Opinión

Un agosto para Jamal y Davis

Noticias de la otra orilla

Por:
agosto 04, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Un agosto para Jamal y Davis
Miles Davis y Ahmad Jamal, una relación definitiva en momentos cruciales del jazz moderno

Es agosto. Hay cambio de gobierno en el país, y mientras un ruido sordo y de malos augurios pareciera estar sonando sin saber a ciencia cierta desde dónde es que viene, yo me pongo a pensar que fue en agosto, hace casi sesenta años, que Miles Davis hizo posible el milagro aquel de Kind of blue.

Pero quiero empezar por Frederick Russell Jones, más conocido como Ahmad Jamal, un prodigio que a sus 18 años había compuesto el tema Ahmad's Blues, que hizo parte de la famosa obra teatral ¿Quién le teme a Virginia Woolf?, fue el pianista que interpretó el tema de Johnny Mandel en la película Mash! Y dos temas suyos del album But Not For Me, los titulados Music, Music, Music y Poinciana, hicieron parte de la banda sonora de Los Puentes de Madison la película de Eastwood, gran amante del jazz.

Dice Miles Davis en la autobiografía que le dictó al poeta y crítico de jazz Quince Troupe, que alrededor de 1953 le había llamado poderosamente la atención un pianista del que su hermana Dorothy le había hablado una vez con gran entusiasmo desde un teléfono público de Chicago. “Junior (como le decían familiarmente en su casa), estoy escuchando aquí justo en este momento a un pianista que sé te va a gustar”. Miles dice que fue a verlo y que aquello realmente le había impactado porque era justo lo que él había estado buscando para interpretar su música. Las virtudes pianísticas de aquel joven de escasos 22 años las caracterizaba Davis exaltando su concepto del espacio, la sutileza de su touch, su economía y discreción y la manera en que fraseaba las notas, los acordes y los pasajes.

Tal admiración y reconocimiento de Davis hacia Jamal puede constatarse con lo que Davis haría en los 50 al grabar con su quinteto un importante material que había sido grabado o interpretado ya por Ahmad Jamal en años anteriores, tales como 'Squeeze Me', 'It Could Happen To You', 'But Not For Me', 'Surrey With The Fringe On Top', 'Ahmad's Blues', 'On Green Dolphin Street' and 'Billy Boy'.  Temas a los cuales habría que agregar también los incluidos en un album que Jamal grabara en 1955, y que luego Davis y Gil Evans utilizaron en los discos Miles Ahead y Porgy and Bess. Hablo de 'New Rhumba', 'Excerpts From The Blues', 'Medley' (en realidad ‘I Don't Want To Be Kissed’) y 'It Ain't Necessarily So'.

Entre otras cosas, el encuentro con Jamal y la adhesión a su estilo llevó a Davis a expresar una polémica opinión en contra de Thelonious Monk, en el sentido de que éste no sabía tocar el piano detrás de un trompetista, cosa que hizo incómoda la ocasión en la que grabaron el disco Miles Davis and the Modern Jazz Giants, en razón de que Davis quería escuchar la sección rítmica sin el piano y oír los silencios en la música, puesto que él ya había empezado a utilizar en las composiciones y los arreglos ese espacio respiratorio que él había tomado de Ahmad Jamal.

 

Este agosto cumple 59 años de haber sido publicado: Kind of Blue.
El álbum más vendido en toda la historia del jazz
y considerado una verdadera obra de arte

 

El caso es que, para que el arrogante Davis tomara como parámetro y referente de su música el pianismo y tantos temas de Jamal, significaba realmente que éste era “otra cosa” en el jazz de ese momento, en el que eran rabiosamente celebrados pianistas como Bud Powell, Thelonious Monk u Horace Silver; y que haber encontrado a Jamal, que sabía tocar pocas notas entre largos silencios sabiendo respetar los espacios de los solistas, representaba para Davis la oportunidad de darle a su música una forma distinta de expresarla con otros  elementos diferentes de los que utilizaba la estética sobreabundante del be bop. Miles la sistematizaría después a través de las escalas modales que llevaron su música a la máxima expresión con el álbum que en este agosto de 2018 cumple 59 años de haber sido publicado: Kind of Blue. El álbum más vendido en toda la historia del jazz y considerado una verdadera obra de arte

Tal reconocimiento fue definitivo para que Davis quisiera enganchar a Jamal en su quinteto, cosa que al final no ocurrió, pero la marca de Jamal es en diversos sentidos visible en Davis, al punto de que alguna vez llegó a decir: “Vivo solo para escuchar el próximo disco de Jamal”. Tal frase, apasionada y rotunda, podría ser suficiente para demostrar el respeto y la admiración de Davis; el Príncipe de las Tinieblas quedó iluminado por la sombra de su pianista favorito, y quiso encontrar en sus pianistas posteriores las mismas cualidades de Jamal. Así ocurrió con Red Garland, con Bill Evans, con Winton Kelly, y más tarde también con Herbie Hancock. La clave del asunto estaba en el uso de los denominados "pedal points" de Jamal, que, luego de un famoso libro de George Russell, fueron mejor conocidos como "modes", un recurso técnico para posibilitar la extensión de los solos.

En todo caso, esa rara relación de Jamal y Davis fue definitiva en momentos cruciales del jazz moderno y para dejar en Davis una importante influencia en su vida y en su carrera, tal y como el trompetista lo reconoce enfáticamente en ocho referencias dedicadas a Jamal en su voluminosa y polémica autobiografía, en la que en algún momento puntualiza que un músico como Ahmad Jamal no tiene el reconocimiento y la valoración que se merece.

-Publicidad-
0
257
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Dios fue mejor cuando era tigre

Dios fue mejor cuando era tigre

Cuando Satoko Tamura en Barranquilla

Cuando Satoko Tamura en Barranquilla

Una manzana en diez pedazos (final)

Una manzana en diez pedazos (final)

Una manzana en diez pedazos (III)

Una manzana en diez pedazos (III)

Una manzana en diez pedazos (II)

Una manzana en diez pedazos (II)

Una manzana en diez pedazos (I)

Una manzana en diez pedazos (I)

Columna para marchar dos días después

Columna para marchar dos días después