Señor Alcalde, en Planadas: así no se juega a la democracia

"Necesitamos garantías en la participación y en el ejercicio pleno de nuestros derechos como ciudadanos"

Por: Gissela Vargas Narváez
marzo 22, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Señor Alcalde, en Planadas: así no se juega a la democracia
Foto: Archivo rubendariocorrea.com

Como es sabido, la campaña por la revocatoria del mandato al alcalde de Planadas, José Funnor Dussán, inició desde el pasado 15 de febrero, cuando la Registraduría del Estado Civil reconoció e inscribió al comité promotor de la iniciativa “por el respeto… sí a la revocatoria” cuya tarea durante los próximos seis meses será la de la recolección de firmas equivalentes al 30% de la votación obtenida por el burgomaestre en las elecciones locales de octubre del año 2015.

Sin embargo, algunos los miembros del comité revocatorio del mandato nos hemos tropezado con algunas irregularidades en el ejercicio de nuestras labores diarias como ciudadanos del municipio de Planadas. Por tal motivo, acudo a éste medio para denunciar que como voluntaria del cuerpo de bomberos municipal se me ha pedido la renuncia a ésta noble tarea, la cual llevo desempeñando durante los últimos 5 años por la simple razón de expresar mi descontento con el actual rumbo que le ha dado el alcalde al municipio y los incumplimientos a su programa de gobierno.

La tarea de solicitar mi retiro fue encargada directamente por el mandatario local al comandante del cuerpo de Bomberos, Edinson Medina, quien el pasado domingo 5 de marzo en una reunión extraordinaria me increpó de ser una rebelde sin causa que causaba inestabilidad en el municipio simplemente por ser, además de promotora de la revocatoria del mandato, una líder comunitaria que impulsa un proceso de ocupación del barrio La Paz por parte de 250 familias. La petición de renuncia también se le hizo llegar al teniente de bomberos, quien nada tiene que ver con el proceso de la revocatoria del mandato al alcalde.

El rol como voluntaria en este organismo prestador de un servicio público esencial no me vincula de manera formal vía contrato, ni mucho menos significa que reciba algún tipo de honorario más allá del reconocimiento por colaborar a la comunidad. No obstante, es de entender que el comandante de bomberos deba responder a las órdenes del actual alcalde, ya que es el único funcionario del cuerpo de bomberos que recibe honorarios por el ejercicio de sus funciones y a quien se le comunicó del retiro de todo apoyo por parte de la administración si no salíamos de esa unidad.

Es increíble como en la actual coyuntura de la implementación de unos acuerdos de paz se pretende callar las voces de quienes reclamamos nuestros derechos por vías pacíficas y legales, y en lugar de dar el debate de manera abierta y democrática se nos quiere aislar a través del juego sucio de la estigmatización y el señalamiento. En tal virtud, invito al señor alcalde Dussán a que propicie los espacios de intercambio entre la comunidad y su administración para que se expongan las razones del descontento frente a su gestión.

Señor Alcalde, en Planadas así no le jugamos a la democracia, necesitamos garantías en la participación y en el ejercicio pleno de nuestros derechos como ciudadanos.

-.
0
1501
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Desconocer el conflicto: un atentado contra la democracia colombiana

Desconocer el conflicto: un atentado contra la democracia colombiana

Nota Ciudadana
¿Quién ejerce la verdadera democracia en Colombia?

¿Quién ejerce la verdadera democracia en Colombia?

Nota Ciudadana
Pan y circo, el alimento de los colombianos

Pan y circo, el alimento de los colombianos

Nota Ciudadana
Colombia: una dictadura mal disfrazada de democracia

Colombia: una dictadura mal disfrazada de democracia