Opinión

Shazam, mi héroe

Hoy ha llegado a mi lista de favoritos Shazam, un adolescente abandonado y adoptado que se tropieza accidentalmente con superpoderes que lo llevan a enfrentarse al mal

Por:
Abril 10, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Shazam, mi héroe
Este nuevo superhéroe, Shazam, me obliga a regresar a los años 80 y traer al escenario la serie de televisión “El gran héroe americano"

Estoy muy lejos de ser una crítica de cine. Así que si están esperando que yo me refiera a los efectos especiales y a todas esas particularidades de las que se encargan quienes sí saben, quienes sí tienen elementos, este no es el caso. Me encantan las comedias, las musicales, las películas de aventura, las de ciencia ficción y -sobre todo- las rosa. No me gustan las dramáticas, las de miedo, las violentas, las trascendentales… Soy absolutamente comercial en mi gusto cinematográfico; lo digo sin vergüenza alguna.

De lo que quiero hablar hoy es de la emotiva historia de Shazam, esa película que ha sorprendido positivamente a una gran mayoría y que está en cartelera por estos días; esa que me tocó y me hizo ver el héroe que crece con nosotros desde que estamos chiquitos.

Este nuevo superhéroe, Shazam, me obliga a regresar a los años 80 y traer al escenario la serie de televisión “El gran héroe americano”, protagonizada por el actor William Katt. Él encarnaba al profesor Ralph Hinkley, quien enseñaba a alumnos problemáticos y que un día recibe la visita de una nave alienígena. Los extraterrestres le entregaron en dicho encuentro un traje especial estilo Chapulín Colorado, con unos superpoderes que tuvo que descubrir torpemente y por su cuenta, tras la pérdida del manual de instrucciones cuando iba para su casa. Era errático, los poderes lo embestían y terminaba haciendo el bien después de arrancarnos a los televidentes muchas risas en media hora de absoluto entretenimiento. Me encantaba porque era el antihéroe de apariencia bonachona y de proceder tonto, y desapareció por cuenta de quienes consideraron absurdamente que atentaba contra la imagen de Superman. He llevado a “El gran héroe americano” desde entonces en la lista de mis más gratos recuerdos, sobre todo su tema musical Believe It or Not, de Joey Scarbury.

 

Hoy ha llegado a mi lista de favoritos Shazam, Billy Batson, un adolescente abandonado y adoptado, de 14 años, que se tropieza accidentalmente con superpoderes que lo llevan a enfrentarse al mal. Pero más allá de esta que parece una historia normal, está un libreto basado en los valores y en la lucha del protagonista particularmente contra la envidia del villano de la película, en medio de escenas y situaciones muy divertidas. Viendo esta cinta, hice también una regresión en paralelo a lo que nos toca a los seres humanos desde el comienzo en el viaje de la vida: volvernos héroes de nuestra propia historia por cuenta las horribles debilidades de esta humanidad que cada vez carace más de valores. Shazam me recuerda cómo en ese tropezarnos con la envidia, el engaño, la maldad, vamos encontrando torpe y acertivamente nuestros poderes, los poderes que nos dan la fe en lo que hacemos, la constancia y las enseñanzas que vamos teniendo en los distintos escenarios de esta vida combativa, a veces tortuosa, pero también muchas veces maravillosa.

Si a ustedes, como a nuestro experto en cine Luis Carlos Rueda, no los sedujo el trailer, vayan y véanla. Tienen en esta película un río de emociones del que van a salir gratificados. Como bien lo dice Luis Carlos: “hace comedia, parodia. No es el superhéroe tradicional pero es muy divertida”.

¡Hasta el próximo miércoles!

 

-Publicidad-
0
1782
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Maria Clara Gracia

¿Hay que dejar morir?

¿Hay que dejar morir?

¿Y es que todo tiene que decirse con groserías?

¿Y es que todo tiene que decirse con groserías?

¿Le conviene a Colombia un ejército politizado?

¿Le conviene a Colombia un ejército politizado?

Cuando mueren los padres de nuestros amigos

Cuando mueren los padres de nuestros amigos

Maleducados: ¿qué cuesta responder?

Maleducados: ¿qué cuesta responder?

Día de todo… y hoy el de “La Felicidad”

Día de todo… y hoy el de “La Felicidad”

Estudiar en “la nocturna”

Estudiar en “la nocturna”

Alerta Bogotá, “positivo para empanada”

Alerta Bogotá, “positivo para empanada”