Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Uribe, no hay peor ciego

Aquí hay políticos presos, no presos políticos, los asesinatos a líderes sociales no son crímenes de Estado, sino de para- Estado, no hay desabastecimiento generalizado… Colombia es distinta a Venezuela

Por:
Abril 21, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Uribe, no hay peor ciego

El espectáculo de dos expresidentes Colombianos haciéndose los encontradizos con Donald Trump, deja un mal sabor. Pero es fundamental reconocer que tienen todo el derecho a hacer ese oso. Es decir, a Uribe y a Pastrana no les pasará nada por haber ido a Mar-a-Lago a poner quejas frente al “imperio”. Ni a ellos, ni a sus seguidores, ni a los medios de comunicación que divulgan la noticia, ni a los empresarios que financian estos encuentros .

Colombia es una democracia, imperfecta, de eso no cabe duda. Nuestro país está plagado de corrupción, de narcotráfico, de inequidades sociales, pero el gobierno está obligado a obedecer las leyes, hay separación de poderes y las instituciones están por encima de sus gobernantes. Las condiciones de Colombia son muy distintas a las de Venezuela; quien no vea esto, es porque no quiere ver.

Hay un proceso de paz en marcha, con dificultades y tropiezos, pero la criminalidad asociada al conflicto, como son los secuestros, la extorsión, la toma de poblaciones, las emboscadas a la fuerza pública, han disminuido a niveles históricos, como nunca antes en 50 años. Quien no vea esto, es porque no quiere ver.

Aquí hay políticos presos, pero no presos políticos. Los militantes del Centro Democrático, por ejemplo, acusados o condenados por corrupción, han tenido todas las garantías, inclusive la de revisión de sus sentencias, no se les ha inculcado ningún derecho fundamental y en un exceso de generosidad pagan penas en instituciones no-penitenciarias. Quien no vea esto, es porque no quiere ver.

Los asesinatos a líderes sociales, que lamentamos como demócratas, no son crímenes de estado, sino de para-estado, es decir de organizaciones que pretender desde la clandestinidad torpedear lo que se ha avanzado en el tema de paz, restitución de tierras y reivindicación a las víctimas del conflicto. Esos asesinatos deben detenerse con toda la fuerza de la ley y sus culpables deben pagar un doble crimen: el de la muerte de los defensores de DDHH y la traición a la patria por sabotear la paz. Quien no vea esto, es porque no quiere ver.

En Colombia no hay desabastecimiento generalizado, no hay expropiaciones sin reparación administrativa, no hay un Poder Electoral cooptado por un solo partido de gobierno, no hay una rama Judicial al servicio de la presidencia, no hay una fuerza pública politizada y corrupta en su casi totalidad como la hay en Venezuela. Quien no vea esto, es porque no quiere ver.

Nuestro país viene de dos gobiernos muy distintos, el de Uribe que reinó por ocho años e intentó perpetuarse, lo que sí se parecería a Venezuela, y el de Santos que termina el año entrante y probablemente no logre dejar un sucesor. Vendrán gobiernos de 4 años, sin reelección y sin mayor continuidad partidista; eso no es lo que pasa en el vecino país donde, a partir de Chávez que gobernó hasta su muerte y dejó un sucesor gracias a la manipulación de recursos, medios y administración electoral no hay alternancia política. Quien no vea esto, es porque no quiere ver.

 

Ni Álvaro Uribe, ni Andrés Pastrana ven estas cosas de bulto.
Ciegos de resentimiento se fueron una reunión de pasillo con Donald Trump
para poner quejas y hablar mal del país

 

Ni Álvaro Uribe, ni Andrés Pastrana ven estas cosas de bulto. Ciegos de odio y resentimiento se fueron una reunión de pasillo con Donald Trump para poner quejas y hablar mal del país. A decir que los cultivos ilícitos habían aumentado y que la culpa de todo lo malo, se debe al proceso de paz con las Farc.

No hay más ciego que el que no quiere ver. Alvaro y Andrés perdieron esa capacidad y lo que es peor, no ven ni sus propios errores o los males que sus gobiernos le trajeron a Colombia, porque de corrupción, mafia, conflicto armado, violaciones a los derechos humanos y otras linduras estuvieron plagadas sus administraciones, que dejaron un reguero de muertes y un país incendiado por el conflicto armado. Ceguera adobada con neocolonialismo y lagartería, esa es la enfermedad que padecen y quieren que nos contagiemos todos de lo mismo.

 

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus

 

 

 

 

 

Publicidad
0
12329
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Margarita Londoño

Estoy confundida

Estoy confundida

Empezando por Oprah vs Catherine, los confusos hechos de género con los que inauguramos el año, tienen que ver con violencia y acoso
Un fiscal impedido

Un fiscal impedido

Néstor Humberto Martínez atornilla su posición como máximo rector de la investigación de Odebrecht con argumentos aparentemente jurídicos, pero que intentan camuflar un interés oculto hacia entidades como el Grupo Aval
La paz no es de Santos

La paz no es de Santos

No podemos caer en los errores protuberantes que estamos cometiendo, porque si la paz fracasa, fracasamos todos
Tampoco el pene tiene la culpa

Tampoco el pene tiene la culpa

Sobre las columnas de Antonio Caballero y Héctor Abad Faciolince en torno al lenguaje inclusivo
Regalo verde de Navidad

Regalo verde de Navidad

La coalición entre Sergio Fajardo, Claudia López y Jorge Robledo se hizo feliz realidad. Solo faltó unificar listas parlamentarias -para hacer una gran bancada- y que estas fueran cerradas
¡No soy asesino!

¡No soy asesino!

El genocida de los Balcanes se suicidó de cara al tribunal internacional. Frente a las atrocidades no hay que temer a la CPI: ¡que venga y se lleve a todos los Praljak!
María Fernanda: ¡estudie vaga!

María Fernanda: ¡estudie vaga!

Negar la masacre de las bananeras con argumentos más ideológicos que históricos es un ejemplo de posverdad, y de su pretensión de reescribir las luchas campesinas y obreras desde la óptica de los grandes patronos
Sin Turban o con Turban

Sin Turban o con Turban

Sorprende que se enciendan de nuevo las alarmas en Santurbán, sorprende la reacción airada de la ciudadanía al proyecto de Emiratos, y sorprende su alcahuetería con la minería ilegal