Si la juventud votara, otro gallo cantaría

"Ellos, con su negligencia y apatía de sufragar, solo terminan favoreciendo a los de siempre: la clase política, que disciplinadamente sí vota"

Por: German Peña Cordoba
noviembre 06, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Si la juventud votara, otro gallo cantaría
Foto: @registraduria

En las manos de la juventud está la responsabilidad de cambiar este oprobioso estado de cosas, que les sustrae las justas oportunidades que deben tener. Estamos frente a un sistema inequitativo, indolente e injusto, que les da tratamiento de ciudadanos de segunda y con obsecuencia se acepta como algo normal.

Si la juventud votara masivamente, lo más seguro es que el régimen caería. Además, sería una patada al amañado tablero y el ajedrez político sufriría un cataclismo nunca antes visto.

Si la juventud sufragara, se podrían cambiar las reglas del juego, y ya desprovistos de polarización, sectarismos y divisiones (división que tanto le gusta y le conviene a la caterva que gobierna), quizás se lograría la anhelada paz y la reconciliación de los colombianos.

Si la juventud masivamente acudiera a las urnas, otro gallo cantaría y el gallinero sufriría un irreversible revolcón, que pondría patas arriba lo hasta ahora establecido, que lleva doscientos años de vana existencia.

Pero como los jóvenes no votan, todo sigue igual. Ellos, con su negligencia y apatía de sufragar, solo terminan favoreciendo a los de siempre: la clase política, que disciplinadamente sí vota, y esto les permite alcanzar réditos políticos para eternizarse en el poder.

En la juventud está la clave para darle la vuelta a la tuerca en las próximas elecciones, bien sea para presidenciales o elecciones a congreso. Este estado de cosas se cambia tangiblemente votando y neutralizando el fraude, no absteniéndose de votar.

Los jóvenes realizan (y eso está bien aunque no es suficiente) muchas manifestaciones, con velas, cacerolazos y pancartas donde se alcanza a leer: "Uribe paraco, el pueblo está berraco". Son tenaces en las redes sociales, pero al momento de votar no lo hacen.

El domingo, día de elecciones, muchos prefieren quedarse durmiendo, antes que ir a ejercer su derecho ciudadano. Como es natural, esto lo capitalizan las ñeñecampañas, que aprovechan el vacío y como buitres acuden a llenarlo. ¡¡Ya es hora de levantarse, llegó la hora del despertar de la juventud!!

Ahora bien, con la imposición del voto obligatorio en Colombia se podría mejorar sustancialmente las cosas: se conduciría a la abstención a cero. Sin embargo, ejercer ese derecho ciudadano no debe ser una obligación, sino una responsabilidad.

Adicionalmente, con el voto electrónico mixto y un nuevo código electoral también se buscaría mayor transparencia a la voluntad ciudadana. El voto electrónico mixto está aprobado en Colombia desde el 2009; sin embargo, no se implementa. ¿Por qué?

Por otro lado, la abstención en Colombia es una enfermedad crónica que ronda entre un 50% a 56%, o sea que un pequeño volumen de votantes decide el futuro de un gran número de habitantes que eligen no votar. Esta es la gran ganadora de toda elección, aunque, en realidad, podría decir lo contrario: la abstención es la gran perdedora, porque aquellos que la propician dejan que esta minoría, que sí vota, les diseñe el futuro.

Hay personas que lo dicen abiertamente: "Yo en mi vida nunca he votado, ni votaré jamás por esos políticos corruptos". De hecho, son muchos a los que les he escuchado decir esta gran equivocación.

Lo señalan con gran solvencia, como si fuera un gran comportamiento moral y ético. Lo dicen sin ambages y como si estuvieran comentando una gran genialidad. Todo esto sin darse cuenta de que al no estar ejerciendo su derecho están favoreciendo a los corruptos, que dicen criticar y que sí votan de manera eficiente y eficaz.

El innombrable ya se pronunció: "Ojo con el 2022". Esta lacónica proclama pretende ser la sentencia y la hoja de ruta para el 2022, si es que los dejamos y el inepto que desgobierna Colombia termina su desastroso periodo. ¿Roy Barreras, dónde firmo?

Los de siempre ya empezaron a preparar el terreno, con suficiente abono, cuyo mayor compuesto es el odio. El propósito de la siembra es cosechar bobitos, que bien manipulados van de nuevo a las urnas "emberracados".

La trilogía compuesta por encuestas amañadas, registraduría y sesgados medios de comunicación es la combinación perfecta para perpetrar el latente fraude que como espada de Damocles, pende sobre las cabezas de quienes lo diseñan y ejecutan. Hoy ya no es "el que escruta elige", lo anterior mutó para decir: el que maneja el software elige.

La juventud con su masivo voto tendrá la palabra. ¡¡Ojo, pues!!

-.
0
1500
Regala hasta Mercedes Benz: Los milagros que está haciendo Diomedes Díaz desde su tumba

Regala hasta Mercedes Benz: Los milagros que está haciendo Diomedes Díaz desde su tumba

El infierno del cuidador de los animales de Pablo Escobar:

El infierno del cuidador de los animales de Pablo Escobar: "Si se muere un delfín te mato"

Las tres vidas de Norberto, el peluquero más famoso de Bogotá

Las tres vidas de Norberto, el peluquero más famoso de Bogotá

Bin Hammam, el millonario que a punta de sobornos compró el Mundial para Qatar

Bin Hammam, el millonario que a punta de sobornos compró el Mundial para Qatar

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus