Tour de Francia: ¿A qué se debe el notorio rendimiento de Froome?

El pedalista británico obtuvo una nueva victoria en la etapa 18. Nairo continúa cuarto a más de cuatro minutos del líder

Por: Marco Arias Gómez
julio 21, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Tour de Francia: ¿A qué se debe el notorio rendimiento de Froome?
Foto: letour.fr vía ASO/G.Demouveaux

En la etapa de ayer -20 de julio- confirmamos quién era el ciclista más fuerte del Tour de Francia. Confirmamos, además, la incuestionable superioridad del rinoceronte blanco Christopher Froome, al tiempo que veíamos cómo el cóndor Quintana dejaba, poco a poco, todo su esfuerzo sobre el asfalto. Sufrimos. Sufrimos mucho ver a nuestro escarabajo en esas condiciones.

Los rumores y especulaciones que gravitan en torno al británico y que parecen no abandonarlo, a la fecha presente, siguen siendo cuchicheos de la prensa. Sin embargo, pese a los excelsos controles antidopaje que le han sido practicados al hasta ahora líder, no ha habido indicio alguno que permita construir oficialmente una teoría de naturaleza antideportiva en su contra.

Así las cosas, reiteramos lo que hemos venido diciendo desde el comienzo de estas crónicas: desde el escenario de la buena fe, la certeza hasta ahora incólume y la carencia de pruebas que digan lo contrario, Christopher Froome diariamente ha demostrado ser el mejor ciclista de ruta del mundo y sus propios rivales lo confirman públicamente. Solo el tiempo se encargará de ratificar o derrumbar esta realidad.

En ese orden de ideas, todo el mundo se pregunta: ¿a qué se debe el notorio rendimiento deportivo de Chris Froome?

Lo primero que habremos de reconocer es que se trata de un ciclista con hambre de gloria. Desde cuando fue fichado por el equipo británico -Sky Professional Cycling Team-, el llamado rinoceronte blanco, a razón de su origen keniata y la lucha que abandera contra la caza del citado animal africano, demostró que su intención no era otra sino ser el capo de los “hombres de negro”.

En el Tour de Francia de 2012, siendo un gregario común y corriente, se atrevió a atacar en varias ocasiones a su propio líder y compatriota Bradley Wiggins, consiguiendo finalmente una victoria de etapa y ubicándose segundo en el pódium de esa edición. Los ojos del mundo no daban crédito a la rebeldía de Froome, quien desde muy temprano empezaría a ocupar las principales páginas de prensa deportiva con una constante que aún se mantiene: la polémica a su alrededor.

Ese mismo año, participando en la prueba contrareloj, se haría a la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres, quedando por detrás del alemán Tony Martín y de su compañero Bradley Wiggins.

Para el año 2013, Wiggins tomó la decisión de no participar en la Grande Boucle, de ahí que el Team Sky optó por otorgarle la capitanía de su novena a Chris Froome, quien respondió de la mejor manera haciéndose su primer Tour de Francia y aventajando por más de cuatro minutos al siguiente en la clasificación general individual, el colombiano Nairo Quintana. Aparte de ese momento, la prensa mundial vio con buenos ojos la llegada de nuestro escarabajo como el adversario más cercano a Froome.

En la temporada 2014, el británico no se vio acompañado por la suerte. En sus carreras de preparación se enfermó y tuvo que abandonar el calendario por algunas semanas. Sin embargo, llegaría el verano francés y con él, el vigente campeón para defender el título. Hay una máxima en el deporte y es que cuando la fortuna te dice que no, es un no rotundo, pues en aquella edición de la ronda gala, Froome caería de su bicicleta en tres ocasiones en dos etapas consecutivas, sus muñecas se vieron comprometidas por fractura y tuvo que abandonar la competencia.

Como ha ocurrido en los últimos años, después que se cambiaron las fechas de la ronda ibérica, la Vuelta a España es la revancha para quienes no son protagonistas en Francia. En aquella anualidad el colombiano Nairo Quintana, quien se había preparado específicamente para ese reto, padeció dos caídas fuertísimas -- cuando iba de líder y era poseedor del maillot rojo-- que lo obligaron a abandonar. Así las cosas, la pelea por la casaca roja sería entre Chris Froome y Alberto Contador. Fue un mano a mano excepcional que al final lo ganó el pistolero de pinto, mientras que el rinoceronte blanco culminaba segundo en la general.

El año 2015 sería el más polémico para el británico. Se hizo acreedor desde muy temprano al maillot dorado en el Tour de Francia y en Los Pirineos daría cátedra en el ascenso cuando, en la etapa que culminaba en La Piedra de San Martín, literalmente vapuleó a todos sus rivales. Ni el propio Quintana daba crédito a la exposición del jefe de filas del Sky.

La afición, la prensa y el ambiente se tornaron muy densos en lo sucesivo. Los cuestionamientos se vinieron en avalancha y hasta el propio Lance Armstrong trinaba desde su cuenta en Twitter: "Claramente Froome, Porte y Sky están muy fuertes. ¿Demasiados fuertes para estar limpios? No me pregunten, no tengo ni idea”. Imagínense ustedes las repercusiones que ello trajo en los siguientes días. Froome padecería como ningún otro el rechazo del público enfurecido que lo insultó, lo escupió, le arrojó varias veces botellas y vasos de orina sobre su rostro en plena competencia; cada vez que terminaba una etapa y subía para recibir la camiseta amarilla, los abucheos eran la constante. Nadie quería saber nada de doping después del último desprestigio al deporte a manos del estadounidense Lance Armstrong, quien a la postre sería despojado de los siete títulos obtenidos en el Tour de Francia.

Al final de la tercera semana, las constantes visitas de los comisarios de carrera al camerino, el bus, el hotel y donde quiera que estuviera Chis Froome, traería simultáneamente un declive en su rendimiento deportivo, pero con una diferencia de tiempo tan grande. Al final Nairo Quintana no pudo descontar lo suficiente y nuevamente se veía relegado al segundo puesto, aunque también hay que decirlo, nuestro escarabajo no ganó ninguna etapa de la competencia y realmente así es muy verraco ganar un Tour de Francia.

En la Vuelta a España de ese año, corriendo la etapa reina, nuevamente una caída implicaría la decisión de abandonar la competencia. Es la hora y el británico nada que consigue el título de la ronda ibérica pese a que en dos ocasiones -- ediciones 2011 y 2014-- ha ocupado la segunda casilla.

Llegó el año 2016 y pese a las innumerables acusaciones de doping físico y mecánico, Christopher Froome se mantiene libre de cargo alguno en su contra. Algunos dirán que exactamente igual pasó con Armstrong. De nuestra parte no metemos las manos al fuego por nadie; el tiempo será quien ofrezca el veredicto absoluto, por lo pronto sencillamente contamos lo que hasta ahora es una realidad de a puño: Froome nuevamente está demostrando que no tiene adversario que le dé la talla. Sus propios rivales lo reconocen.

Para quienes seguimos creyendo en la buena fe de la competencia en franca lid, procuramos mantenernos en una percepción objetiva y fundamentada en la ausencia absoluta de acervo probatorio que diga lo contrario. Les cuento que hay algunos detalles que marcan diferencia en esto del ciclismo.

En el caso de Christopher Froome, este año ha llegado con un equipo notoriamente más fuerte que el resto, su robusta escuadra lo arropa de cualquier ataque proveniente del lote y cuando a él le llega su momento, sencillamente hace su trabajo de líder.

La bicicleta PINARELLO, de fabricación italiana que usa el británico, desde hace años cuenta con el acompañamiento tecnológico de la escudería JAGUAR que compite en la Formula Uno. Además, cuenta con un grupo de cambios SHIMANO cuyos platos principales no son redondos (como normalmente los conocemos), sino que son ovalados para reducir el llamado “punto muerto” en la cadencia de pedaleo. Esto hablando en términos generales, porque detalladamente el caballo de carbono que acompaña al británico es una maquina excepcional, cuyos detalles marcan la diferencia en pruebas como la de hoy.

Para los amigos de la especulación, les cuento que hoy nuevamente, y como sucede desde el inicio de la competencia en esta edición, que tanto el ciclista como la bicicleta se han visto sometidos a los controles antidopaje y el resultado siempre es el mismo: nada.

Así las cosas, tenemos que ningún otro capo de escuadra con objetivo de título ha podido ser adversario del británico. Ahí tenemos el caso de Fabio Aru (Astana), quien ni siquiera ha intentado un ataque directo contra el capo del Sky; Alberto Contador (Tinkoff) tuvo que abandonar en la primera semana de competencia a causa de sus caídas y la fiebre de ultima hora. Realmente una lástima porque en palabras de Bernard Hinault, el madrileño es el último guerrero del ciclismo actual y se había preparado para ser protagonista en la ronda gala.

El último miembro del cuarteto imperial es el colombiano Nairo Quintana (Movistar), quien como lo dijimos en la crónica de ayer, ha sido el único valiente que por lo menos ha intentado arañarle algo a Froome y lo ha hecho de todos los modos. Pero aunque su coraje lo impulsa a intentarlo una vez más, sus piernas son las que no parecen responderle. Ni su esposa e hija, sus padres, su campiña boyacense, su afición colombiana, sus seguidores internacionales, ninguno de nosotros que hemos estado ahí junto a él en la búsqueda de su sueño amarillo, podemos ayudarlo. El cóndor ha dado su máximo esfuerzo y no podemos pedirle más. De repente nos sorprenda con una victoria de etapa, sería un bonito detalle para todos.

Amigos lectores: lo cierto es que culminada la cronoescalada de hoy jueves, Chistopher Froome se ha hecho a una nueva victoria de etapa y junto a su poderosa escuadra, nuevamente han sentenciado el Tour de Francia. Mientras tanto Nairo Quintana sigue en el cuarto cajón, pero ahora a 4´37” del líder.

La especulación y la duda se la dejamos a quienes son amantes de esas pasiones. De nuestra parte siempre hablaremos sobre la certeza de los hechos. El tiempo se encargará de ratificar o derrumbar lo que hoy es una realidad.

Fuerte abrazo y recuerden: ya le llegará su momento al cóndor colombiano. Por lo pronto paciencia y mesura, señores.

@MarcoAriasGz

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
11214

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La caída de Nairo Quintana, el ciclista más grande de Colombia

La caída de Nairo Quintana, el ciclista más grande de Colombia

Nota Ciudadana
Basta de traer resentimientos personales al análisis del ciclismo

Basta de traer resentimientos personales al análisis del ciclismo

Nota Ciudadana
Tour de Francia: 'Gracias Nairo, gracias Sergio Luis, gracias Jarlinson'

Tour de Francia: 'Gracias Nairo, gracias Sergio Luis, gracias Jarlinson'

¿Por qué a Nairo Quintana lo detestan en Europa?

¿Por qué a Nairo Quintana lo detestan en Europa?