Opinión

Segundas reflexiones sobre la pandemia

Ni la pandemia fue lo que se temió, ni fue “proeza” tener vacuna en un año, y no sabemos en qué situación estamos con las vacunas y el tratamiento. Desinformación

Por:
noviembre 24, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Segundas reflexiones sobre la pandemia
¿Podremos ahora atender los temas de injusticia social, cambio climático, crisis del modelo económico que prácticamente desaparecieron en este periodo?

Coincidieron dos grandes titulares con el segundo año del primer caso aparecido del covid-19: uno, que se completaron 5.000.000 de muertes debido al virus (según El Tiempo); y dos, que dos laboratorios ya desarrollaron pastillas para el tratamiento de los ya enfermos.

En realidad lo destacado, o lo de destacar, es la falta de información, la desinformación, la poca divulgación, o eventualmente la falta de conocimiento sobre el tema.

Lo primero es que como pandemia no es lo que se temió. Por su parentesco con el coronavirus SARS- CoV se le nombró SARS-CoV2, asumiendo que podría ser igual de peligroso. Pero ni su mortandad se acerca al 8 de cada 10 enfermos que aquel tuvo, ni es comparable a las grandes pandemias cuyo orden de muertes sería: 1- la peste bubónica 200 millones de muertes; 2- la peste de Justiniano entre 30 y 50 millones; 3-  la gripe española entre 50 y 100 millones de muertes; 4- viruela, del orden de 56 millones. Teniendo en cuenta las épocas correspondería a entre el 6 y el 25 % de la población mundial. El covis-19 representaría el 0.066% de la humanidad de hoy.

Adicional a esto se ha mencionado la mayor vulnerabilidad para quienes padecen ciertas enfermedades (diabetes, hipertensión, afecciones pulmonares, cáncer, etc), pero sin explicar ni cuantificar lo que significa. Similar a la sinergia entre empresas, en el sentido de que la complementariedad entre ellas produce resultados superiores a los de cada una, y mucho más que la simple suma de las dos, en el caso de la coincidencia de estas enfermedades con el covis-19 se genera una sinergia negativa -ya se denomina sindemia- según la cual el efecto conjunto multiplica exponencialmente la morbilidad y la mortalidad.

Por ejemplo, en Colombia las estadísticas mostraban una disminución en las muertes por enfermedades respiratorias equivalente al crecimiento que se atribuía al covid-19. O prácticamente todos los personajes públicos (v.gr. Holmes Trujillo o Colin Powell) murieron por esa ‘sindemia’. Es decir, que muertes directas solo por el covid son probablemente menos del 50 % de las que se le atribuyen.

Otra falta de claridad es respecto a la ‘proeza’ de producir una vacuna en un año. Por un lado, no se enfatiza que fueron experimentos aceptados bajo la categoría de ‘emergencia’. Tampoco se destaca que aún no se sabe su capacidad de inmunización a largo plazo (lo que da la real categoría de ‘vacuna’) y por el contrario se promueve la tercera dosis por lo que aparece como disminución del efecto protector aún en el corto plazo. Y el hecho de que se haya trabajado con por lo menos tres metodologías prueban que el conocimiento previo del Sars estaba ya bastante adelantado.

_________________________________________________________________________________________

Lo que menos se tiene en cuenta es que la mayor ‘sindemia’ es con la enfermedad social de la injusticia con los vulnerables por la ausencia de servicios de salud, la falta de educación, pobreza, desnutrición

________________________________________________________________________________________

Lo que menos se tiene en cuenta es que la mayor ‘sindemia’ es con la enfermedad social de la injusticia con quienes son vulnerables por la ausencia de servicios de salud, la falta de educación, la pobreza, desnutrición, etc. La noción de sindemia involucra tanto a los orígenes sociales de las enfermedades como a sus profundas consecuencias sociales.

Se refiere tanto a la relación con el individuo como a sus efectos colectivos, entre los cuales, en este caso, la crisis económica derivada del pánico despertado y el consecuente cuestionable y desacertado manejo de la pandemia. El resultado fue la parálisis de las economías, hoy reconocida como más dañina y perjudicial que cualquier enfermedad.

Por último, no sabemos en este momento en qué situación nos encontramos. Supuestamente las vacunas disminuyen la posibilidad de contagio y eventualmente de mortandad y de necesidad de hospitalizaciones (aunque no se sabe por cuánto tiempo). Y según primeras noticias las pastillas para el tratamiento de los ya enfermos prometen (¿garantizan?) lo mismo. ¿Podremos ahora atender los temas de injusticia social, de cambio climático, de crisis del modelo económico que fueron prácticamente desaparecidos durante este periodo?

-.
0
1000
La movida del veedor Calderón España que dejó el caso de Hidroituango en manos del contralor

La movida del veedor Calderón España que dejó el caso de Hidroituango en manos del contralor

Get Back: El privilegio de ver cómo los Beatles se autodestruían

Get Back: El privilegio de ver cómo los Beatles se autodestruían

El mea culpa de Iván Márquez por la entrega de armas sin condiciones

El mea culpa de Iván Márquez por la entrega de armas sin condiciones

Fajardo se quita la mordaza: la sanción por Hidroituango está salpicada de política

Fajardo se quita la mordaza: la sanción por Hidroituango está salpicada de política

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus