Opinión

Unos que llegan y otros que se van

Bienvenido el ELN al proceso de paz y bien ido Eduardo Montealegre de la Fiscalía

Por:
abril 01, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Después de la alegría por los goles de nuestra selección, no llegan otras buenas noticas como para contrarrestar las malas de Semana Santa. El ELN por fin entró formalmente a un proceso de paz que se suma al de las Farc para darnos la esperanza de que algún día las guerrillas sean tema del pasado. Eso sin duda es alentador después de que el 23 de marzo pasó en blanco o mejor, paso con noticias destempladas sobre los escollos en los acuerdos de La Habana.

Es cierto que de ningún lado se habló de obstáculos insuperables pero sí de serias diferencias en este último punto sobre la terminación del conflicto. Era tan malo el sabor de esa mesa vacía como la llamó la revista Semana, que Timochenko salió a dar una entrevista que permitió recuperar el ánimo, no tanto por lo que dijo como por el tono conciliador con que lo dijo.

El estado anímico de Colombia, la semana pasada,
estaba más bajo que los niveles de aceptación de Juan Manuel Santos

El estado anímico de Colombia, la semana pasada, estaba más bajo que los niveles de aceptación de Juan Manuel Santos y la culpa se repartió entre el proceso de paz y El Niño que nos tiene ad portas de un racionamiento.

De manera que la entrada del ELN en conversaciones formales y abiertas, porque ya venían realizándose en confidencialidad, es muy importante y al gobierno le da un respiro en esa caída vertiginosa que traía frente a la opinión pública. Si no pasaba algo así, las salidas diarias del Presidente a contarnos cómo se ha comportado el ahorro de energía ya no le iban  a servir para nada.

La otra buena  noticia de esta semana es la salida de Eduardo Montealegre de la Fiscalía. Hay que decir que con tal que se vaya, aunque le vaya bien. Han sido tantas y tantas las fallas cometidas por él, que lo bueno que haya hecho (y algo de bueno habrá hecho) quedó sepultado por ese ego enorme que maneja un hombrecillo tan pequeño, tan lleno de intereses creados, tan aconductado para perseguir enemigos y tan complaciente para salvar amigos.

Montealegre dejó a la Fiscalía con más descrédito que cuando la recibió. Sabemos que es una entidad enorme, con múltiples responsabilidades y un acumulado de procesos sin resolver. Pero si se hubiera concentrado en su trabajo y no en intentar labrarse un futuro político seguramente el tiempo le habría alcanzado para muchas cosas más.

Una de los yerros que más me molestó del señor Montealegre fue el que hiciera una justicia mediátIca, plagada de anuncios de ordenes de captura, en muchos casos equivocadas y en otros abiertos atropellos al buen nombre y al debido proceso. En cambio engavetó y nos quedó debiendo explicaciones sobre Saludcoop y Palacino, su antiguo cliente.

Otra de las cosas molestas y ciertamente problemáticas fue su insistencia en meterse a opinar, sin que nadie se lo hubiera pedido, sobre el proceso de paz. Al principio daba la impresión que estas ideas soltadas frente a los micrófonos, le gustaban al presidente Santos, pero poco a poco se fueron convirtiendo en una molestia y entre más lo ignoraban en la Casa de Nariño, más atrevido fue en sus ideas. Hasta que para rematar y como gran acto de despedida lanzó la propuesta de que los acuerdos de La Habana se elevaran a categoría de pactos internacionales. Ah, y como si fuera poco, dejó presentado un proyecto de legalización del aborto que pretende sonar muy de avanzada pero terminará hundido y hundiendo la posibilidad de una legalización más cuidadosa.

Que se vaya Montealegre y se lleve a doña Natalia como su profesora de alemán y deje sus brillantes ideas de paz en paz.

Bienvenido el ELN a un país harto de la guerra, de la destrucción de recursos naturales y del secuestro. Bienvenidos aunque haya que perdonarles todo para que no sigan delinquiendo en nombre del pueblo; y bien ido  Montealegre de un país que necesita con urgencia que a la par con la instauración de una justicia transicional la otra justicia funcione por fin algún día. Estos dos hechos valieron vivir esta semana de Pascua y Resurrección… de la esperanza.

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus

-.
0
558
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Que tiemble Sebastián II

Que tiemble Sebastián II

La verdad de las Farc

La verdad de las Farc

Marxismo de moda

Marxismo de moda

Uribe, o ganar por W

Uribe, o ganar por W

Mujer negra vs Macho blanco

Mujer negra vs Macho blanco

¡Tranquilos!

¡Tranquilos!

Que le expliquen a Duque

Que le expliquen a Duque

Dando guerra

Dando guerra