Técnicos o activistas: los falsos dilemas
Opinión

Técnicos o activistas: los falsos dilemas

Hay técnicos políticos y activistas técnicos. Y, dentro de los activistas, también los hay con cero kilometraje en gestión pública, cuyos resultados están a la vista

Por:
marzo 04, 2024
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.

Hay técnicos políticos y activistas técnicos. Y, dentro de los activistas, también los hay con cero kilometraje en gestión pública.

Están al rojo vivo los aplausos y las críticas a recientes nombramientos en altos cargos del ejecutivo colombiano. En resumen, dicen los defensores de las últimas nominaciones (Alexander López en Planeación Nacional, Gustavo Bolívar en el DAPS, y otras), que la tecnocracia neoliberal ha gobernado el país y que tiene gran responsabilidad en la inequidad social y económica rampante en el país. Los detractores se enfocan en afirmar que el presidente se atrincheró en su ideología y que se ha rodeado de áulicos, personas sin experiencia en la gestión pública que poco harán para que las cosas pasen, es decir, activistas que prometen ser malos ejecutores.

La reducción del tema a activistas versus técnicos es pobre y no le sirve al gobierno y sus defensores. Tampoco a quienes lo critican. La simplificación es pésima consejera.

En primer lugar, hay que revisar a qué se refiere el término de “técnico”. En las estructuras de los ministerios y de las entidades adscritas a los mismos, de Planeación Nacional, de los departamentos administrativos, de empresas tipo Ecopetrol y otras, los técnicos están ubicados en distintos escalones de la jerarquía institucional. Son los profesionales que llevan años de carrera y que conocen procesos específicos propios de las distintas instituciones. Es el capital humano que se forma pese a los cambios de las cabezas y de la rotación de los funcionarios. Tienen el conocimiento necesario para poner en marcha la ejecución de los mas variados programas que cualquier gobierno, independiente de su orientación, pretende llevar a cabo. Provienen de distintas universidades, públicas y privadas, de distintas regiones del país.

Es obvio que en todos los gobiernos ministros, viceministros, directores de departamentos, etcétera, llevan su cuadrilla propia y de ahí las altas tasas de rotación de funcionarios en el ejecutivo colombiano, especialmente en los cargos altos.

Aún así, en el Bienestar Familiar, a manera de ejemplo, se encuentran vinculadas personas especializadas en temas de primera infancia, protección, adopciones y tantos ámbitos que atañen a la niñez, que son las que mejor conocen los respectivos temas y las formas específicas de gestión y ejecución pública en el respectivo ramo. Se han formado en lustros y décadas. Lo mismo en cualquier ministerio: en el de Educación se encuentran los que saben de currículo, los que conocen de educación superior y así, sucesivamente…

Es posible que no me equivoque al afirmar que el Departamento Nacional de Planeación es la entidad en la que se han formado generaciones de técnicos con la menor incidencia de “mermelada”. Me explico: con excepciones, la condición para el ingreso al DNP, durante décadas, no ha sido la de la recomendación del senador amigo. Por su naturaleza, DNP cuenta con una visión 360° de la inversión pública, con la capacidad de articular a ministerios en la ejecución del plan de desarrollo, en este caso, el de Colombia Potencia Mundial de la Vida. Lo dijo en otras palabras, hace un mes, la señora Mazzucatto que, se supone, inspira al gobierno con su visión de las políticas públicas.

Segundo: es claro que la política es la que manda y que los técnicos, en ese sentido, no son apolíticos. Y, desde luego, tecnócratas de primer nivel que han tenido responsabilidades como cabezas de entidades públicas, han representado posturas políticas. Sin embargo, resulta pobre el agrupamiento de los mismos en el saco del neoliberalismo, sinónimo, para algunos, del demonio en persona. Tachar a Cecilia López, José Antonio Ocampo y Jorge Iván González, miembros del gabinete en la primera etapa del actual “neoliberales” es un despropósito explicable solo por desconocimiento.

Hay por añadidura otro tema: Colombia ha sido la estrella en América Latina en el manejo de su política macroeconómica. Es un capital acumulado propio. Desconocemos en cuerpo propio lo que son las tasas de inflación tipo Chile y Argentina en los 70, la boliviana y peruana en los 80, la venezolana, la brasileña, la montaña rusa de las tasas de cambio, la devastación de salarios y pensiones en meses.


Reducir el asunto al diabólico “neoliberalismo” poco ayuda a llevar a buen término los programas de gobierno


A los presidentes Lleras se les debe la institucionalización de las políticas monetaria y fiscal serias y consistentes y, en lenguaje de hoy, de respeto por la regla fiscal. Artífices de la institucionalidad del ciclo de las políticas públicas (el Conpes a la cabeza), el origen de la vilipendiada tecnocracia tiene parte clave de sus raíces en tales desarrollos. Reducir el asunto al diabólico “neoliberalismo” poco ayuda a llevar a buen término los programas de gobierno en el marco de estabilidad macroeconómica.

Si pudiera extraer alguna conclusión sería la siguiente: los activistas pueden ser técnicos y los técnicos también representan paradigmas políticos. El problema está en fracturar los eslabones de las líneas de ejecución de las entidades públicas (ministerios, etc.), dejándolo sin funcionarios que cuentan con la experiencia y el conocimiento requeridos. Y sustituyéndolos por recomendados afines con experiencia nula en la gestión de políticas en las que el gobierno quiere ser ejemplar. Los datos de ejecución están a la vista.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Boric, Petro

Boric, Petro

Barenboim y Said: el equipo de un judío y un palestino

Barenboim y Said: el equipo de un judío y un palestino

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--