El festín de la mermelada: cuatro años de confrontación

"Serán cuatro años de enfrentamientos entre gobiernistas mermelados y opositores viscerales"

Por: Felipe Pineda R.
julio 29, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El festín de la mermelada: cuatro años de confrontación
CONGRESO DE LA REPUBLICA CONGRESO-ELECCION MAGISTRADOS-FOTOMELISSARUIZ-COLP-1.JPG

El Senado de la República, que arrancó un nuevo período éste 20 de julio, nos presenta una amalgama de caras nuevas y otras que se han convertido en habituales, inamovibles. Serán sin duda cuatro años de confrontación entre gobiernistas “amermelados”, por un lado, y opositores viscerales, por el otro, mediados por los dilemas de la guerra y la paz y la pugna entre élite tradicional versus élite emergente. En el centro de tanta expectativa por los debates venideros, una nutrida agenda legislativa espera ser tramitada sin quedar afectada por la crispación que va en ascenso.

Los senadores advenedizos

Que exista para este período un considerable número de figuras primerizas en el Congreso de la República, 50 en total, de las cuales 20 pertenecen al Centro Democrático de Uribe, no significa que el legislativo esté ad portas de sufrir una profunda transformación en cuanto a métodos, costumbres y resultados. Por el contrario, se vislumbra un cambio cosmético de nombres en los cupos indicativos pero no en una asignación más transparente y eficiente de los mismos.

La aparición en escena de Antonio José Correa, cercano a la empresaria del chance Enilse López, alias “la gata”; Alfredo Ramos Maya, hijo del ex gobernador de Antioquia Luis Alfredo Ramos, sindicado de vínculos con el paramilitarismo; Eduardo Enrique Pulgar, cuota política de la ex senadora Karime Mota; Carlos Fernando Galán, hijo del inmolado Luis Carlos Galán, y Sofía Gaviria, hermana del alcalde de Medellín Aníbal Gaviria por primera vez en la cámara alta, confirman que la herencia de capitales políticos conspira contra la irrupción exitosa de verdaderas candidaturas alejadas de los padrinazgos, las maquinarias heredadas, muchas de ellas de dudosa procedencia, y los llamados “delfinazgos”. Existe novedad en la composición del nuevo congreso, más no renovación real de sus participantes.

Por primera vez, después de décadas, la derecha pura y dura tendrá debutantes y partido propio que no esconde su norte ideológico: de la mano del Centro Democrático, José Obdulio Gaviria, Ernesto Macías y Alfredo Rangel encabezarán la cuota de líderes de opinión que jugarán como escuderos de primera mano del ex presidente y hoy Senador Álvaro Uribe Vélez.

Por esta misma colectividad harán su debut el ex asesor del BID y ex columnista de Portafolio Iván Duque Márquez y la ex columnista de El Espectador Paloma Valencia quienes aportarán la cuota de juventud y polémica al contingente del Centro Democrático.

Por los lados de los sectores alternativos la aparición de senadores como Alberto Castilla, uno de los principales líderes del movimiento campesino del Catatumbo, y de Luis Evelis Andrade, dirigente indígena y presidente de la ONIC por casi una década, pondrán en boga el tema agrario y rural llevando una vocería real al congreso de las problemáticas que hoy son el núcleo de la discusión central en La Habana.

Los opositores

Contrario a lo que se pregona, figuras como Horacio Serpa, Vivian Morales o Antonio Navarro, que han permanecido en el anecdotario político nacional las últimas tres décadas, no serán las llamadas a liderar los grandes debates de control político en los temas de primer orden. En remplazo, los grandes líderes de opinión como Jorge Enrique Robledo, Álvaro Uribe y Claudia López sin duda serán quienes pongan en el centro de la discusión los temas más incomodos para la gobernabilidad de Santos.

Robledo seguirá evidenciando, desde el control político, las imperfecciones del modelo económico y rural existente en el país; Uribe se encargará de liderar la bancada más numerosa del congreso para “evitar que las FARC se salgan con la suya” y López hará de la presentación de proyectos encaminados a sanear el congreso de parlamentarios corruptos, su bandera más fuerte, la misma que la llevó al parlamento con más de 80.000 votos.

En el contexto de la Unidad Nacional y la tercera vía liderada por Santos, que extiende sus tentáculos de influencia en sectores progresistas seducidos por el fin de la guerra que se negocia en La Habana, es menester que la izquierda en su conjunto, se declare por fuera del gobierno Santos a fin de mantener su coherencia y credibilidad ante sus actuales y potenciales electores.

Rechazar los intentos de cooptación del gobierno no solo es una estrategia a seguir por parte de quienes conforman el Frente Amplio por la Paz sino un principio moral que la democracia agradecerá con creces. Creer ingenuamente que las reformas de fondo que la nación requiere deben estar sometidas a los avances o retrocesos en la mesa de La Habana puede terminar restando irreparablemente independencia a los sectores alternativos.

Las bancadas

Para nadie es un secreto que la aparición del voto preferente terminó por alentar el “microempresariado electoral” y desarticular los intentos por fortalecer la actividad e identidad de las diferentes colectividades. Prueba de lo anterior son los nulos intentos de las bancadas en el Senado, tomando como referencia los periodos anteriores, por realizar una labor parlamentaria conjunta traducida en iniciativas y proyectos ceñidos a una línea de acción unificada coherente con los postulados de cada partido.

Las bancadas llamadas a aunar esfuerzos para amplificar su voz independiente ante la omnipresencia del santismo, como las del Polo Democrático y Alianza Verde, parecen no tener un horizonte en común. En el caso del Polo, la labor de Alexander López y Jorge Robledo, presumiblemente se aleje en ciertos ejes conceptuales de la de Alberto Castilla e Iván Cepeda. Mientras los primeros se declararán opositores lejanos al gobierno, los segundos tenderán puentes con el oficialismo en puntos como la tierra, el proceso de paz y las víctimas. Se prevé que dichos entendimientos no terminarán en intentos exitosos de cooptación por parte del ejecutivo pero si en la agudización de la confrontación al interior de las huestes polistas.

En el caso de Alianza Verde, el grupo de parlamentarios mantiene una posición cercana a la bancada del 2010-2014, que declaraba una “oposición constructiva” a Santos, que en su momento devino en el ingreso de los verdes a la Unidad Nacional. La diferencia entre el bloque de corte progresista de Jorge Iván Ospina, Antonio Navarro y Claudia López y el grupo de derecha independiente proclive al pragmatismo y el clientelismo que representan Iván Leonidas Name y Jorge Prieto Riveros, terminarán por lesionar el intento de cohesión de los senadores verdes en torno a proyectos de ley unificadores.

Con la paz como enunciado de cabecera, los senadores de los tres partidos de la Unidad Nacional afrontarán este periodo parapetados en el cómodo balcón oficialista. Su labor será la de apoyar una tras otra las iniciativas del Ejecutivo y servir de lobistas de cabecera para lograr siempre las mayorías. El histórico pragmatismo burocrático de los parlamentarios conservadores sellará las mayorías necesarias en el legislativo para que el gobierno saque adelante sus proyectos sin contratiempos.

Ajeno al previsible accionar de las bancadas en el congreso, el bloque del Centro Democrático parece ser el único que realizará su ejercicio parlamentario con proyectos de ley colectivos en temas como Justicia Transicional, proceso de paz y el polémico tribunal “Pro Tempore” que estudiaría todas las condenas impuestas a miembros de la Fuerza Pública (Fuerzas Militares y Policía Nacional) por “eventuales delitos relacionados con el servicio desde el 1 de enero de 1980”.

El Centro Democrático, sin duda innovará con la creación de una gran Unidad Técnica Legislativa que funcione como apoyo para las UTL de sus 20 senadores, convirtiéndose en la única agrupación política con la capacidad suficiente para poner en aprietos al unánime congreso santista.

La agenda legislativa venidera

Sumida la rama judicial en una crisis institucional y de descrédito ascendente, y ante la presión de diversos sectores de la academia y la política, el Ejecutivo ha optado por volver a presentar la reforma a la justicia que incluya la eliminación de la comisión de acusaciones, el Consejo Superior de la Judicatura, a la par de un nuevo proyecto que límite las facultades de los entes de control, es decir, restringir los alcances de la Procuraduría y Contraloría para frenar parcialmente la “puerta giratoria” en que se han convertido las altas cortes y el sector judicial en su conjunto.

Como parte de ese nuevo paquete de iniciativas se encuentra la presentación de un marco jurídico para la paz que satisfaga tanto a opositores como a adherentes en cuanto a la priorización penal. La pendiente reforma laboral y pensional, así como el trámite de la Ley de desarrollo rural y la Ley de baldíos, ambas de incidencia significativa para el avance de la agenda conjunta Gobierno-FARC, completan la apuesta gubernamental.

Reactivar la ley anti-contrabando para proteger al agro y la industria nacional; la discusión sobre los TLC y la presentación de una reforma tributaria más progresiva que reduzca las exenciones tributarias de los grandes contribuyentes, son algunos de los proyectos relevantes sobre los que el recién posesionado senado, que pende entre el garrote y la mermelada, la crispación política y la razón, las caras nuevas y antiguas tendrá la última palabra.

Twitter: @pineda0ruiz

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
663

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Por qué somos una democracia boba?

¿Por qué somos una democracia boba?

Uribe se la gana a la izquierda: logra subsidio de nómina

Uribe se la gana a la izquierda: logra subsidio de nómina

Nota Ciudadana
El sacrificio del patriota

El sacrificio del patriota

Política y religión: lo que faltaba