Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Uribe y sus cuentas con la justicia

El expresidente nunca ha dado explicaciones convincentes cuando se lo acusa de una conducta delictiva, y ya va siendo hora que lo haga, así sea frente a la JEP

Por:
Mayo 19, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Uribe y sus cuentas con la justicia
Ahora, aparecen las sindicaciones contra Uribe y su familia por subsidios recibidos de Agro Ingreso Seguro, a través del ministro amado, Andrés Felipe Arias

Insultó a Iván Cepeda en el Senado de la República, retándolo a que fuera a visitarlo al Ubérrimo acompañado de Timochenko o Márquez; “cobarde y mentiroso” le dijo en un tuit con tono de matón de pueblo, pero sin responder sus acusaciones. Se refirió a Julián Martínez de noticias Uno, en otro tuit, como periodista pro-Farc, sin presentar un solo elemento o prueba de su inocencia. Así lo ha hecho siempre, despachando a todo el que lo acusa con algo parecido a esa frase famosa de “le doy en la cara marica”, pero de verdad, justicia o reparación, el expresidente no quiere saber nada.

Uribe tiene muchas deudas con la justicia y de todas ha escapado vía insultos o posando de víctima y perseguido político. Pero nunca ha dado explicaciones convincentes cuando se lo acusa de una conducta delictiva, y ya va siendo hora que lo haga, así sea frente a la JEP.

El expresidente no ha aclarado hasta la fecha, por ejemplo, las actuaciones de su gobierno con los falsos positivos o las relaciones de sus militares favoritos con las masacres de los paras; tampoco ha explicado el favorecimiento a sus hijos con los lotes de Faca, ni ha logrado desmarcarse del cohecho en el que incurrieron sus más cercanos colaboradores al comprar el voto de Teodolindo y de Yidis para su reelección. Mucho menos ha intentado dar claridad en los seguimientos y chuzadas del DAS o cosas peores como el asesinato del profesor D´Andreis en Barranquilla. En todos estos delitos y en muchos más ha logrado pasar de agache gracias a su fuero especial de expresidente y a su altanería.

Para completar el panorama, ahora, aparecen las sindicaciones contra él y su familia por subsidios recibidos de Agro Ingreso Seguro, a través de Uribito, el ministro amado, Andrés Felipe Arias, que al parecer les dio una platica para hacer un distrito de riego en las fincas de Córdoba. Mucho peor es lo que denunció Noticias Uno sobre una posible adquisición irregular de 130 hectáreas para completar ese “minifundio” llamado El Ubérrimo. Dijo el informe del noticiero que según la Procuraduría adquirió y acumuló baldíos, en clara violación a la Ley y es el propio Carrillo el que pide que esto sea investigado.

 

Un político de su calibre, que hasta se dio el lujo de dejar sucesor
y montar una bancada importante en el Congreso, dedicada ahora a la oposición más cerrera,
no puede acallar estas denuncias a punta de insultos y calumnias

 

Así tenga un partido fuerte como el Centro Democrático y unos seguidores fanáticos que lo consideran dios como Paloma Valencia, ya hay demasiados elementos contra él, como para que siga sin dar cuentas a la justicia. Un político de su calibre, alguien que ha manejado el país a su antojo por ocho años y hasta se dio el lujo de dejar sucesor y montar una bancada importante en el Congreso, dedicada ahora a la oposición más cerrera, no puede acallar estas denuncias a punta de insultos y calumnias.

Ya lo dijo Diego Palacio, su exministro de Salud, cuando solicitó ingresar a la Justicia Especial para la Paz: lo que se hizo, comprar la reelección de Uribe, fue para combatir a las Farc; entonces que vinculen a Uribe a ese tribunal y allí empiece a decir la verdad, esa verdad que el país necesita y está esperando para completar el panorama del conflicto de los últimos 25 años.

No somos los periodistas los que debemos juzgar al expresidente y menos los que podemos acopiar las pruebas judiciales suficientes para que progrese alguna acusación. Noticias Uno hace esfuerzos investigativos, pero no es autoridad y es muy vulnerable ante la intimidación que se desata después de cada denuncia, como pasa con todo aquel que se le ocurre tocar al intocable. Lo único que hemos visto y eso de manera muy tímida fue la retractación del expresidente con respecto a las mentiras en el caso del Colectivo de Abogados José Alvear.

Si se dejan llegar las elecciones del 2018 sin explicaciones, después será muy tarde porque Uribe habrá consolidado su poder, gracias al desprestigio de Santos, para seguir reinando en medio de la impunidad. Y eso no le hace bien a la paz, ni a la democracia.

 

www.margaritalondono.co

Http://blogs.elespectador.com/sisifus

Publicidad
0
14430
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Margarita Londoño

Violencia paramilitar en campaña

Violencia paramilitar en campaña

El sacrificio de Martin Luther King y Jaime Garzón evocan el asesinato político cuando la violencia hace de las suyas en una campaña electoral para escoger nuevamente entre la guerra y la paz
Estoy confundida

Estoy confundida

Empezando por Oprah vs Catherine, los confusos hechos de género con los que inauguramos el año, tienen que ver con violencia y acoso
Un fiscal impedido

Un fiscal impedido

Néstor Humberto Martínez atornilla su posición como máximo rector de la investigación de Odebrecht con argumentos aparentemente jurídicos, pero que intentan camuflar un interés oculto hacia entidades como el Grupo Aval
La paz no es de Santos

La paz no es de Santos

No podemos caer en los errores protuberantes que estamos cometiendo, porque si la paz fracasa, fracasamos todos
Tampoco el pene tiene la culpa

Tampoco el pene tiene la culpa

Sobre las columnas de Antonio Caballero y Héctor Abad Faciolince en torno al lenguaje inclusivo
Regalo verde de Navidad

Regalo verde de Navidad

La coalición entre Sergio Fajardo, Claudia López y Jorge Robledo se hizo feliz realidad. Solo faltó unificar listas parlamentarias -para hacer una gran bancada- y que estas fueran cerradas
¡No soy asesino!

¡No soy asesino!

El genocida de los Balcanes se suicidó de cara al tribunal internacional. Frente a las atrocidades no hay que temer a la CPI: ¡que venga y se lleve a todos los Praljak!
María Fernanda: ¡estudie vaga!

María Fernanda: ¡estudie vaga!

Negar la masacre de las bananeras con argumentos más ideológicos que históricos es un ejemplo de posverdad, y de su pretensión de reescribir las luchas campesinas y obreras desde la óptica de los grandes patronos