Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Sí en el plebiscito y punto

El respaldo al plebiscito no es el respaldo a Santos ni a su gobierno. Es un Sí puro y simple, un punto de partida para mejorar nuestra limitada democracia

Por:
Septiembre 20, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Esta semana escuché en una rueda de prensa a la presidenta del sindicato de las madres comunitarias. Dijo airada y molesta que si el presidente Santos no les solucionaba sus reclamos votarían No en el plebiscito, y hay que reconocerles el enojo, llevan 30 años luchando por ser reconocidas como trabajadoras, por tener un salario, una jornada de trabajo, seguridad social o el derecho de sindicalizarse.

En Barrancabermeja, el escuálido uribismo cabalga sobre la consigna de que si no hay modernización de la refinería de Barrancabermeja se votará No en el plebiscito. Lo mismo están haciendo los taxistas del país reclamando al gobierno que controle a la plataforma virtual Uber.

Unas y otros, equivocados. Sus reclamos, que son justos, y el gobierno debe resolver, nada tienen que ver con el plebiscito. El 2 de octubre los colombianos tomaremos la decisión histórica de respaldar un acuerdo mediante el cual se silencian más de 7000 fusiles y se reincorporan a la vida civil más de 14 000 guerrilleros y guerrilleras que literalmente se han dado “plomo” con el Estado colombiano durante más de 50 años.  Todos esos mensajes que pretenden cargarle al plebiscito agendas sociales adeudadas o reclamos, son equivocados y terminan impulsando a los que usan la guerra como bandera política.

En los próximos 15 días no hay nada más importante para el país
que aprobar el plebiscito
y el comienzo de la implementación de los acuerdos

En los próximos 15 días no hay nada más importante para el país que aprobar el plebiscito y el comienzo de la implementación de los acuerdos. El Sí sigue punteando las encuestas, pero no podemos tranquilizarnos, hay que redoblar los esfuerzos de campaña y el 2 tenemos que salir a las urnas masivamente.

La semana pasada estuvo Pepe Mujica nuevamente en nuestro país, pero esta vez en un evento de respaldo al Sí en el plebiscito convocado por el sindicalismo colombiano. Junto a él, de nuevo Víctor Báez (Secretario General de la Confederación Sindical de las Américas) y ahora sí todas las centrales sindicales juntas, anunciando una vez más su respaldo a la paz en el plebiscito del 2 de octubre. Un evento sin precedentes. Todas las tendencias sindicales de centro y de izquierda alrededor de un solo propósito que termine el conflicto armado.

Después del plebiscito vendrán las protestas y las movilizaciones. El gobierno no solo ha incumplido sus promesas de campaña con las cuales obtuvo la votación que le permitió reelegirse en el poder, sino que nos han anunciado una reforma tributaria que gravará los salarios e impactará los ingresos de instituciones vitales para el país como el Sena.

Pero hemos entendido que eso no lo resuelve el acuerdo de La Habana ni el plebiscito que busca su refrendación. El respaldo al plebiscito no es el respaldo a Santos ni a su gobierno, menos a sus políticas, es simplemente un importante ejercicio para que la ciudadanía le dé al Estado el mandato para terminar el conflicto armado y se implementen de manera completa los acuerdos. La petición de perdón realizada por las Farc a los familiares de los diputados del Valle, lo que ocurrirá en La Chinita o el reconocimiento del Estado de su culpa sobre el genocidio de la UP son muy importantes en estos días previos al plebiscito y demuestran que vamos en el camino correcto.

En el plebiscito solo hay dos opciones: Sí o el No y a ese Sí no le podemos poner otras arandelas, es un Sí puro y simple, es un Sí que implica un punto de partida para mejorar nuestra limitada democracia, donde a través de la movilización social y laboral podremos exigir tantos derechos postergados, que no son más que los justos reclamos hechos por sectores tradicionalmente desprotegidos y negados por gobiernos neoliberales que han usado la guerra contra la insurgencia para postergar el Estado Social de Derecho.

Luego del 2 de octubre, luego del conteo de los votos, no llegará la Paz automáticamente, esa nos tocará a empezar a construirla a nosotros, pero ya con un conflicto armado menos, con menos presupuesto para la guerra y con menos estigmatización de la protesta social y sindical.

Salgamos a votar el próximo 2 de octubre y salgamos a hacerlo por el Sí, pero urgente invitar a votar, seguir convenciendo, movilizarnos para ganar y acabar esta guerra inmediatamente.

Publicidad
Queremos seguir siendo independientes, pero no podemos solos. ¡Apóyenos! Con la tecnología de TPaga
$20.000 $50.000 $ 100.000 $300.000
Donaciones en pesos colombianos ($COP) a la Fundación Las Dos Orillas. NIT 900.615.503 para la operación de Las2orillas.co
0
625
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Edwin Palma Egea

Los pilotos ganaron

Los pilotos ganaron

Develaron la ineptitud de la autoridad del trabajo, quien tendrá que dar muchas explicaciones internacionales, pusieron en la agenda pública el derecho de huelga, ganaron dignidad, respeto y…
La cultura antisindical colombiana

La cultura antisindical colombiana

Esa cultura antisindical es fuerte en las élites políticas y económicas, se percibe en el Congreso y es promovida por Mintrabajo, pero el 50% de los colombianos tiene una imagen favorable de los sindicatos
La champeta y la huelga

La champeta y la huelga

En esta coyuntura de la huelga de los pilotos de Avianca, es urgente que concertemos una ley para desarrollar el derecho de huelga
El fracaso de la ministra de Trabajo

El fracaso de la ministra de Trabajo

Falló la ministra de Trabajo al convocar el tribunal de arbitramento sin importar los compromisos del Estado con gobiernos como los de EE. UU. y Canadá y con organizaciones como la OIT
Sindicalismo y política

Sindicalismo y política

Los trabajadores no podemos seguir exigiendo derechos laborales y más garantías sindicales si no nos metemos en los asuntos políticos y económicos del país
Reformismo laboral permanente

Reformismo laboral permanente

En este despelote del derecho laboral nos encontramos diariamente con sorpresas judiciales, que han sido, por decirlo así, favorables a los trabajadores. Hay que reivindicarlas e insistir en lograr más
Venezuela clama paz

Venezuela clama paz

Con el chavismo internamente dividido sobre el futuro político y la oposición dividida sobre su participación en la constituyente, el pueblo espera ansiosamente una salida a la crisis
Que no se nos pierda el entusiasmo por la paz

Que no se nos pierda el entusiasmo por la paz

El establecimiento nos ofrece una paz sin reformas para hacer democrática nuestra débil democracia, por eso los acuerdos deben seguir siendo respaldados activamente por la sociedad civil