Un homenaje más que merecido al jeep Willys

Lleva alrededor de 70 años dándole la mano al campesino, por esta razón es considerado como la herramienta más importante en el desarrollo de la caficultura

Por: Álvaro W. Pineda T.
noviembre 10, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Un homenaje más que merecido al jeep Willys

El jeep Willys nació en noviembre de 1940 a partir del Diseño del ingeniero Karl Probst, quien trabajaba en la compañía American Bantan. Fue una respuesta a la demanda de la Segunda Guerra mundial, pues los nazis tenían en su arsenal al vehículo Volkswagen Kübelwagen; que es la versión militar del Volkswagen Escarabajo.

En el campo de batalla tuvo múltiples oficios: transportaban tropa, barrían nieve, soltaban cortinas de humo, eran altares portátiles para los capellanes del ejército, servían de tarima, se podían lanzar en paracaídas, se utilizaban como botes después de adecuarlos, proporcionaban agua caliente para afeitarse, servían de ambulancia, etc.

A mediados de la década del cuarenta, al finalizar la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos quedó con un gran excedente de jeep Willys, y mediante un plan llamado Alianza para las Américas empezaron a llegar a nuestros países.

Fue así, como un militar diseñado para la guerra llegó a Colombia y poco a poco se convirtió en el reemplazo de la mula, pues nuestra topografía tan accidentada no es fácil para ningún vehículo.

En 1954 la fábrica le instaló el motor Huracán, dándole más potencia y confiabilidad, lo que lo consagró como el líder de nuestras montañas. Así y con colores más vivos, el Willys utilizó su mejor camuflaje, no para la guerra sino para traer paz y progreso a la región, y ha sido tan exitoso que se encuentra Incluido como patrimonio mundial, dentro de la declaratoria del paisaje cultural cafetero (PCC).

y el campo de los 51 municipios que conforman el PCC.

Ya en el contexto regional vemos al jeep como uno más en el paisaje y junto a esta gran herramienta se encuentra el yipero o conductor, un personaje que no solamente se limita a manejar el carro; es la persona encargada de unir las comunidades urbanas y rurales, es quien aún, hoy en día, lleva la comunicación en papeles y mensajes que les confían los campesinos; es quien le informa al campesino como se encuentra el pueblo y al pueblerino y citadino como está el campo. Es el que conoce perfectamente el estado de las vías, el que recomienda al campesino donde comprar y quien sirve de guía al jornalero recién llegado, es la persona que cuida del niño que va solo en el viaje, es el del apodo jocoso, el que lleva el “porrón” de leche hasta el pueblo y el que lleva el bulto y lo deja en la entrada de la finca, el que contagia la música de los nuevos artistas populares a todos los que transporta, el que sabe los precios de cosecha y el que desinteresadamente nos da un aventón. Un yipero salvaguarda nuestro patrimonio cultural.

Si hay un lugar donde existe gran cantidad de vehículos de esta línea es Sevilla, Valle, además es tierra de antiguos mecánicos, genios en la preservación de este patrimonio como el caso de “Tarzán”, “El abejorro”, “La rana”, “Tornillo”. Dicen de estos personajes eran tan diestros y fuertes que algunos se metían bajo el vehículo y descargaban la transmisión del carro sobre su pecho y la sacaban de esa forma. haciendo ellos también parte de esa protección del patrimonio.

Por esta y muchas razones más se debe hacer un homenaje, no al carro lleno de corotos, no a la pericia del chofer, porque ya se ha hecho, sino al vehículo y a ese conductor que protegen nuestro patrimonio. A ese equipo hombre –máquina que forjaron nuestra identidad, a esa herramienta de transporte y comunicación que cambió el paisaje.

El 10 de diciembre se hará un encuentro al jeep Willys. La ruta de la caravana empezará en la ciudad de Calarcá y pasará por Barcelona y Caicedonia, llegando a Sevilla. Se espera gran cantidad de estos vehículos y romper un record mundial de Willys reunidos en un encuentro.

La marca actual son 353 carros en caravana reunidos en Armenia, como un dato adicional Sevilla sin convocar un desfile puede pasar de los 300 vehículos en sus calles y veredas.

Cuando una región fortalece sus tradiciones y tiene sentido de pertenencia se prepara para enfrentarse a un mundo globalizado y está más cercana al progreso.

El jeep Willys y la cultura gestada alrededor de él son nuestra identidad y debemos preservarla, por esta razón es deber de todos en la región, apoyar su conservación.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
920

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus