Un médico explica (desde su punto de vista) las diferencias ideológicas entre derecha e izquierda

Espero que la “gente de bien” se convierta a la izquierda libertaria, infinitamente más solidaria y justa que la barbarie y la espoliación conservadoras

Por: fernando garcía ortega
abril 08, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Un médico explica (desde su punto de vista) las diferencias ideológicas entre derecha e izquierda
Foto: Pixabay

La derecha considera la desigualdad social tan natural e inmutable como el tiempo. Al izquierdista le indigna y procura erradicarla. Ser de izquierda es conocer al pueblo, saber dónde y cómo sobrevive, lucha y sufre. El conservador cree que pobres y  ricos nacieron así por designios divinos.

El izquierdista no descarta la validez del socialismo por modelos políticos fallidos, mal aplicados. El plutócrata en cambio lo critica sin fundamento, con sevicia y miopía evidentes, si el capitalismo extremo fracasó para la mayoría del mundo. Casi 3000 millones  sobreviven con menos de dos dólares día. Hay 1200 millones, aguantando hambre por culpa del neoliberalismo salvaje, de la derecha extrema, de los conservadores. Y la progresión de la miseria  creciente no es mayor, gracias al socialismo chino, que -a pesar de sus errores-, alimenta, da salud y educación a 1400  millones.

La derecha se engolosina en el poder y justifican todo por mantenerse en él, sólo es malo que la izquierda cometa errores, ven la paja en el ojo ajeno, no la viga en el propio, ni luchan por mejorar las cosas. Son explotadores de la ignorancia y la pobreza a gran escala.

El pensamiento liberal profundiza  nuestros vínculos con el pueblo, estudiamos, reflexionamos, buscamos cómo llevarle el progreso; fortalece proyectos  comunitarios. El conservador es segregacionista, racista, homofóbico y cree su destino manifiesto por obra y gracia del altísimo.

La izquierda actúa por principios. La derecha, por intereses. Un militante de izquierda puede perderlo todo, menos la moral porque le presta un inestimable servicio al conservador, que lo fustiga y lo enjuicia sin miramientos. Se robaron un billón de pesos del internet  para interconectar  800 pueblos aislados, para comprar votos en esta campaña a la presidencia, pero van a destituir a una profesora que le donó 200 mil pesos a la campaña del candidato Petro.

El verdadero pensamiento libertario, revolucionario es para servirle a las mayorías desprotegidas, para acabar tantas desigualdades. Un rebelde por convicción daría la propia vida porque otros no la pierdan. No se  humilla ante el poder, ni se ufana al conquistarlo. Mantiene mística en su militancia, conoce la historia y es solidario con los desposeídos, tolerante, sin  idealizarlos, pues tienen vicios y cometen errores aunque menos que las élites. No son mejores ni peores que los demás, sino que les han privado de lo esencial para vivir en forma digna.

Por eso los hombres de pensamiento libertario estamos al lado de los millones de desposeídos. Es una cuestión de justicia. De proteger con vehemencia sus derechos inalienables. Pero  no podemos esperar de ellos actitudes y comportamientos que tampoco hay en los que tuvieron educación plena y toda suerte de oportunidades, como pretende el conservador promedio. En todos los sectores de la sociedad hay corruptos y bandidos. Sólo que en la derecha la corrupción tiene protección de la ley frecuentemente, la justicia es sólo para los de ruana.

Dejen de juzgar, burgueses acomodados en una posición confortable, criticando y señalando a quien lucha por sobrevivir, al que delinque para llevar comida a sus hijos; dejen de acosar al que embaraza a su mujer año tras año, porque el cura prohíbe planificar. O porque no tiene plata para comidita, menos para condones o los anticonceptivos de su compañera. Menos ensañarse contra quienes siendo indios no planifican, entre otras razones, para sobrevivir al exterminio sistemático y la expulsión y expropiación de sus territorios ancestrales.

Espero que la actualmente llamada “gente de bien” entienda como debería funcionar todo el mundo. Y en un acto de grandeza e inteligencia tan esquivas en su estrecho círculo, les remuerda la consciencia y se conviertan a la izquierda libertaria, infinitamente más solidaria y justa que la barbarie y la espoliación conservadoras.

-.
0
200
Francesco Petro, el abuelo italiano de Gustavo Petro, más rebelde que él

Francesco Petro, el abuelo italiano de Gustavo Petro, más rebelde que él

El trágico final de los dos profesores más queridos de Gustavo Petro

El trágico final de los dos profesores más queridos de Gustavo Petro

¿Podrá Gustavo Petro cambiar la política contra las drogas sin permiso de Estados Unidos?

¿Podrá Gustavo Petro cambiar la política contra las drogas sin permiso de Estados Unidos?

Francia Márquez, la mujer afro que conquistó la Casa de Nariño: historia de un milagro social

Francia Márquez, la mujer afro que conquistó la Casa de Nariño: historia de un milagro social

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus