Opinión

Si acaso sacamos un billete “redentor”

El comportamiento de muchos colombianos con los migrantes venezolanos ha sido vergonzoso, y ni qué decir con los miles que dejaron sus campos. ¡Aporófobos!

Por:
octubre 04, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Si acaso sacamos un billete “redentor”
“Si acaso sacamos un billete “redentor” sin pensar en sus vidas, sus tragedias, sus historias y su valor de volver a inventarse la vida”. Foto: Boyacá al día

¡Aporófobos! (Le tenemos fobia a los pobres)
Al fin la Real Academia de la Lengua resolvió una palabra que nos define totalmente a los colombianos y que hasta el momento la estamos sacando del clóset: la aporofobia.

Léase y entiéndase rechazo a los pobres. Se está utilizando actualmente a raíz de la inmigración de venezolanos y se asocia con la xenofobia... O sea, estamos padeciendo de esa fobia, ya a la luz pública, pero lo que olvidamos es que los colombianos la padecemos desde que Cristóbal Colón, por buscar las Indias, se encontró con los indios, y ahí empezó todo.

Los indígenas o autóctonos se aterrorizaron con lo que veían llegar a tierra firme: hombres-caballo con trabucos y pólvora. Trataron de rechazarlos a como diera lugar, pero fue en vano. Los españoles llegaron y despojo total; a la mezcla por las buenas o por las malas. Luego llegaron los negros, incluso se llegó a creer que carecían de alma.

Si a esto le sumamos las tres cordilleras que nos separan, nos alejan en costumbres, acentos, gastronomía y gustos. ¿Qué tiene que ver un paisa, Ave María, pues, con un pastuso? Pues nada, y todo lo revolvemos con la inequidad de las minorías, la mezcla de razas, y lo zarandeamos... Queda un saco de papas incompatibles al paladar.

Sumemos los desplazados. Los que nos han llegado de veredas desconocidas, después de haber sufrido los horrores de esta violencia que no respetó nada, el narcotráfico, etc., etc.

 

Admitámoslo. Rechazamos a los pobres, vengan de donde vengan.
Los consideramos peligrosos e inferiores
o, lo que es aún peor, parte del paisaje

Admitámoslo. Rechazamos a los pobres, vengan de donde vengan. Los consideramos peligrosos e inferiores o, lo que es aún peor, parte del paisaje. Nos molestan desde siempre. Así como acogemos los inmigrantes, exilados o visitantes ricos, aunque después nos roben. Con ellos sí nos integramos, los invitamos y queremos imitarlos. Con ellos no tenemos ninguna fobia.

El comportamiento de muchos colombianos con los migrantes venezolanos ha sido vergonzoso. Los vemos por las calles, con sus cartelones, dignos en su desconcierto doloroso, y muchos aceleramos para que no lleguen a nuestras ventanillas tan cómodas, que nos protegen en una burbuja de aire acondicionado. Si acaso sacamos un billete “redentor” sin pensar en sus vidas, sus tragedias, sus historias y su valor de volver a inventarse la vida.

Ni qué decir con los miles que dejaron sus campos para rebuscarse el pan sin el temor de la ráfaga. En fin. Aceptemos de una vez que sufrimos de esas pandemias y las tenemos en los genes. La Real Academia no ha descubierto nada nuevo.

Posdata: todos somos hermanos.

@josiasfiesco

-Publicidad-
0
784
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Redes de participación cívica

Redes de participación cívica

Carros bomba, contaminan los ríos y exigen protocolos

Carros bomba, contaminan los ríos y exigen protocolos

Delinquiendo y custodiado

Delinquiendo y custodiado

Ningún colombiano podrá olvidar los apellidos Nule, Tapia o Moreno

Ningún colombiano podrá olvidar los apellidos Nule, Tapia o Moreno

Por alcoholemia suspenden licencia 10 años, por estar en Uber 25 años

Por alcoholemia suspenden licencia 10 años, por estar en Uber 25 años

Oiga Petro, ¿el pago para cuándo?

Oiga Petro, ¿el pago para cuándo?

Un espacio en el corazón para Bogotá

Un espacio en el corazón para Bogotá

18 estaciones dañadas, 65 articulados atacados, $1500 millones en daños

18 estaciones dañadas, 65 articulados atacados, $1500 millones en daños