Opinión

¿Tu verdad?

El camino que nos muestra la Comisión de la Verdad es que no existen verdades únicas, ni que son unos cuantos los que la poseen

Por:
marzo 14, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Tu verdad?
En tres años la comisión que preside Francisco de Roux debe generar un documento que contenga una explicación amplia del conflicto. Foto: Comisión de la Verdad

¿Tu verdad? No. La verdad;
Y ven conmigo a buscarla.
La tuya guárdatela.

El país se conmovió con las palabras del padre Francisco de Roux presidente de la Comisión de la Verdad después de su visita a Buenaventura y presenciar de primera mano las condiciones de pobreza, violencia e inequidad en que vive la mayoría de su gente; se refirió así a los bonaverenses: “sentí un enorme irrespeto y si no somos capaces de respetarlos a ellos nosotros no merecemos ningún respeto. Lloré de tristeza frente a Buenaventura, me avergüenzo de ser colombiano”.

En el marco de la firma del Acuerdo de Paz nace una de las entidades más complejas e importantes de todo el engranaje del estado colombiano. Se trata de la Comisión de la Verdad; una entidad, independiente y autónoma, que persigue el esclarecimiento de los patrones y causas del conflicto armado interno para satisfacer el derecho a la verdad y sentar las bases para la no repetición. Se plantea como parte de la construcción de una paz estable y duradera. En un plazo de tres años, debe generar un documento que contenga una explicación amplia del conflicto.

La comisión está conformada por once personas de altísimas condiciones intelectuales y personales, que actúan como un cuerpo colegiado. La preside el sacerdote exprovincial jesuita, Francisco de Roux Rengifo. El padre de Roux es filósofo y doctorado en economía. Fundador del programa de desarrollo y paz del Magdalena Medio, así como del primer laboratorio de paz de Colombia. Exdirector del Cinep. Tiene todos los pergaminos y más, para ocupar esta dignidad. Pero más allá de sus títulos y de su excepcional formación académica, su mayor virtud esta en su capacidad de ESCUCHAR. Escuchar sin distingo y sin prevención; priorizando la dignidad humana. Sin creer que unos se merecen más respeto que otros. O que tienen más derechos que otros. O que son más importantes que otros.

La comisión ha recorrida nuestro territorio; se ha movido por 27 países en busca de los colombianos exiliados y sus historias. Intentando un relato amplio, incluyente y comprensivo de los hechos. Lo que pretende es encontrar rutas a la solución pacífica de las controversias. No juzga, no impone penas.

Se hace necesario oír al padre de Roux y a todos los comisionados; no solamente alabar su fortaleza y su compromiso con la paz y con la verdad. Es necesario copiar su ejemplo en el seno de la familia, en nuestra cotidianidad y en nuestras organizaciones. Debemos aprender a que no basta con oír a una de las partes. Se hace imprescindible respetar lo que el otro tiene para decir; escuchar no hace a los poderosos, o a los líderes menos importantes. El camino que nos muestra la Comisión de la Verdad es que no existen verdades únicas, ni que son unos cuantos los que la poseen.

______________________________________________________________________________

La gran enseñanza de la comisión ha sido que tienen disposición de escuchar y tratan a todos de la misma manera y con el mismo respeto

_______________________________________________________________________________

 Es esperanzador saber que tendremos oportunidad de que las nuevas generaciones conozcan desde todas las perspectivas lo que fue el conflicto armado en el país para que no repitamos lo vivido; sin embargo, se está recrudeciendo porque no hay paz posible si las brechas de la inequidad no se disminuyen. Pero más allá de esta función importantísima la gran enseñanza de la comisión ha sido que tienen disposición de escuchar y tratan a todos de la misma manera y con el mismo respeto.

La paz no es ajena a nosotros, ni un tema de los otros; por el contrario, es un tema que nos toca diariamente y en el que debemos contribuir con nuestras acciones cotidianas. Así seamos unos teóricos convencidos de su importancia y de su defensa, debemos tener la coherencia para que en nuestro diario vivir permitamos que todos los que piensen distinto tengan el derecho a agenciar sus diferencias y más que todo a ser escuchados.

La humanidad no se mantiene unida por la mentira. La confianza es la base de la sociedad. Donde no hay verdad, no puede haber confianza, y donde no hay confianza, no puede haber sociedad. Donde hay sociedad, hay confianza, y donde hay confianza, hay algo sobre lo que se apoya”. Frederick Douglass

-.
0
300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¡Arde Cali!

¡Arde Cali!

Necesitamos foco, presidente

Necesitamos foco, presidente

Cali y el paro

Cali y el paro

¿Solidaria? ¿Sostenible? ¡De qué me hablas viejo!

¿Solidaria? ¿Sostenible? ¡De qué me hablas viejo!

Un palo en la rueda

Un palo en la rueda

El mundo patas arriba

El mundo patas arriba

Las bibliotecas públicas: un oasis en medio de la pandemia

Las bibliotecas públicas: un oasis en medio de la pandemia

¡Aquí cayó un Rayo!

¡Aquí cayó un Rayo!