Uribe y Márquez, ¿cuál es la diferencia?

"Ambos parecen estar por encima de la ley, amasan el poder económico que quieren y comandan movimientos políticos con muchos seguidores"

Por: Henry Gallego
septiembre 10, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Uribe y Márquez, ¿cuál es la diferencia?

Al parecer lo que muestra el bando de Márquez tanto como el de Uribe, al defender con tanto ahínco la guerra desde uno y otro extremo ideológico, es que esta representa para ellos poder. Ahora bien, ¿poder económico?, ¿poder político?, ¿ambos?

El poder es poder, aquí no se aplica el principio de la clase burguesa del siglo XVIII francés, que tenía poder económico pero no político, el cual era exclusivo de la monarquía. Ni tampoco el de los criollos al final del siglo XVIII colonial. Hoy en día el que tiene poder goza de todos los privilegios: políticos, económicos y hasta jurídicos. Hoy en día el poder es tripartita.

En efecto, tanto Márquez y como Uribe se salen del marco de legalidad cada que quieren. De hecho, ambos parecen estar por encima de la ley, amasan el poder económico que quieren y comandan movimientos políticos con muchos seguidores. Son, en realidad, muy parecidos, aunque parezcan dos enemigos. Además, piensan absolutamente igual, prefieren refugiarse en el discurso bélico para sacar réditos de él y les gusta más que les teman que los respeten. Eso sin contar con que ambos se quedarían sin ganancias y sin movimientos si la guerrilla no existiera, porque entonces cuál sería el enemigo público con el que podrían atemorizar a sus seguidores respectivos, convenciéndolos a diario de que hay que vivir para matar a ese enemigo. No podrían crear movimientos de miles de creyentes, que se dedican a imitar las conductas de sus jefes.

Yo noto importantes ganancias que ellos obtienen en defender la guerra, el uno para un lado y el otro para el otro: acceso al dinero público y privado, espacio político, “inmunidad” o algo muy parecido a eso, por ejemplo, el aplazamiento jurídico de sus juicios o escapar de ellos. Con ese discurso guerrerista consiguen y han conseguido lo que de otra forma no han sido capaces: altos cargos, terror por parte de la población, feligreses, más que seguidores. Hoy en día, gracias a ellos, un estudiante de colegio, apoyado por sus padres, se pone delante de un docente que apoya un paro y le dice “por ustedes los guerrilleros es que Colombia se encuentra así”, y un joven de cualquier región del país puede decir "la lucha armada es la única salida".

No lo nieguen, para gente como Márquez y Uribe la guerra ha sido un negocio y por eso la defienden tanto. Los feligreses acuden engañados a mantenerlos en el poder de los privilegios y mientras tanto el pueblo pone los muertos. Esto como en el siglo XIX, cuando las aristocracias conservadoras y liberales se echaban mutuamente el pueblo en contra pero ellos salían libres y sanos a repartirse el botín de la guerra civil (hubo 9 en ese entonces). Es lo mismo que ocurre con Estados Unidos, que necesita un enemigo público y lo crea si no existe, todo para tener una excusa para invadir, controlar economías, recursos y mercados obligatorios. Ese enemigo va cambiando de nombre a medida que el mundo se da cuenta de los absurdos: guerra contra el terror, guerra contra las drogas, etc. Pero la paz no es rentable, la paz distribuye las riquezas y se trata de concentrarlas en manos de un privilegiado.

Si el mundo está en paz o si, como dice una canción de Silvio, los niños tercermundistas no están afilados por el hambre, entonces no hay dominio, no hay imperialismo, no hay ricos ni pobres. Y lo mismo es dentro del país, los idiotas que viven en paz son quienes madrugan a ganar el sustento diario para sus hijos, mientras que los “inteligentes” madrugan a alimentar un discurso para la guerra y los feligreses caen en este.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
8200

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Molestia sindical por la llave Robledo-Uribe detrás de las marchas

Molestia sindical por la llave Robledo-Uribe detrás de las marchas

El cambio de reglas que dejó a Samuel Hoyos en el lodo

El cambio de reglas que dejó a Samuel Hoyos en el lodo

Nota Ciudadana
Petro y Uribe: dos visiones frente a la Paz

Petro y Uribe: dos visiones frente a la Paz

No podemos permitirlo, Colombia, pongámonos de pie

No podemos permitirlo, Colombia, pongámonos de pie