¿Hay un nuevo paradigma en la relación de Petro con Estados Unidos?
Opinión

¿Hay un nuevo paradigma en la relación de Petro con Estados Unidos?

La política exterior del gobierno de Petro hacia Estados Unidos consolida los ejes tradicionales de la relación con ese país: los acuerdos militares y el TLC

Por:
junio 04, 2024
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.

El XI diálogo de alto nivel entre el gobierno colombiano y el estadounidense, a finales de mayo, los ejercicios militares con la armada de ese país, la enésima visita de la jefa del Comando Sur y la participación de Colombia como “socio global de la OTAN”, ratificada por el actual gobierno, evidencian que, a pesar de algunas diferencias, la política exterior del gobierno de Petro hacia Estados Unidos consolida los ejes tradicionales de la relación con dicho país: los acuerdos militares y el Tratado de Libre Comercio.

El XI diálogo de alto nivel estuvo encabezado por el canciller Luis Gilberto Murillo y por el subsecretario de Estado de Administración y Recursos de EEUU, Richard Verma, y concluyó lanzando el plan Vida Colombia, calificado por Murillo como un nuevo paradigma en la relación entre los dos países.

Richard Verma subrayó el liderazgo de Colombia en la COPP XVI y el trabajo frente a la crisis humanitaria de Venezuela. El temario no incluyó el Tratado de Libre Comercio, espina dorsal de las relaciones económicas entre los dos países, sí el tema migratorio. Atendiendo a la política de Estados Unidos, consistente en promover que los migrantes se queden en los países de tránsito, de tal forma que no lleguen a las fronteras estadounidenses, Murillo habló de que fue bien vista la propuesta norteamericana de regularizar entre 500.000 y 600.000 personas.

Paralelamente y con la nueva visita de la general Laura Richardson, jefa del Comando sur, se anunció que el portaaviones Gerald Ford llegará a la Costa Pacífica colombiana a finales de junio. El portaviones llegará como resultado de los ejercicios Resolute Sentinel, que comenzaron el 27 de mayo y continuarán durante tres semanas, con el propósito, según afirman sus organizadores, de preparar a los ejércitos de Estados Unidos y sus socios para la asistencia humanitaria, la respuesta a desastres, la conciencia sobre el dominio espacial, la ciberseguridad, las operaciones especiales y los ejercicios contra amenazas, además de intercambios legales y médicos y proyectos de construcción.

La operación Resolute Sentinel se inició en 2021 y está liderada por el Comando Sur, Southcom. Según lo aclara el mismo Southcom, busca compartir tácticas, técnicas y procedimientos para garantizar una integración perfecta durante futuras emergencias o tiempos de crisis.

La operación incluye a Perú, Colombia, Ecuador, Chile, Brasil, Francia y Estados Unidos y, según el mayor general de la Fuerza Aérea de EEUU, Evan Pettus, comandante de la 12.ª Fuerza Aérea (Fuerzas Aéreas del Sur), “es una demostración de nuestra capacidad para operar juntos a fin de mantener la libertad y la estabilidad globales”.

Resolute Sentinel comenzó en Perú y el eje de los ejercicios es el portaaviones USS George Washington, una base flotante y uno de los más grandes del mundo. Es un buque nuclear con más de 50 aviones F-18, aeronaves de inteligencia y de guerra electrónica y cinco mil tripulantes. Es el único portaviones estadounidense en el Pacífico y tiene como sede el comando de la Séptima Flota en Japón. Sus viajes dejan al descubierto las prioridades de la potencia del Norte y, precisamente en esta oportunidad, ha hecho ejercicios en Brasil y Argentina, donde fue interpretada su llegada como un símbolo del apoyo de Biden a Milei.

Los ejercicios conjuntos son básicamente militares. Así se alardee de humanitarismo y medio ambiente, la retórica en boga, su impacto sobre las condiciones de vida de las regiones en las cuales opera y las capacidades del Estado son nulas. Se proponen asegurar la capacidad de la armada estadounidense para coordinar acciones y organización con los ejércitos locales, vistos como subordinados.


En medio de la visita a la base militar de Tolemaida, Laura Richardson ofreció la venta de aviones F-16 para reemplazar la flota de los Kfir israelíes


Los ejercicios se están realizando apenas cinco meses después de que Colombia y Estados Unidos, en diciembre de 2023, suscribieran un plan militar de acción bilateral calificado por la embajada norteamericana como un hecho histórico. El plan se desarrollará entre 2025 y 2029 y busca fortalecer la estabilidad y la seguridad regional para afrontar los retos actuales y futuros, como el narcotráfico, el terrorismo y otras amenazas trasnacionales.

En medio de la visita a la base militar de Tolemaida, Laura Richardson ofreció la venta de aviones F-16 para reemplazar la flota de los Kfir israelíes. Con ella como agente de ventas, el negocio parece marcharle bien a la Lockheed Martin, la compañía fabricante. Argentina acaba de comprar 24 cazas F-16.

Los aviones y la cooperación militar se darían dentro del programa de ventas militares al extranjero (FMS) y la donación o financiamiento de armamento retirado de los inventarios de Estados Unidos bajo la modalidad EDA (Excess Defense Articles). Para aceitar el negocio, la general Richardson donó a las Fuerzas Militares de Colombia diez puentes militares y añadió que esto facilitaría la interoperabilidad de la OTAN. Para adornar el pastel ofreció compensaciones industriales.

Colombia es el único país de América Latina que es socio global de la OTAN, estatus que está solicitando Milei. Colombia lo comparte con Japón, Australia, Nueva Zelanda y Corea del Sur, integrados a la alianza de Estados Unidos contra China.

En su momento varios países de América Latina cuestionaron el papel de Colombia en la OTAN, pero ahora guardan silencio sobre la permanencia del gobierno de Petro en ella.

Ser aliado extra-OTAN es un carácter que Biden le otorgó al presidente Duque en 2022, Clinton a Menem y Trump a Bolsonaro.

El nuevo paradigma en las relaciones con Estados Unidos, anunciado con euforia por el canciller Murillo, se limita a remedar la subordinación que han mantenido con Washington todos los gobiernos colombianos sin excepción.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Asamblea Constituyente, proceso constituyente, ´fast track´ Los cañazos de Petro: ¿ignorancia o mala fe?

Asamblea Constituyente, proceso constituyente, ´fast track´ Los cañazos de Petro: ¿ignorancia o mala fe?

Biden vs Trump: el mundo no puede estar en peores manos

Biden vs Trump: el mundo no puede estar en peores manos

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--