Opinión

Tunick: ¡empelote usted la patria!

La empelotada dirigida por Santos dejaría al descubierto, no lo que todos tenemos, sino las intenciones soterradas que tienen al alto gobierno y su sosías, la alta política, en el cuadrilátero

Por:
Abril 28, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Dice Spencer Tunick en Semana: “Cuando a usted le toca participar en un proyecto donde nadie tiene la ropa puesta, de inmediato percibe una sensación de igualdad, de comunidad, y lo hace a través de una experiencia artística. Compartir su cuerpo le ayuda a la gente a ajustar sus prejuicios y avanzar en sus vidas”.

Tunick —para el que aún no esté en la pomada—es el fotógrafo neoyorkino que se dedica a empelotar multitudes, para retratarlas. En lugares emblemáticos del mundo: El Zócalo (México), la Estación Central (Nueva York), el Mar Muerto (Israel)… Y el próximo junio en Bogotá.

Sí señores, la mirada quitacalzones de Tunick aterrizará en la Sabana.

El esnobismo capitalino está que arde, ya se han inscrito más de dos mil mortales que arrumarán solomitos, sobrebarrigas, puntas de anca, pechugas, tocinos, criadillas…, a la espera del famosísimo clic.

(“Compartir su cuerpo le ayuda a la gente a avanzar en sus vidas”, cuánta filosofía. Supongo que las miles de personas que le han servido a Mr. T. para las puestas en escenas de carne y hueso, hacen parte de la avanzada planetaria de la humanidad. Ah, maldita ropa. No ser yo capaz de quitármela en la intemperie. Iría disparada).

Lo que molesta de esta propuesta no es la propuesta en sí —en materia de gustos no hay disgustos, y además no deben ser muchos los que se escandalicen por ver a semejantes sin los trapitos encima–, sino el maquillaje con el que se vende. Un divertimento, cuya parafernalia es toda una empresa con ánimo de lucro, debe presentarse así: divertido, efímero, irreverente, contemporáneo y punto. Sin pretender vestirlo con el traje del emperador.

Los que se quieran empelotar –porque les gusta, por curiosidad, por no quedarse atrás, porque sufren de calores, porque están estrenando liposucción, por lo que sea– que se gocen la ocasión. Una marca de whisky, un museo y un columnista se los agradecerán. (Eso sí, después no se quejen de la bronquitis, que el frío puede entrar al cuerpo por cualquier rendija).

Claro que si la empelotada fuera en el Pantano de Vargas, con JM Santos fungiendo de Bolívar y el Míster, de Rondón, hasta muy lejos del altiplano se oiría este mandato: Tu-tunick: ¡empelote usted la pa-patria! Y ahí sí la cosa cambiaría.

Sería una toma histórica y, a lo mejor, un Nobel se ganaría; aunque fuera de Imagen. (Ahí le queda la inquietud al nuevo comunicador de Palacio). ¿Saben por qué? Porque dejaría al descubierto, no lo que todos tenemos –unos mejor distribuido que otros, es verdad–, sino las intenciones soterradas que tienen al alto gobierno y su sosías, la alta política, en el cuadrilátero. Y a Colombia, patasarriba.

El vicepresidente hace pataleta si Fulanito no entra en la terna
para fiscal y Santos prefiere tenerlo de amigo…
La Dama de las Almendras, que no se la va ni con el vice
ni con Fulanito, después de conocida la terna, se fuga con los corotos…

El vicepresidente hace pataleta si Fulanito no entra en la terna para fiscal y Santos prefiere tenerlo de amigo… La Dama de las Almendras, que no se la va ni con el vice ni con Fulanito, después de conocida la terna, se fuga con los corotos… El ex Gaviria, que sufre de berrinches cuando no le dan el juguete que quiere, castiga con el látigo de la indiferencia al presidente porque sacó a Peranito de la terna y no incluyó a Simoncito en el Gabinete de la Paz, (el tercero que hemos tenido con el mismo nombre en este gobierno largo)…

Serpa alista el “vibrato” con miel de abejas porque su glorioso Partido no fue protagonista en los nuevos ministerios… Clara, presidenta del Polo, y Londoño, fundador del Partido Verde, dizque entraron al gobierno a título personal… EL CD se opone a todo lo que se mueva… El Procurador, conmemorando los 400 años de la muerte de Cervantes, se va lanza en ristre contra la Restitución de Tierras, (porque está en precampaña electoral)…

La Unidad Nacional hace aguas desde que chocó con el iceberg de las reparticiones, mas ahí sigue tocando en cubierta al mejor estilo de los músicos del Titanic… Roy se dedicará a asolear su camaleónica retaguardia en La Habana y a feriar declaraciones, (oh, oh)… El primer mandatario insiste en usar el retrovisor y, a estas alturas, la única imagen que ve es la suya… Cambian pasajeros en los carros oficiales, (¿mejorarán las encuestas?)… El Ministerio de la Presidencia –I beg your pardon, Tony Blair-, fue un fracaso… La mayoría de los funcionarios trabajan a futuros…

En fin… Y los de a pie a la espera del streaptease que nos permita ver las cosas al natural.

COPETE DE CREMA: Así que, Tunick, empelote usted la patria. Más que cuerpos nos interesa descubrir los ases que muchos de ellos esconden bajo las mangas. Somos casi tan voyeuristas como usted, qué le vamos a hacer. Y como nuestra utopía es “avanzar”, si no en la vida, al menos en la vía…

Publicidad
0
1584
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Adriana Mejía

Contra la mamera nacional

Nosotros, los ignorantes

Con los pelos “standing on end”

El peligro es que te quieras marchar

Trump Casino Casablanca

El Nobel se ganó un Dylan

Paz Pa´Ya

Las minas de la ira