¡Tan frágiles y tan arrogantes!

No sabemos qué va a pasar con el Covid-19 pero lo que si nos hemos dado cuenta es que ha servido para que el miedo nos ponga a reflexionar sobre la fragilidad de nosotros

Por: Manuel Tiberio Bermúdez
marzo 16, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Tan frágiles y tan arrogantes!

Hoy, no hay nadie que no  hable,  y muchos otros, que no tiemblen ante la aparición del Coronavirus, pues la cantidad de afectados en el planeta, cuando estaba escribiendo este texto, ascendía a los 118.326 infectados y las noticias mostraban la soledad de las calles de ciudades antes atestadas de seres humanos.

Los decires aumentan, las especulaciones se siguen dispersando a mayor velocidad que el virus, pero aún no se sabe a ciencia cierta de dónde procede el Coronavirus que hoy nombran como el Covid-19.

Se dice en las redes –que como su nombre lo dice atrapan todo lo que el mundo escribe, fotografía o le hace video- que se trata de una arma biológica para acabar con los más débiles de la población en especial con los ancianos y con quienes padecen alguna enfermedad que los haga vulnerables.

Otros aseguran que el bicho surgió en algún laboratorio de los Estados Unidos con el fin de causar caos en la economía china y de paso dar de baja a cientos de personas para dejarle un respiro al planeta de tanto ser humano que lo habita y lo atosiga.

Hasta al murciélago, un pobre ratón con alas, y que en China parece que es una delicia culinaria, al comienzo le  achacaron ser el causante de la aparición del virus. Otro que casi lleva del bulto, como posible trasmisor de la enfermedad, fue el Pangolín, una especie de armadillo acorazado, que produce más ternura que miedo, y que en Asia ya los tienen al borde del acabose por el consumo de su carne.

No olvidemos que hasta la serpiente, que ya carga sobre su alargado cuerpo la culpa de que Adán y Eva fueran expulsados del Paraíso, también estuvo en el cartel de los posible culpables del Covid-19, pero la realidad, es que hasta hoy no se sabe a ciencia cierta de donde viene el virus.

Lo que sí sabemos es que todos estamos aculillados por la presencia de esa cosa invisible que todos los días extiende su presencia por distintos lugares de la tierra, postrando algunas personas, matando otras y poniendo a los países al borde de la histeria.

Hasta el ritual apretón de manos, con siglos de tradición como señal de cortesía y amistad ha sido proscrito de las reducidas actividades sociales que en estos días quedan. Ni hablemos del beso símbolo de saludo y afecto que de un momento a otro nadie quiere darlo y mucho menos recibirlo. ¿Cómo estarán de tristes los franceses que no solo le chantan a uno un beso sino dos y hasta tres si el entusiasmo es mucho y los rusos que se besan en la boca….

No sabemos qué va a pasar con el Covid -19 pero lo que si nos hemos dado cuenta es que ha servido para que el miedo nos ponga a reflexionar sobre la fragilidad de nosotros, los orgullosos simios erguidos; tan frágiles, tan arrogantes, e insolidarios  cuando nada nos amenaza…

-.
0
2701
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Acción de Tecnoglass, destacada en bolsa de Nueva York

Acción de Tecnoglass, destacada en bolsa de Nueva York

Cannabis Made in Colombia se valoriza 262%

Cannabis Made in Colombia se valoriza 262%

Los países con más casos de COVID-19

Los países con más casos de COVID-19

Las tres privilegiadas de la diplomacia colombiana

Las tres privilegiadas de la diplomacia colombiana