciudad salvación para todo soldado que estuviera en apuros o a punto de perder la vida. Y es que las preocupaciones eran muchas: los misiles en Cuba, Vietnam, la URSS.

Total, su entrada en operación, un año después, fue titular en todos los medios del mundo. Desde entonces, fue un alfil en todas las jugadas militares de Estados Unidos. No faltó en la guerra del Golfo en los años 90, pues estuvo en primera fila en las costas de Kuwait atendiendo los soldados heridos por las tropas invasoras de Irak. También, en 1994, ancló al frente de las costas de Haití para atender lo que se llamó la operación Sea Signal, que consistió en apoyar las oleadas de migrantes cubanos y haitianos buscando asilo en Estados Unidos. Para muchos cubanos, el USNS fue su primer contacto con el sueño americano.

En 2001, cuando Nueva York vivió los peores ataques terroristas de su historia, en noviembre de ese año el enorme Comfort llegó a parquearse en un puerto de Manhattan donde se mantuvo por varios meses atendiendo clínicamente a los heridos y psicológicamente a todo aquel que lo necesitase en una operación que se llamó Noble Eagle o Águila Noble. En 2003 volvió al golfo pérsico para atender la guerra con Irak, pero en 2005 fue retornado con urgencia a casa para cubrir los desastres del huracán Katrina.

Desde entonces, no volvió a zarpar por fuera de Estados Unidos. Entre huracanes, emergencias climáticas y protocolos de entrenamiento militar, el hospital flotante más grande del mundo ha estado muy ocupado. Desde marzo de 2020 fue llamado por el alcalde de Nueva York para apoyar las labores de salud en lo que era el nuevo epicentro del coronavirus en el mundo.

Con una capacidad de atención para mil personas en cuidados intensivos, este enorme estadounidense volvía a las costas de Manhattan el 6 de abril del 2020. Al principio, llegó a atender a pacientes que no tuvieran el virus como medida de apoyo a los hospitales para desocupar las camas y respiradores. Sin embargo, dos semanas después, el 17 de abril, cuando ya se confirmaron 3 casos positivos por COVID-19 en su interior, el Comfort empezó atender a quienes lo necesitaran.

En total, 138 personas se curaron del coronavirus en este barco. Sin embargo, por una decisión que muchos gringos aun no entienden, el barco zarpó de Nueva York el 30 de abril después de que el gobernador del Estado de Nueva York afirmará que su apoyo ya no era necesitado en esta ciudad. Desde entonces, presta atención médica en las inmediaciones de la ciudad de Filadelfia.

-Publicidad-
0
600
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Radiografía del negocio de las patinetas eléctricas

Radiografía del negocio de las patinetas eléctricas

Nota Ciudadana
La maldición de la riqueza

La maldición de la riqueza

La trágica vida de un gay y miliciano de las Farc que quiso ser escritor

La trágica vida de un gay y miliciano de las Farc que quiso ser escritor

Impuestos de Duque espantaron a Coca Cola de la Selección Colombia

Impuestos de Duque espantaron a Coca Cola de la Selección Colombia