Opinión

Sincelejo y la Covid-19

Desde marzo estuvimos en una burbuja de 23 días sin contagios en Sucre, empezando este mes solo eran 30 infectados, hoy son ¡1.336, 81 % de ellos en Sincelejo!

Por:
junio 27, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Sincelejo y la Covid-19
Desinfección del mercado de Sincelejo. Foto: Alcaldía de Sincelejo

Con cierta displicencia nos sentíamos inmunes al Covid-19, alardeábamos en las redes sociales que el mote de queso y su puesta en escena gastronómica como un ritual chamánico, nos estaba aislando en una burbuja invisible y poderosa.

Luego empezaron a cerrar las fronteras (imaginarias por supuesto) de cada pueblo de la sabana del Caribe a la usanza medieval y sus puertas eran condenadas hasta el otro amanecer y los puentes levadizos eran recogidos al mismo tiempo que las gallinas en los árboles de los patios de Cedrón.

Veíamos el desbarajuste de Cartagena -nuestra mentora política-, el avance de la pandemia en las propias narices con los casos del departamento de Córdoba y recriminábamos la carnavalada viral que estaba aconteciendo en Barranquilla.

No era con nosotros. Eso no llega. Incluso hasta la propia sangre de Cristo estaba cubriendo al territorio con su inmunidad y santidad.

Pero qué va.

Más tarde que temprano en Sucre y su capital Sincelejo, también nos tocaría sufrir los estragos de la pandemia. Era previsible. Somos parte del planeta contagiado. Tenemos las mismas propensiones a subvertir el falso orden con el que nos han domesticado desde los primeros años de la República, pero mas grave, somos de descendencia arrochelada y eso es bueno para contar frente a la desobediencia.

En el Caribe nos hemos acostumbrado a contrabandear cosas desde las primeras incursiones de piratas y corsarios ingleses en el siglo XVI por la Guajira, por ello, nos resulta fácil contrabandear personas en horas de asueto legal y así fue como se introdujo el coronavirus en Sucre; no estábamos en las estadísticas de la pandemia porque en cierta forma somos territorio aislado de los flujos globales de personas contagiadas (sin puertos y aeropuertos importantes); pero fueron llegando clandestinamente, escondidos en vehículos apadrinados por los mismos poderosos del clientelismo político y otras hierbas; del tráfico de influencias y de burocracia, pasamos a devolver favores con el tráfico de infectados de manera descarada por honorables concejales (por citar un ejemplo) desde Medellín, Bogotá, Cartagena y Barranquilla.

________________________________________________________________________________

Se cruzó la línea humanitaria con el clientelismo político para traer a los nuestros -infectados- en un aparente gesto de solidaridad, con mínimos o nulos protocolos de bioseguridad y aislamiento

________________________________________________________________________________

Se cruzó la línea humanitaria con el clientelismo político para traer a los nuestros -infectados- en un aparente gesto de solidaridad en medio de la pandemia, con mínimos o nulos protocolos de bioseguridad y aislamiento; para terminar, generando una red de contagios masivos incubados de manera ingenua en el territorio.

Desde el 6 de marzo con el primer caso en Colombia, estuvimos en una burbuja de 23 días sin contagios en Sucre y Sincelejo; para mayor asombro, después solo hasta el 8 de mayo (más de 60 días respecto al primer brote nacional); empezó en Sucre y Sincelejo el ritmo de crecimiento de los casos: hasta el 31 de mayo apenas se registraban 20 infectados, de los cuales el 55 % estaban en Sincelejo. Matemáticamente cada 4,23 días se reportaba un caso durante los primeros 85 días de aislamiento preventivo.

Junio es otro cantar. Pasamos de 0,23 casos diarios entre marzo y mayo, a 39,12 casos diarios en promedio durante los 25 días de junio (4.790% de crecimiento de los casos en menos de un mes). Al 29 de junio son 1.336 casos confirmados en Sucre de los que el 81 % están en Sincelejo, con una tasa de mortalidad del 2,1% (inferior al 3,3% nacional).

Un coctel peligroso preparamos para degustarlo y es la fórmula más efectiva: indisciplina social + informalidad que presiona al rebusque + despotismo sanitario = crisis de salud pública + colapso económico.

Sincelejo (junto con Riohacha y Cúcuta) son las tres ciudades con mayor actividad informal de Colombia (73 % Dane, 2020).

Las coincidencias sociológicas y antropológicas en el planeta indican que debemos aprender a vivir con el Covid-19, recomiendan burbujas selectivas construidas a partir de una red de información de cercanos para reproducirnos socialmente  y no caer en la paranoia y el suicido colectivo inducido. Habrá que empezar a usar las burbujas, pero son solo eso, pompas de jabón.

Coda: en nuestro Caribe de jocosidad, alegría y trabajo, se suele hablar de “las tres C” como una analogía del mantenido, pero escuchando a la epidemióloga Zulma Cucunubá (Imperial College de Londres) en Semana en vivo (24 de junio), las tres C de ahora son las que más propagan el virus si se cumplen en un mismo momento: asistir a sitios concurridos, cerrados y estar cercanos.

-.
0
1302
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
No hay fiesta en el pueblo

No hay fiesta en el pueblo

Populismos mentales

Populismos mentales

Del taparrabos al tapaboca

Del taparrabos al tapaboca

Pacto con el diablo

Pacto con el diablo

Arrochelados

Arrochelados

Cultura popular y pandemia

Cultura popular y pandemia

El hombre que hablaba de Marlon Brando

El hombre que hablaba de Marlon Brando

Limbo o dos carbones encendidos para ver en la oscuridad (Nuevas narrativas en el Caribe I)

Limbo o dos carbones encendidos para ver en la oscuridad (Nuevas narrativas en el Caribe I)