¿Socialdemocracia del siglo XXI en Colombia?

Según Cristina de la Torre, en Nicaragua y Cuba las revoluciones han desembocado en autocracias sangrientas y debacles económicas. Pero acá, dice, sería diferente

Por: Gustavo Vivas
agosto 05, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
¿Socialdemocracia del siglo XXI en Colombia?
Fotos: Archivo

629 palabras tiene el artículo de Cristina de la Torre titulado Petro, la izquierda democrática al poder, publicado en El Espectador el pasado 2 de agosto. Se saluda el esfuerzo de síntesis de los parámetros y contextos ideológico-políticos del gobierno que se inicia el próximo 7 de agosto en Colombia y que tiene cuatro años para ejecutar un programa con diez grandes reformas a aprobar en los primeros seis meses, en materia tributaria, contra el hambre, de presupuesto, contra la corrupción, contra el fracking, reglamento del congreso, estatuto del campesino, de baldíos, y jurisdicción agraria.

Pues con similar número de palabras, me permito hacer un comentario -dentro de los varios que suscita el texto de la politóloga y periodista colombiana, con estudios de sociología y economía-; comentario/matización que  considero necesario y urgente:

El alborozo de los varios millones de colombianas/os y amigas/os de Colombia que presenciaremos en directo, por televisión, por las redes o en diferido, la toma de posesión del presidente Gustavo Petro y de la vicepresidenta Francia Márquez, tiene -estoy seguro-  algo común y básico con quienes vitorearon la entrada triunfal de Fidel Castro, el Che Guevara, Camilo Cienfuegos y otros comandantes revolucionarios, en La Habana, el 8 de enero de 1959; la de los sandinistas, en Managua, el 19 de julio de 1979, liderados por Daniel Ortega, Tomás Borge y Sergio Ramírez; o la toma de posesión del Comandante Hugo Chávez, en Caracas, el 2 de febrero de 1999.

Lo básico, lo común y lo saludable es la alegría popular, de las/os de abajo, de las/os nadies, por la derrota de unas élites oligárquicas, voraces  y corruptas, que en cada caso tiene sus propios protagonistas, métodos y contextos: En Cuba y Nicaragua, el fin de unas sangrientas dictaduras -de Batista y Somoza- por sendas revoluciones de inspiración nacionalista y socialista o comunista. En los casos de Venezuela y Colombia, las formas son democráticas: incontestable victoria electoral de Hugo Chávez, candidato del Polo Patriótico, en las elecciones del 6 de diciembre de 1998, seguida por las de Nicolás Maduro, en 2013 y 2018; y en Colombia, de la candidatura del Pacto Histórico en las elecciones de 2022, con primera vuelta el 29 de abril y segunda el 19 de mayo.

Las diferencias que resalta Cristina se refieren a contenidos y formas: En Nicaragua y Cuba, dice, las revoluciones han desembocado en autocracias sangrientas y debacles económicas, caracterizaciones que demandan más de una matización. La revolución de Petro, sigue, es democrático-liberal de vocación social. Accede al poder en la cresta de la segunda ola de gobiernos de izquierda en América Latina. Mas no en su versión dictatorial de Cuba-Nicaragua-Venezuela, sino en la socialdemócrata de Brasil, Chile y Uruguay, en modo de democracia liberal y capitalismo social. Modo y modelo que en Brasil y Uruguay, con Ignàcio Lula y el Frente Amplio de José Mujica, logran importantes avances sociales y económicos con controles y frenos más o menos fuertes y permanentes al desbocado neocapitalismo impuesto en América Latina y medio mundo por las políticas depredadoras, inhumanas y planeticidas de Reagan-Thatcher, que imperan en Colombia desde 1991.

En espera de las elecciones en Brasil y del balance de los primeros seis meses del gobierno del Pacto Histórico -una de cuyas primeras medidas es el restablecimiento de relaciones diplomáticas y comerciales con la hermana República Bolivariana de Venezuela, para acabar con la fantochada de Guaidó que encandiló a Europa y al Banco de Inglaterra que pretende ceder la gestión del depósito de oro venezolano al payaso-, cabe reiterar la sugerencia que se planteó al presidente Petro y a la vicepresidenta Márquez, en carta enviada el pasado 12 de julio:

Que Colombia lidere una nueva visión -innovadora, inclusiva, sostenible y solidaria- de la realidad geográfica, histórica, económica, social y cultural de Iberoamérica, en la XXVIII Cumbre que se realizará en  Santo Domingo, los días 24 y 25 de marzo de 2023. Cumbre a la que asisten, por derecho propio, Nicaragua, Cuba, Venezuela y demás países latinoamericanos, junto con España y Portugal, ambos con gobiernos socialdemócratas y reformistas. ¡¡¡Una imperdible oportunidad histórica!!!

-.
0
300
La temible magistrada Cristina Lombana que tiene la suerte de Petro, Uribe y Benedetti en sus manos

La temible magistrada Cristina Lombana que tiene la suerte de Petro, Uribe y Benedetti en sus manos

"Guerra es guerra": empieza el matoneo a Jota Pe Hernández en el Congreso

¿Qué puede pasar con la descabezada de los 52 generales de las Fuerzas Armadas?

¿Qué puede pasar con la descabezada de los 52 generales de las Fuerzas Armadas?

Ecopetrol, la canadiense Canacol y la norteamericana Lewis, los tres que controlan el gas en Colombia

Ecopetrol, la canadiense Canacol y la norteamericana Lewis, los tres que controlan el gas en Colombia

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus