Opinión

Tu palabra vale, la mía también. Vení, conversemos

Dialogar en diferentes escenarios para que las personas intercambien opiniones, compartan sus propuestas, exorcicen miedos, en el proceso de construir la paz

Por:
marzo 02, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

La conversación más grande del mundo busca que se aprecie el valor de dialogar, es un plan de participación ciudadana, de pedagogía política, generado desde la Presidencia de la República; recurre a la herramienta de la conversación como un don humano para entendernos, escucharnos, y comprender los argumentos del otro, con lo que nos expresamos, a partir de experiencias, sentimientos y emociones, y en este caso particular, para ponerlo en este proceso excepcional que vivimos hoy en Colombia en la construcción de paz. Transitamos a un nuevo escenario de concertaciones donde somos los ciudadanos quienes tenemos la palabra.

Se trata de conversar en diferentes escenarios para que las personas intercambien opiniones, compartan sus propuestas, exorcicen miedos, aclaren las dudas por la incertidumbre y recelo que generan en muchos ciudadanos tantos temas coyunturales en torno al proceso de diálogos y búsqueda de acuerdos conducentes a alcanzar un principio de construcción de paz.

Colombia hoy es noticia, somos el epicentro de una conversación que interesa a la humanidad. Nos estamos entendiendo, conversando y  demostrando que en medio de tantas diferencias podemos buscar soluciones pacíficas al conflicto, y esto lo estamos ofreciendo al mundo entero, la paz de Colombia es noticia mundial.

En el Valle del Cauca, en Cali desde las instalaciones del Teatro Estudio del Canal Regional Telepacifico, se originó esta conversación. Con el presidente Juan Manuel Santos, conversaron Dilian Francisca Toro, gobernadora del Valle, la hermana Alba Stella Barreto, directora de la Fundación Paz y Bien, Franci Helena Márquez, líder de negritudes del norte del Cauca, Felipe Montoya, director ejecutivo de la Corporación Vallenpaz, y Andrés Santamaría, personero saliente de Cali, acompañados en la moderación por la periodista Maria Alejandra Villamizar, hoy en la pedagogía para la paz.

La paz se construye de abajo para arriba,
no de arriba para abajo, mucha gente tiene miedo

La paz se construye de abajo para arriba, no de arriba para abajo, mucha gente tiene miedo, se piensa que las víctimas van a ser las más duras, las menos generosas en perdón y reconciliación, pero no, se conforman solo con la verdad. “Aquí hay gente diversa, conversamos con personas privilegiadas por sus conocimientos, y que bueno hacerlo desde aquí, desde el Pacifico” expresó el presidente Santos.

La hermana Alba Stella afirmó que “nos tenemos miedo, el otro es mi potencial enemigo, hay que reconocernos para establecer relaciones, trabajamos desde hace dos años los círculos de verdad y reconciliación reuniones de vecinos que rompen barreras y acercan a las personas. Somos expertas en Justicia Restaurativa que se centra en el porqué del hecho ofensivo, se trabaja con ofensor y víctima”.

El gran reto para Felipe Montoya de Vallenpaz es lograr que las cosechas de los campesinos lleguen al consumidor final sin intermediarios, “que el campo sea rentable y atractivo para que los jóvenes quieran seguir allí, y que pueden vivir con dignidad, porque vivir en el marco de lo lícito es viable. Diversidad de cultivos no solo de caña en el Valle del Cauca”.

Para la gobernadora del Valle Dilian Francisca Toro, la paz es territorial, “desde la perspectiva de gobierno debemos generar condiciones de desarrollo, para reinsertados y con especial atención integral, brindar condiciones para los campesinos con proyectos”.

Del municipio de Suárez, una víctima del Estado, es Franci la líder comunitaria  del norte del Cauca, donde persiste el conflicto, “vivimos con presencia de guerrilla, paras y fuerza pública”. Dijo que el presidente no honró su palabra, no cumplió lo que prometió, no ha reglamentado la ley 70 de 1993. Desplazada por combatir la minería ilegal, declarada objetivo militar. “Las comunidades indígenas y afrocolombianas debemos participar en todo”.

Desarmando nuestros corazones, según el personero Andrés Santamaría, es como cambiamos y participamos todos de este proceso; “somos víctimas de nuestro egoísmo, colocar en el debate público el término paz es más importante que los acuerdos de La Habana, el sinónimo de paz es guerra. La paz es un movimiento constante, donde todos actuamos. Nació Recon paz en movimiento, lo que están haciendo los colombianos por la paz y la reconciliación. Los que más quieren la paz son los que más han sufrido la guerra”.

Cerrando el evento, el presidente Santos recibió de manos de la Hermana Alba Stella Barreto un ejemplar del Modelo de Justicia Restaurativa, aplicado transversalmente por Paz y Bien en su modelo de intervención, y que debe convertirse en un modelo nacional para la construcción de tejido social.

Entre el público asistente, algunos grupos de jóvenes reclamaron por no ser escuchados e incluidos en los diálogos. La conclusión es que todos debemos participar, tu palabra vale la mía también, vení y sigamos conversando.  

@Miguel_Mondrag

-.
0
460
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

¡No más Ordóñez!

El otro Sí del plebiscito para firmar la paz con las Farc

Guardianes del poder

¡Averígüelo Vargas!

Maríabarrio y Juanpueblo

Las mentiras de la paz

La verdad: ¿qué pasó ese 18 de junio de 2007?

Comfenalco Valle EPS de mal en peor