Una nueva contradicción de Claudia López

El nombramiento Cristina Arango como gerente del Acueducto de Bogotá iría en contravía del discurso de anticorrupción con el que la alcaldesa llegó a su cargo

Por: Edgar Tovar
febrero 25, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Una nueva contradicción de Claudia López

El nombramiento de Cristina Arango Olaya en la EAAB es abierto y descarado clientelismo, que no tuvo en cuenta la opinión de la ciudadanía

“Bogotá pide a gritos elegir un gobierno que escuche y deje atrás uno arrogante que impone”, nos dijo siempre Claudia López durante la campaña a la Alcaldía de Bogotá. Hoy como alcaldesa, los bogotanos con sorpresa hemos visto todo lo contrario a esa promesa electoral. El caso más evidente de esa contradicción de la candidata Claudia López candidata y Claudia López dignataria es el probable nombramiento de la cuestionada economista Cristina Arango Olaya como gerente General de la EAAB.

Le interesa:

El duro sindicato del Acueducto de Bogotá se alista a enfrentar a la nueva directora

El nombre de Arango Olaya es duramente cuestionado por ciudadanos, empleados y el sector sindical, por los desafueros y arbitrariedades que cometió durante los catorce meses que ejerció como gerente de Empresas Municipales de Cali, EMCALI, en el año 2016.

Y es que cuando gerenció EMCALI, Arango Olaya fue sancionada por la Procuraduría General de la Nación al encontrarla responsable del despido injustificado de varias trabajadoras sin previa autorización legal.

Cristina Arango también  fue la Secretaria de Planeación de la corrupta alcaldía de Samuel Moreno, condenado por el escándalo más grande de la Capital, el llamado “Carrusel de Contratos de Bogotá.

Y es que el nombramiento de Arango Olaya en la EAAB demuestra que a la hora de escoger los altos funcionarios del Distrito, primaron una vez más los intereses de los poderosos y no las promesas de campaña; en este caso, la alcaldesa fue sorda al clamor de los empleados de la empresa, representados en los sindicatos, que con argumentos y con sobradas razones advirtieron a la mandataria lo riesgoso que para Bogotá sería la llegada de la Arango a la EAAB; una persona de corte abiertamente neoliberal y contraria a la ideología de los partidos progresistas.

Abanderada en el tema de la lucha contra la corrupción, la alcaldesa, en su campaña también dijo que: "Hoy la que nos necesita es Bogotá...Necesita que la saquemos de las secuelas de la corrupción". Entonces es cuando los bogotanos nos preguntamos ¿cómo lograr ayudar para esa necesidad?, si quien nomina a los altos cargos, escoge y nombra de manera arbitraria y contraria a la ideología de partido y a los intereses de los trabajadores, a Cristina Arango, funcionaria que demostró con su gestión como gerente de EMCALI, que es promotora del modelo privatizador y de persecución a la clase trabajadora ¿Acaso esa conducta no es corrupta?


Otra de las evidencias de los actos abiertamente contrarios a lo prometido por Claudia López en su propuesta de gobierno, está en el ideario QUIENES SOMOS que dice que “Somos una  generación  que  representa  la  pluralidad  ciudadana,  que  escucha,  que  trabaja en equipo, que tiene el carácter y la valentía para usar su voz y voto libre para enfrentar el abuso de poder y la corrupción de  la  vieja  clase  política  y  que  trabaja  en  equipo  con  la  ciudadanía    para  construir  el  bienestar  de  las  mayorías y  enfrentar  los  retos del presente y del futuro”.

Nada más contrario a la realidad de la administración que dirige, ¿cuál pluralidad ciudadana?, ¿cuál escucha?, ¿cuál trabajo en equipo?, ¿cuál control del abuso de poder y la corrupción de la vieja clase política?

El nombramiento de la economista Arango Olaya en la Empresa de Acueducto de Bogotá, demuestra que el programa de gobierno de la alcaldesa Claudia López es letra muerta, ya que el clamor ciudadano expresado por los sindicatos de la empresa no fue oído y priman los acuerdos ocultos con la vieja clase política corrupta. Tampoco hay trabajo en equipo porque estamos asistiendo nuevamente al poder omnipotente del alcalde de turno que como candidato promete una cosa en campaña y como gobernante hace todo lo contrario. Las mentiras no tienen ideología, simplemente engañan al pueblo. No importa si es de derecha, de izquierda o de centro.

Las contradicciones entre el proponer y el obrar de la alcaldesa López también se nota cuando en su programa de gobierno enuncia que: "Con cero tolerancia a la corrupción: Respetamos las reglas, cumplimos la ley e involucramos a la gente en la toma de decisiones y en el control de lo que se hace con nuestros impuestos y recursos, que son sagrados. Gobernamos sin clientelismo, abuso de poder ni corrupción".  Nada más alejado de una realidad que confirma que el nombramiento de Cristina Arango Olaya en la EAAB, es un abierto y descarado clientelismo que no tiene en cuenta la opinión de la ciudadanía.

Podríamos decir que el programa de gobierno de Claudia López, construido con la esperanza de cambio y de oportunidades para la clase media y trabajadora, que por inteligente, diferente, diversa e incluyente la eligió para devolverle la majestad a la política, tristemente quedó en un escrito irrespetado que genera politiquería, clientelismo y acuerdos mezquinos y subrepticios.

"Actuamos con responsabilidad fiscal. Escogemos a  los  funcionarios  por  mérito,  trabajamos  con  decencia,  idoneidad  y  compromiso por el cuidado de lo público, el servicio al ciudadano y el desarrollo de la ciudad. Ejercemos la autoridad con legitimidad”.

¿Dónde quedó esta promesa que no se ha cumplido en el nombramiento de Cristina Arango Olaya en la gerencia de la EAAB:

Si en esta administración de Claudia López no se escogen a los profesionales idóneos sin tráfico de influencias que quieren cambiar la manera corrupta de hacer política clientelista, ¿cuándo será? Luego, ¿no era en esta alcaldía?, ¿no fue la doctora Claudia la abanderada de la consulta anticorrupción?, ¿qué pasó?, ¿con el nombramiento de Cristina Arango estamos siendo testigos de un intercambio de platas entre la alcaldesa y el presidente Iván Duque, donde este entrega 7 billones para el metro y ella, a través de la EAAB, entrega 6 billones a una ficha del exministro Mauricio Cárdenas Santamaría?, ¿por qué la alcaldesa, como ha hecho con sus anteriores nombramientos, esta vez  no lo anunció en su cuenta de twitter sino que lo hizo la cuenta oficial de la alcaldía?


Muchas preguntas surgen de este despropósito retador, ya que el único mérito que tiene la Cristina Arango Olaya es pertenecer a la clase politiquera de siempre y tener buenos padrinos que trabajan contra viento y marea para sostenerla en el cargo, así no le convenga al Distrito y a la empresa de Acueducto.

Puede interesarle:

Cristina Arango Olaya, alfil de Mauricio Cardenas

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
5500

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Cristina Arango Olaya, alfil de Mauricio Cardenas

Cristina Arango Olaya, alfil de Mauricio Cardenas

Lazard: el escándalo de corrupción, está también en Colombia

Lazard: el escándalo de corrupción, está también en Colombia