Todos al juego del calamar colombiano

La serie se adapta a la realidad nacional, en la que muchos ciudadanos desesperados por su situación económica entran en un despiadado juego de supervivencia

Por: Hernando Copete Ortiz
octubre 23, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Todos al juego del calamar colombiano
Foto: Pixabay

En la celebrada serie de Netflix, El juego del calamar, los juegos establecidos en la serie y que aparecen como imágenes o dibujos en las paredes son denominados luz roja – luz verde (correr y parar), panal de azúcar (galletas en forma de circulo, triángulo, estrella y paraguas, que no pueden romper), la cuerda (tirar una soga por equipos), la bolsa de canicas (obtener las 10 canicas de su oponente), piedras de cristal (caminar un puente con baldosas de vidrio normal o templado), y por último el juego del calamar. Es un juego de supervivencia, donde pensar racional como emocionalmente entran en conflicto.

El contexto no está lejos del que vivimos los colombianos, que nos encontramos en la pobreza absoluta; donde la población no tiene los recursos básicos sino los mínimos. Las deudas (consumo, inversión, créditos bancarios), prestamos gota a gota, los desplazamientos, la discriminación, la inequidad, el despido laboral, la corrupción, el fracaso empresarial, incremento de las tasas de interés, desempleo, impuestos elevados, la marginación, la falta de justicia, la accesibilidad a los servicios públicos o sus costos, son —entre otros— los factores que nos llevan u obligan a jugar, alguno o todos los juegos de la película, con el fin de lograr el bienestar social de la familia y el personal.

Los problemas económicos, potenciados por el amor a sus seres queridos (madre, esposa, hijos, hermanos, etc.), lleva a las personas a dejarse reclutar para: ser miembro de organizaciones armadas ilegales, ocultar o entregar información de importancia, aceptar sobornos, malversar fondos empresariales, saldar deudas entre delincuentes, asumir responsabilidades pero con beneficios económicos y apoyo judicial, archivar o desaparecer expedientes, etc. y los beneficiados, son todos los VIP (very important person), representados como administradores públicos, empresarios, contratistas, organizadores de las relaciones públicas (lobbistas); profesionales y técnicos especializados, encargados en elaborar los contratos; familiares, amigos, compadres (roscograma), etc. que no necesitan ver directamente el juego, sino las ganancias que ellos pueden arrojar y el tiempo que pueden permanecer con estos beneficios.

Beneficios que pueden parar en los paraísos fiscales (exención parcial o total de impuestos) y tal vez se puede reflejar en los “pandora papers”. Es esencial señalar que, entre los reclutados, pueden existir de manera camuflada uno o varios VIP, quienes conocen las reglas, procedimientos, actividades, tipo de castigo o eliminación, tiempos y procedimientos de los juegos. Ellos buscan incentivar a las personas para que continúen en el juego, generar confianza y que su compañero, pareja o persona seleccionada, sea su cebo o carnada, en el juego y ellos (VIP) salir victoriosos. Pero si no lo logran, saben cómo engañar a los demás, haciéndolos creer que perecieron en el juego.

¿Cuáles son las materializaciones de los reclutados en estos juegos?: suicidios, enfermedades (físicas, mentales), asesinatos, desapariciones, desplazamientos, encarcelamientos (sin fundamentos jurídicos), retiros laborales y daño de la imagen profesional, acoso laboral, traslados injustificados, enriquecimiento ilícito con delación, muerto en accidente, huir y solicitar asilo o refugio, etc.
Lo que existe detrás de los juegos es, enfrentar personas desconocidas, amigos y parejas sentimentales, con el fin de que ese tipo de relación social, sea de explotación, donde el abuso y la manipulación del otro, es fundamental y primordial para su propia existencia. En consecuencia, la traición, el engaño, la amenaza, deben superar la unión, cooperación, trabajo en equipo (divide y vencerás).

En virtud de ello se estimula, la egolatría (personalidad narcisista), de esta manera descuidan las necesidades del otro (alter ego); servirse del conocimiento del otro, con el fin de obtener su beneficio propio, mejorando su prestigio; aprovecharse del altruismo, con el fin de valorar este comportamiento, como un sacrificio, obediencia, que será beneficiada o bendecida por alguien (muy usado para con las personas con mucha fe).

Dios quiera que no nos dejemos invitar a algunos de estos estilos o formas de juego para apoyar unas candidaturas a gobernaciones, senado, cámara, o presidenciales, donde en sus programas ofrecen mejorar los ingresos, bajar impuestos, garantizar una educación gratuita, velar por la salud, acabar con el cuatro (4) por mil (creado desde 1998), tener acceso a la vivienda; brindar un mejor contexto social, para que los proyectos de vida se logren, etc., propuestas que luego son eliminadas y por sus efectos (de nuevo la mayoría) padecerá sus consecuencias.

-.
0
500
Richard Aguilar, detenido por corrupción pero con monumento a su ego

Richard Aguilar, detenido por corrupción pero con monumento a su ego

El invento de Tulio Gómez que revivió a almacenes La 14

El invento de Tulio Gómez que revivió a almacenes La 14

'Lula' de cara a la reconquista de Brasil y buscando desbancar a Bolsonaro

'Lula' de cara a la reconquista de Brasil y buscando desbancar a Bolsonaro

Con Encanto llegaron las flores colombianas a Corea y a Japón

Con Encanto llegaron las flores colombianas a Corea y a Japón

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus