Una farsa llamada cultura ciudadana

No es más que una herramienta política clasista, pensada desde el norte de Bogotá sin considerar la experiencia de vida de quienes no viven allí

Por: Rafael Eduardo Calvo Escolar
enero 10, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Una farsa llamada cultura ciudadana
Foto: Las2orillas

Ojalá Claudia López no gobierne a Bogotá como lo hizo Mockus, utilizando la tal cultura ciudadana con el argumento de existir una falla cultural de nuestros pueblos para así poder despolitizar todo el universo social de inconformidad que vive la ciudad. Sería un desastre para nuestra capital que la nueva alcaldesa utilice esa trampa de hacernos ver una supuesta pérdida de valores, una proliferación de mala educación ciudadana, de irrespeto, de grosería etc, para evitar las movilizaciones y protestas legítimas de un pueblo que vive desigualdades, injusticias y hambre.

Y es que la tal llamada cultura ciudadana bogotana como herramienta política es clasista. Está pensada desde el norte de Bogotá para la gente que habita esos barrios y por lo tanto no está considerando la experiencia de vida de los otros millones de habitantes de Bogotá que existencialmente viven otras dinámicas de vida, un mundo de necesidades físicas y de hambre. Así pues si Claudia López viene con ese cuento de hacernos creer que a través de portarnos bien, ser dócil, cruzar la cebra cuando el semáforo esté en verde, jueguito de roles, estar cuando y donde lo dice el gobierno disciplinador y todas esas maricadas de la cultura ciudadana es la única y mejor forma de gobernar, está muy equivocada. Con eso lo único que logrará es operar con rostro amable y disciplinador para seguir reproduciendo, más y más, la desigualdad y la injusticia epistémica, social, cultural, racial, que existe en la ciudad.

Y quiero hacer un pequeño paréntesis para anotar que mi análisis no es cuestión de resentimiento social sino de empatía con el necesitado. Lo cierto es que soy un privilegiado que vive en el norte con todas las comodidades pero intento escribir esta alarma que asoma en la ciudad con la nueva alcaldesa porque me duele tanta tanta pobreza que conocí de cerca cuando trabajando en un laboratorio farmacéutico me tocaba visitar a enfermos con diálisis peritoneal por toda ciudad Bolívar y otras localidades, inexistentes para los ojos "decentes y educados" de muchos mockusianos y su cultura ciudadana (ojo, hay mucha gente que se dice culta que no tiene idea qué es eso de empatía social).

Y es que eso de la Cultura ciudadana no es creación de Mockus. Es una idea creada en el siglo XIX en donde se hablaba de gentes que sabían de cultura y otras que no y que supone un tipo de comportamiento del mundo; un comportamiento adecuado de acuerdo a una concepción del mundo europeo. Así que pongámonos en contexto: la tal cultura ciudadana del lituano Mockus es una concepción eurocentrista, ¡Ja! como si nosotros los colombianos deberíamos comportarnos como ciudadanos suizos o alemanes sin considerar por un momento que estamos en Colombia- latinoamérica donde existen otros tipos de dinámicas y de conflictos....

En conclusión creo que ese experimento cuasi sofisticado de Mockus y que la nueva alcalde de Bogotá piensa seguir, es una forma tramposa de erradicar a la izquierda (como lo quiso hacer el anticomunismo lituano y distorsionado de Mockus). Y esa es la trampa en Colombia con cara risueña de payaso. Si señor, la izquierda debe saber que Claudia López es más peligrosa que Peñalosa. Ella es la frontera neoliberal donde se cocina un feminismo neoliberal y de derecha pura y dura. Un neoliberalismo disfrazado de conciencia social para calmar el sentimiento de culpa de los poderosos y para engañar a los pobres y a los pobres ilusos.

Pero nada de nervios. Desde la academia y desde los movimientos sociales existe ya de un conocimiento real de la farsa del señor Mockus que tanto daño les trajo a los habitantes necesitados que pueblan la ciudad. Así pues, señora alcalde, Bogotá se merece algo más y el pueblo lo está pidiendo por todos lados.

Y la movilización de esas multitudes inconformes es el camino. Una conciencia ciudadana en acción. Con o sin capucha.

-.
0
1402
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana

"Cultura" Metro en Medellín

Nota Ciudadana
Pacto para recuperar el espacio público

Pacto para recuperar el espacio público

Nota Ciudadana
Es la ciudadanía, organizada y consciente, la que debe educar al Estado decadente

Es la ciudadanía, organizada y consciente, la que debe educar al Estado decadente

Nota Ciudadana
La culpa no solo es del día sin IVA

La culpa no solo es del día sin IVA