Si la policía nos mata, ¿a quién pedimos ayuda? Intimidades del Paro Nacional

Primera Línea, abusos de autoridad, mujeres policías que no dudaron en golpear a otras mujeres, movilización, vida cultural, minga indígena: estallido social

Por: Julio Enrique Cortés Monroy
noviembre 30, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Si la policía nos mata, ¿a quién pedimos ayuda? Intimidades del Paro Nacional
Foto Leonel Cordero

Conversación con “La Flaca”, joven activista social de Bosa sobre su participación en el Paro Nacional (28 de abril de 2021).

El Paro Nacional, que inició el 28 de abril ha traído una represión devastadora. Alrededor de 80 jóvenes asesinados, cerca de 300 desaparecidos, muchos torturados, 89 heridos con pérdida de uno de sus ojos en Bogotá, mujeres abusadas por la policía y en general una realidad terrorífica han sido el costo de este estallido social.

Defensores de derechos humanos, voceros de prensa alternativa y de las brigadas médicas también han sido víctimas del Esmad. Actualmente se encuentran varios jóvenes Primera Línea y de prensa independiente detenidos en las cárceles del país, víctimas de montajes judiciales. El miedo y la persecución han logrado bajar la intensidad de las protestas; sin embargo, muchos jóvenes siguen dispuestos a ir hasta las últimas consecuencias por un cambio en Colombia.

Julio: A tus 21 años te has convertido en una joven con gran liderazgo y compromiso durante este estallido social que ha marcado la historia del país. ¿Cómo ha sido este proceso de activismo social?

Flaca: Al comienzo yo salía a acompañar las marchas del paro. Veía la unión de todos los jóvenes y eso me produjo mucha alegría, sentía que estaba en algo que me gustaba. Me interesé en leer y entender por qué salía la gente a manifestarse y luego empecé a ver que se conformaban colectivos, la Primera Línea, los de la olla comunitaria, en fin. Me fui dando cuenta de que tenía cierto don para convocar y unir a la gente.

Julio: ¿Cómo fue tu primera marcha?

Flaca: Fue el 21 de noviembre de 2019, el día en que mataron a Dilan Cruz. Yo ese día iba marchando por la séptima y hubo una represión muy fuerte. Esa noche, cuando nos devolvíamos para la casa con mis hermanos, pasamos por la Plaza de Bolívar y estaba minada de Policía. Nos cogieron a bolillo y nos tiraron al piso, a mi hermano lo arrastraron, a mi hermana la jalaban y yo empecé a gritar para que no se llevaran a mi hermano. Logré zafarme de los policías y lo alcancé, tenía miedo de que se lo llevaran y lo desaparecieran. Ese día, unas mujeres policías nos pegaron y nos decían cosas horribles.

Julio: ¿Cómo fue surgiendo la organización en el Portal Américas, conocido ahora como Portal Resistencia, sin duda uno de los puntos más fuertes de movilización durante el paro?

Flaca: Yo llegué al Portal Resistencia al mes de comenzar el paro nacional. Primero salía a marchar al centro y a Los Héroes y había mucha unión de la gente. Cuando llegué al Portal, vi que la olla comunitaria integraba a las personas, muchos decían que esa olla era una bendición porque había días que ellos no comían y ahora tenían algo. También vi los grupos de batucadas, los que hacían circo y mucha vida artística y alegría de los jóvenes. Luego se conformaron las brigadas médicas por el abuso policial y la Primera Línea. Ellos se convirtieron en nuestros héroes.

Julio: En el Portal Américas se hizo un campamento y había mucha movilización, vida cultural, cine foros, murales y activismo de la juventud. Eso no se había visto y fue muy emotivo ver a la juventud levantándose con dignidad.

Flaca: Sí, incluso vino la minga indígena, le dieron sus bastones y pañoletas a la primera línea, hicieron un ritual, yo me daba cuenta de muchas cosas, había un activismo fuerte. Luego vino la represión, el campamento tuvo que trasladarse a otro lado, yo nunca acampé pero estuve en una jornada que se había pactado que consistía en 72 horas sin enfrentamientos con el Esmad en Bogotá y Cali. Ese espacio se rompió a las 48 horas por un incidente con un bus del SITP cerca del Portal de la Resistencia que se estrelló contra un poste y dijeron que era que la primera línea se había tomado el SITP y llegó el Esmad.

Julio: Pienso que durante el encerramiento por la pandemia se sintió el malestar social en buena parte de la población por la corrupción y las incesantes injusticias en el país. Mucha gente estaba aguantando hambre y se quedaba sin empleo y no se producían soluciones por parte de los gobernantes. Vino el estallido social el 28 abril como una respuesta de indignación popular y la juventud salió a las calles a manifestar esa rabia.

Flaca: Es un logro del Paro Nacional que los jóvenes se unieran; mi generación era antes un poco apática pero aquí se unieron las barras futboleras, los punkeros, los vecinos, y empezamos a interesarnos en la política, en temas como la desigualdad social, en las situaciones que nos afectan pero que muchas veces no nos interesaban. Ahora nos unimos a las luchas del pueblo, tenemos muchas necesidades, pero no hay quien nos escuche.

Julio: Creo que es importante resaltar lo que dices del despertar de la conciencia en la juventud. No se había visto una juventud tan empoderada y activa desde hacía mucho tiempo en el país.

Flaca: Pienso que, así como esta generación vivió este estallido, también antes tuvo que haber una juventud rebelde que no se dejara someter por el gobierno. Siempre habrá rebeldes que se levanten y alguien que alce la voz. Porque tal vez por miedo otros no lo hacen, pero si se une la gente se logran cosas como las que hemos hecho en este estallido.

Julio: Haber detenido la Reforma Tributaria y la Reforma a la Salud demostró en su momento que la unión y la lucha en las calles pueden ser eficaces para frenar decisiones del gobierno de Iván Duque.

Flaca: Al comienzo las protestas fueron por las reformas, eso nos hizo salir ese 28 de abril, pero con el pasar de los días nos fuimos dando cuenta de las muchas problemáticas y necesidades. Por ejemplo, la lucha feminista, la lucha de los indígenas, la defensa del medio ambiente. Salimos a protestar por la tala de árboles en Bogotá y por tantas injusticias.

Julio: Hablemos de Punto Renacer (Bosa), que ha sido un colectivo juvenil y un punto de resistencia, de olla comunitaria y de apropiación de los parques y el territorio. Tú has sido una líder en este proceso comunitario. ¿Cómo ha sido esta experiencia?

Flaca: Punto Renacer nació tres meses después de comenzar el estallido social porque yo veía que se estaba apagando la lucha y la gente estaba volviendo a su “normalidad”. Surgió a partir de una publicación que convocaba a una aguadepanela cerca del Portal. Esa noche llegaron como 50 personas. Al segundo día se propuso ponerle un nombre al espacio y quedó Punto Renacer. Para nosotros, lo que había surgido tan colorido y activo en el Portal Resistencia nos invitaba a continuar el proceso de lucha. Después de la olla creamos nuestra biblioteca “Leer nos hace libres”. Luego empezamos a hablar sobre leyes, artículos, a hacer pedagogía, hicimos murales, pancartas, todos los días nos inventábamos algo nuevo como colectivo. La gente nos ha apoyado mucho, han participado muchas familias con sus niños. Los vecinos del sector se acercaban y nos traían cosas para las actividades. La comunidad defiende el espacio pero la Policía nos persigue mucho.

Julio: ¿Qué pasó con ese gran movimiento de jóvenes Primera Linea (PL) que acampaban y estaban activos en el Portal Resistencia?

Flaca: La represión y la persecución hicieron que muchos jóvenes se alejaran por miedo. Se presentaron amenazas, capturados, judicializados, incluso muertos; se logró meter ese terror en medio de nosotros y muchos optaron por alejarse. Otros continúan a pesar de toda esta situación. Personalmente tengo temor, pienso que pueden matarme o terminar en la cárcel solo por hacer las cosas bien, por gritarle al gobierno que necesitamos ayuda, que nos escuchen. No estamos pidiendo nada regalado, ni bonos, queremos las condiciones para una vida digna y salir adelante.

Julio: El Paro Nacional ha traído una represión devastadora, jóvenes asesinados, desaparecidos, torturados, heridos, presos políticos y abusos de autoridad de todo tipo. El costo de esta movilización ha sido demasiado doloroso. Incluso a nivel internacional se han producido protestas en solidaridad con la juventud colombiana y han destacado la escandalosa represión y la violación a los derechos humanos del gobierno colombiano.

Flaca: Uno se siente en una película de terror, todos los días llegar a casa y ver los videos de disparos a manifestantes, que mataron a alguien, y uno con esa impotencia se dice: Si la policía nos está matando, ¿entonces a quién le pedimos ayuda? Ver todos los días noticias de tres, cuatro muertos, esas personas que aparecían flotando en los ríos y que aún siguen apareciendo. La persecución continúa, siguen las amenazas, inclusive contra personas a las que les mataron sus familiares. Todo por pedir justicia y que haya claridad de lo que pasó con sus hijos muertos. Han querido callarnos y llenarnos de temor. Yo tengo miedo y a veces siento que ya no puedo más con esto y quiero retirarme, pero siempre hay algo que a uno lo llama de nuevo. Por ejemplo, la situación de ayer en la que capturaron 13 personas. Quieren que todos nos retiremos de esto, pero siempre habrá alguien que siga ahí. Por mi parte, ya opté por ser revolucionaria y así me moriré.

Julio: Háblanos de tu trabajo como prensa independiente haciendo cubrimiento de las marchas y diferentes actividades en Punto Renacer y en las calles. Esas transmisiones en vivo en Facebook han logrado visibilizar lo que está pasando. Sin embargo, es importante denunciar la captura de varios jóvenes de prensa alternativa por acompañar las manifestaciones y registrar los abusos policiales.

Flaca: A pesar del contacto con familiares de compañeros que han asesinado y de presos políticos que me cuentan de sus procesos judiciales, siento que debo hacer algo más. Trato de darles ese impulso, pero uno ve la justicia de este país y dice con quién peleamos. La policía nos ha apagado la olla comunitaria donde preparamos comida para los niños y la comunidad, incluso para nosotros mismos que estamos sin desayunar o sin almorzar. Cuando hacemos pedagogía con la gente viene la policía y nos dice que no podemos hablar de eso acá. Por eso, aunque no he estudiado comunicación social, quisiera estudiar esa carrera y visibilizar lo que muchos periodistas no hacen porque se vendieron y tergiversan la información.

Julio: Hablemos de la articulación de Punto Renacer con otros procesos. ¿Cómo se da ese trabajo de solidaridad y apoyo en otras localidades y en jornadas como la de los recicladores de Puente Aranda que fueron desalojados con Esmad por orden de la alcaldesa Claudia López?

Flaca: Punto Renacer ha sido un punto de resistencia que se ha mantenido y es reconocido. En otras partes se estaba bajando al activismo, así que empezaron a llegar a consultarnos y a pedirnos apoyo. Vimos ese poder que teníamos y empezamos a articularnos con otros colectivos y otras luchas. Como por ejemplo con los recicladores de Puente Aranda. Cuando me enteré de que iban a desalojarlos con el Esmad fuimos al lugar y llegamos cuando se había apagado el incendio, después de que les quemaron todas las cosas. Llegué tan indignada que todo el mundo se identificó conmigo. Hasta Citytv me dijo que si podía darles una entrevista.

Julio: Me parece importante la unión y solidaridad de ustedes con las madres a quienes les asesinaron un hijo, o que tienen un hijo en la cárcel, para que no se sientan solas en su pena y su dolor. He visto que han organizado jornadas en defensa de los presos políticos y que también están con las mamás primera línea, que ha sido un fenómeno que tocó el corazón de la gente.

Flaca: Sí, fue muy hermoso cuando salió la primera línea de las mamás porque ahí empezamos a darnos cuenta de que no estábamos solos, que no era una lucha solo de los jóvenes, sino una lucha de todos; de los niños, los ancianos, de las mamás, esas madres que han perdido hijos, o se los han metido presos. Nosotros tratamos de ser un apoyo para ellas. Tal vez no podamos ayudarles mucho porque no tenemos recursos, pero ayudamos a que no se sientan solas. Hemos acompañado a las familias de las víctimas con un plantón, haciendo una publicación, o con una velatón, un mural que diga Duván vive.

Julio: ¿Qué apoyo de organizaciones de derechos humanos, líderes políticos o institucionales han tenido en esta lucha? El senador Gustavo Bolívar, por ejemplo, ayudó a brindar protección a los jóvenes que estaban siendo masacrados por el Esmad obsequiando escudos, cascos, gafas y ayudas económicas para los heridos.

Flaca: Ha sido importante ese apoyo del senador Gustavo Bolívar, quien tuvo problemas por sus ayudas. Ahorita el apoyo fundamental que tenemos es el de la Primera Línea Jurídica. Yo los admiro porque una persona que estudió tantos años y se esmeró por sacar su título adelante y se solidarice con los jóvenes por voluntad propia y de corazón… Ellos nos dicen yo voy a ayudarlos, tenemos los fundamentos para ayudarlos jurídicamente. Lo único que ellos esperan es que sigamos en la lucha.

Julio: Otros que han jugado un papel importante han sido las Brigadas Médicas. Lo que se ha visto durante este estallido social ha sido también reconfortante, al ver como cada quien ha aportado su granito de arena, los de salud, prensa alternativa, abogados, la comunidad en los barrios…

Flaca: Todo esto sacó a relucir muchas cosas, la brigada médica empezó a conformarse con una persona que dijo yo quiero ayudar a prestarles servicios de salud, pero necesito ayuda de otras personas. Entonces varios se interesaron en el tema y se capacitaron y han sido muy importantes atendiendo los heridos que causa el Esmad. Los de Derechos Humanos también nos prestan su apoyo y nos ayudan, nos acompañan en las manifestaciones. No nos piden nada a cambio, nos dicen aquí estamos para ustedes. Igualmente se empezó a conformar esa prensa independiente porque los medios de siempre no decían la verdad y eso nos llenó de indignación. Entonces dijimos, tenemos que tener a alguien que muestre lo que está pasando y entre varios hacemos esa labor.

Julio: Se ha notado durante el Paro un fuerte rechazo social contra la alcaldesa Claudia López y el gobierno de Duque. La presencia institucional se ha reducido a enviar Esmad y militarizar los barrios, pero no ha habido un diálogo que atienda las peticiones de los manifestantes. La alcaldesa fue a Bosa después de cuatro meses y fue abucheada, situación similar o peor se presentó en Suba. ¿Qué decir al respecto?

Flaca: En cuanto a su actuación, respecto a la protesta social, obviamente ella no será bien recibida en ningún espacio. Ella es la responsable de toda la represión en Bogotá. Como dice un cartel por ahí, ella es quien ha dado la orden. Si ella de verdad quisiera ayudar, llegaría a una mesa de diálogo. Nosotros abrimos el espacio y estuvimos dispuestos a participar en una mesa de diálogo con ella, pero nunca llegó. Lo que hizo fue mandar a un representante de la Alcaldía y este señor vino a decirnos “si a ustedes no les gusta, pues entonces se van”, y se rompió el espacio y desde entonces no se ha vuelto a conformar esa mesa de diálogo. Ella no ha dicho yo quiero hablar con ustedes. ¿Qué es lo que quieren?

Julio: El estallido social surgió por unas reformas, pero con el tiempo se empezaron a replantear muchos temas y problemas sociales, hasta el punto de que se decía que hay que destruirlo todo para volver a construir algo completamente nuevo. ¿Qué significa para ti esa afirmación?

Flaca: Sí, al comienzo salimos a las calles por las reformas del gobierno, pero después era por un amigo que mataron, por mi hermano que desaparecieron, por mi amiga que violaron. Y porque en este país no hay oportunidades de trabajo ni de vida digna. En este país los trabajos que se consiguen son para call center, modelo web cam, o para trabajar en condiciones muy precarias.

Julio: La juventud actual ya no come entero, busca informarse, y las redes sociales y los medios alternativos juegan un papel importante. Se viene un proceso electoral. ¿Cómo analizas este presente y el futuro cercano del país?

Flaca: En cuanto a las elecciones, tenemos muchas expectativas. Yo creo que las votaciones más importantes son las del Congreso porque podemos obtener un presidente que esté de nuestro lado, pero si el congreso está en su contra, no se lograría nada. Lo más importante es saber votar. No sé qué pasaría si el candidato que nosotros como jóvenes tenemos pensado llegue arriba y puedan matarlo, o que cambie su ideología una vez esté en el poder, o que nos roben las elecciones, como ya ha sucedido. No quiero imaginar un futuro desastroso. Quiero imaginar que va a pasar algo bueno y que valió la pena todo esto que hemos hecho. Ojalá todas esas personas que nos brindaron su apoyo sigan haciéndolo, votando bien.

Julio: ¿Entonces eres optimista de que a través de la vía electoral y la democracia haya un cambio en Colombia?

Flaca: Sí, aunque sé que no va ser fácil y que no va ser un cambio de un día para otro, de que el presidente llegó allá y al otro día este país se volvió el que queríamos. Será un proceso largo y nosotros vamos a tener que seguir ahí. Sea el presidente que esté, nosotros vamos a tener que estar ahí exigiendo respuestas, que todas esas peticiones que hicimos a lo largo de este estallido social y de muchos años atrás sean tenidas en cuenta.

Julio: Siento que realmente la juventud ya no es tan indiferente con la política, ha ido tomando posturas y un papel más activo, un poco lo que soñaba Jaime Garzón. ¿Qué quisieras decirnos finalmente en esta entrevista?

Flaca: La juventud ha cambiado su manera de pensar. Tienen la disposición para crear acciones colectivas y lograr cambios. Yo quisiera decirles a las personas que lean esto que nunca dejen de luchar por el país, nunca se queden callados, pase lo que pase, así sus líderes y voceros mueran o estén tras las rejas, no dejen esta lucha. Que sigan porque, si los jóvenes no son capaces de luchar por nuestro país, nadie lo hará. Ojalá Jaime Garzón, desde donde esté, se sienta orgulloso de nosotros y esté levantando su banderita. También es importante que los jóvenes participen en las elecciones de Juntas de Acción Comunal, pues es en los procesos locales y desde el territorio por donde se empieza a transformar el país.

[email protected]
Periodista independiente

-.
0
800
El ranking de los bancos que más dinero han ganado en Colombia para 2022

El ranking de los bancos que más dinero han ganado en Colombia para 2022

Después de 23 años la CIDH estudiará el homicidio de Jaime Garzón

Después de 23 años la CIDH estudiará el homicidio de Jaime Garzón

¿Qué hay detrás de la dureza de la minSalud Carolina Corcho?

¿Qué hay detrás de la dureza de la minSalud Carolina Corcho?

La plantada de Maduro a Petro y el fervor de Cúcuta por un presidente por el que no votó

La plantada de Maduro a Petro y el fervor de Cúcuta por un presidente por el que no votó

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus